Mar04252017

Last update01:07:47 PM

Turno para qejarme (otra bes, perdonen) como escritor (del terser mundo, no se asusten)

  • PDF

Soi un escritor de cuarenta 43 años qe no tiene nada publicado efisientemente fuera de su país, casi un pueblo; i eso es grabe, porqe nada de lo qe yebo publicado en el mío a sido tomado berdaderamente en cuenta. Las edisiones de 5 siete libros personales an ido bajando de tirada orijinal susesibamente. I oi me refujio de morir sin desir nada escribiendo gratis en este periódico. Grasias. ¿A qién le importan mis opiniones sobre los temas unibersales, el tiempo, la muerte, la beyesa? ¿Puede confrontarse lo qe yo* [*ber al pie] pueda pensar sobre el destino o el bien con lo qe piensan los escritores? ¿Existe ésto qe escribo?

Me dirán qe los ofendo, puesto qe asiduos son de los destrosos qe me permiten benébolamente esgrimir aun sin fortuna yegar asta sus exiguísimos osios. No crean qe no lo estimo. Pero pregunten ustedes mismos, ¿balen estos artículos los de prensa asosiada? No es qe me pagen (las grasias están en el primer párrafo), pregunto si mis propios asiduos luego olbidan mis peqeños ¿caprichos? ante la opulensia ¿informatiba? estranjera i/u ofisial, aun en el mismo periódico.

Los enemigos qe también leen siempre lo qe publico (a qienes saludo desde este cuarto), ya preparan su constatasión: Lo be, ni se da cuenta este pendejo cómo se bende qejándose como una margarita desojada porqe no tiene un premio munisipal Mabí para dedicarse el resto de sus días inútiles como lo qe escribe a echar eflubios desos sobre el sentido de la bida como si a algún indibiduo desentemente culto no le sobrara con la prensa ofisial i/o estranjera para su dieta espiritual* [*me tomo la libertá de trascribir sus pensamientos en oxigrafía -grafía de isqierda-, i suprimir los énfasis].

Pero los enemigos tan asiduos, los amigos a lo dibino, los qe leen obituarios i también mis pobres; están más ente(r)rados en la nulidá de qe me qejo qe lo qe eyos se cren. I si se bieran sus símismos asiendo ese papel de legtores abúlicos de lo nuestro solo en espera de la iluminasión estranjera i/u ofisial, no me berían como soco del medio (pun intended) tan solito.

_Porqe no soi el único escritor en sus cuarenta o a sus sincuenta o para sus sientosetentainuebe años de muerto, qe a pasado de lado por no montarse la peluca polborosa de la autoridá ofisial i estranjera bistiéndole su rostro berdadero, el de ustedes; i se a qedado a pie tragando el otro polbo más umano del camino, mientras la guagua exótica de la ofisialidá arrancaba maldisiendo serrando la subida de imbálidos ('marjinado' en las tesis dogtorales de axeder a) qe le abía ofresido para exibirlo en la cosina ante la desesperasión de los pasajeros normalísimos, i qe también rechaso* [*pueden tomarse la esclabitú de trascribir mis pensamientos en ortografía -grafía de derecha-, i añadir los énfasis].

El sesto párrafo sería de nuebo para los enemigos qe disen: ¡con los pobres de la tierra/ qiere éste su suerte echar! Pero aconsejan mis paramigos no dedicar tanto espasio de una pro(puesta) a su contr(apuesta), ba i no te la aprueban: por lo qe ba entre este paréntesis. *I nótese qe con los párrafos cortitos a Azorín tampoco lo podían acusar (también por atreberse a segir pensando) de pedante.

_I el primer párrafo es mentira al fin i al cabo al postre. Pues la importansia de la clandestinidá no debe ser patrimonio del zen i de la cia; deberíamos nosotros también, almenos los más interstisios, cobrar consiensia de qe le jode a estos pendejos-de-berdá -los "poderosos" (de turno, bendito: porqe somos también, umildemente, jodedores de turno, pero nosotros lo sabíamos i lo apresiamos: pues si jodemos es para qe desaparesca lo-qe-jode, i bibir ya en pas)-, desía: pendejosdeberdá, a eyos le jode qe existamos; si no, no joderían tanto patrás [el anglisismo, con respeto de los seltas].

Entendámonos (desde el 7º¶ emos entrado en la defensa de la precariedá, o §iii): Uno se qeja porqe es berdá. I también para cumplir con lo esperado, porqe si nó no lo leen a uno ni los enemigos (agradesí ya); esa dosis de bochinche de pelea qe la jente te exije, será el decorado o la trama qe te elije. Pues te elije, i si bas a elejirla en consonansia, consona o no consonas. Pero (ya acabo):

Un escritor publicado (interstisiamente) en su pueblo, en edisiones escaladamente más saboteadas por el poder, escribe (grasias) sin morirse, para asiduos, aun con su exiguo osio; i para eyos Existe, balen estos destrosos otra cosa qe los de prensa asosiada. No es qe me pagen (esa grasia está ya en el primer párrafo). I si tampoco a los enemigos qejándose bastaran los caprichos estranjeros i/u ofisiales para su dieta espiritual; a sido tomado en cuenta. I eso (también) es grabe, grasias.

Crédito foto: Keoni Cabral, www.flickr.com, bajo licencia de Creative Commons (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)