Mié06282017

Last update10:33:16 AM

Choco loco chosa mente desde la diáspora: Lo que me pasó con Jennifer López

  • PDF

altHace 20 minutos aproximadamente me acabo de encontrar al frente de mi casa (Downtown, Brooklyn), a nuestra hermosa Boricua Jennifer López promocionando su nueva tienda y línea de celulares Viva Móvil. Me dirigía en mi bicicleta al supermercado para comprar mis víveres y de repente anexo al nuevo coliseo Barclay Center, (hogar de los New Jersey Nets y quien abrió sus puertas el pasado 28 de septiembre del 2012), ella inauguraba su tienda de venta de celulares. Redireccioné mi bicicleta la estacioné al frente su tienda y le puse los candados, fui donde estaba el tumulto de gente esperando en una fila para poder obtener una foto con ella (aunque en esencia no podía porque no tenía una cámara y aun no tengo Iphone desde que me lo robaron hace dos meses.

Me uní a la fila de espera y me percato que por adelantado le habían dado a las personas unas bandas para la muñecas para poder entrar a la tienda y verla. Por acto de confianza en mi misma permanecí en la fila, mientras pensaba rápidamente lo siguiente; "debo ser breve...le diré que soy cantante..., o tal vez entro a la tienda cantando un pedazo de una de mis canciones..., decirle lo orgullosa que me siento de de ella..., que me grabara un Cd"... en ese momento llamaron las últimas tres personas que estaban identificadas al frente mío para ver a Jennifer, (estando en la fila le pregunté a uno de ellos cómo podría obtener una banda, me contestaron que sus familiares trabajaban en la compañía y se la habían dado, me alegra por ellos).

Pregunté a un guardia de seguridad si me podrían permitir verla en vista de que soy cantante, me miró haciendo caso omiso a mi petición. De repente sale Jennifer de la tienda, vestida nítidamente con un traje color crema y zapatos de taco alto blancos, delgada y hermosa como siempre, desde la barricada donde me encontraba le dije en voz alta "Jennifer, soy Choco Orta", ella miró giró y vino amablemente a darme su mano, la seguridad la avanzó hasta su limosina. Me sentí contenta e impotente a la vez y hasta un poco ridícula, pensé: soy cantante también, ¿por qué no puedo hablar con ella?, aunque estoy consciente que no poseo su fama... algún día.

Decidí continuar hacía el supermercado el cual queda literalmente al frente de Barclay Center, comencé a desencadenar mi bicicleta y de repente pasó frente a mi su limosina, se detuvo porque unos fanáticos deseaban tomarle al menos una foto desde la acera en vista que no pudieron entrar a la tienda por no tener la debida identificación, aproveché y corrí hasta su limosina ella bajó el cristal la miré y le dije, "Jennifer prodúceme un CD", me miró como riéndose de mi tonta e ingenua pregunta. ¿Cómo pude formular dicha petición?. Finalmente agarré mi bicicleta y me fui al supermercado pensando, "Choco Orta en una fila de fanáticos para ver a Jennifer López, vestida con atuendo deportivo para correr bicicleta". Imagino que así se sienten mis fanáticos cuando termino una presentación y desean que los abrace, tomarse fotos o les de la mano. Cuando crezca como cantante y me la encuentre le recordaré esta anécdota que hoy comparto con ustedes, gracias.

¡Chocolocochón, Redondo y Cuadrao!.