LA NASIÓN PARA UNA DIETA BALANSEADA

altAun definido el egoísmo como un amor propio qe desconsidera para su satisfaxión el amor a los demás, asta por egoísmo debe interesarnos más qe nada la liberasión de nuestro pueblo. Se es fransés antes de ser filósofo, olandés antes de ser pintor, guyanés antes de ser persona: Se es puertorriqeño antes de ser peqeñoburgés, maestro de escuela elemental, bueno, biejo, esposa: Clase sosial, funsión sosial, comportamiento sosial, bicariedá berificada para otros, se dan (obiamente) en sosiedá.

Qe ai pintores boricuas, filósofas madagasqesas, personas gringas, peqeñoburgeses chinos, maestras de escuela superior indostánicas, buenos bascos, biejas sobiéticas, esposos alemanes, sería una idiotés negarlo. Pero esa ma¬nera del adjetibo jentilisio es más profunda en el idioma de lo qe da fe su gramática simple. No se biste uno de seda con la misma intensidá con qe ba adqiriendo su fisonomía personal; o, desía el adajio, Philip Glass aunqe se bista de balinés, europoide se qeda.

Antes de poder integrarme efegtibamente a la bida sosial, nesesito una preformasión básica qe me capasite para esa inserción efegtiba. Ese aprendisaje no se da en la asebsia de un laboratorio, ni desbinculado de leyes reiteratibas de unas respuestas por mi parte a ese entre¬namiento. Las formas de entrenamiento i aprendisaje sosiales me preseden por mucho. Lo qe se yama tradisión, a qe aportaré de una forma distinta ya entrenado para la adultés, abía sido aportado por otros.

I esa tradisión tiene tamaños detegtables, macro, meso, micro. La imbasión del imperio ispánico, por ejemplo, es un río como el Amazonas qe baña islas del tamaño de nuestro país. El pastel con pasas es una bariasión peculiar qe puede no gustarle a todos los puertorriqeños. Ni en lo macro ni en lo micro está la caragterolojía estabilisada detegtable qe yamamos nasión. La nasión puede en-tenderse por un conjunto de funtores antropoistóricos objetibables qe definen una poblasión umana con respegto a otra, ok, pero eso no es lo qe nos interesa benderle aqí asta a los egoístas.

Porqe la nasión no es solo el conjunto {set} de funtores {ƒs} antropoistóricos {sosietarios} objetíbos, sino una siqe también objetibada en los sujetos qe dan fe de esa nasión: sus espesímenes indibiduales.

Sin tocar para nada la carga jenética cuya impronta a sido demostrada empíricamente en todos los animales, Reino del qe somos sujetos, i sin contar qe para nuestra espesie la nasión es también un proseso de diferensiasión ebolutiba jenética; es inegable qe nasemos a una sosiedá preconstituída por costumbres, institusiones, intercambios, interpretasiones, reglas; con sus complementarias rebeldías, trasgresiones; i sus símbolos intersesorios, los lenguajes, los ritos.

Afirmasiones i negasiones, caragterísticas i jeneralidades escojidas o rechasadas, omisiones selegtibas de lo umano posible, o exajerasión de posibilidades del omínidosapiens jeneral qe somos, construirán un patrón mental, una teoría de relasianes con el uniberso, qe nos informa cuando nasemos, cresemos i cuando funsionamos ya sosialmente.

Esta teoría de relasiones con el uniberso qe nos forma está contreñida en una clase, unas funsiones a qe se nos limita, unos axesos de contiguidá a qe nos obliga nuestra sosiosfera precaria: Nadie existe (se realisa) en toda la sosiedá sino en sus esferas gubernatiba, en su farándula, en la intimidá de su propia familia, en un orfanatorio, en la compañía de su soledá, bailando bolero; en las dinámicas estabilisadas (particulares) de su sosiedá propia.

Pero todas esas praxis constrigtibas se berificarán con un contenido nasional, espresarán (realisarán) ese set de funtores sosietarios qe performan la tradisión dinámica biba. Sin tal contenido a mitá de camino entre el omínido i el yo, entre la espesie i el espesímen, la existensia umana se realisaría en manadas o en nidos, como nuestros ermanos animales. Esa meseta del plan bibo, o de bida planifica¬da, qe a incurrido en todo el artifisio del Estado i Kandinski, i a sublimado la nesesidá alimentaria asta libros de cosina; se berifica en la existensia comunitaria nasional.

[De echo la fijasión de un sistema de clases i sus dinámicas, la elexión i exclusión de funsiones i sus jerarqías, i las axiolojías síqica, moral, i gnoseolójica como tablas instrumentales de ebaluar las praxis de la polis; son componentes istóricos (político-olísticos detegtables) de la antropoistoria del grupo (la serie {} de tales fijasiones estrugturales de modos, funsio¬nes i jerarqías políticas). –*En cuanto praxis de la polis como ‘indibiduo colegtibo’ (organon, sistema), la política incluye la economía; de donde la determinasión marxista: economía política.–

La suma de continuidades, negasiones, desarroyos i regre¬siones ístóricas detegtables compondrán la istoria objetiba del grupo sujeto (colegtibo) de esa istoria: El conjunto de funtores antropoistóricos objetibos diferensiados por el trabajo de senturias de experimentasión intersubjetiba decantada en un produgto sosietario funsional, es la nasión: E1 laboratorio antropolójico qe es cada sosiedá espesífica de la espesie jenérica umana, realisa cada uno un modelo posible del ombre. (Nasión, 1987)]

La biografía personal, el álbum de familia, el catastro cantonal, son microistoria; la bitácora de relasionés internasionales, la saga de los árabes, macro.

La nasión es también siqe: el perineo de la siqe. No es¬tamos personalmente completados sin nuestra nasionalidá. I como la persona no lo es sino en la libertá para serlo, así seremos unos esclabos mientras el perineo de nuestra personalidá no briye de surrón. También los egoístas nesesitan primero la liberasión de su pueblo.