Deportes Raytru: ¿Cómo los atletas desperdician sus fortunas y terminan sin dinero?

Hablaré de un caso reciente, de un atleta puertorriqueño, un caso que conmovió a Puerto Rico por el arresto de José “Piculín” Ortiz por posesión de drogas y armas. Tiene una segunda historia; es el hecho de cómo se le desvaneció su fortuna. Entendamos que el baloncelista ganó varios millones de dólares en su carrera, como para estar hoy día descansando y disfrutando. Sin la necesidad de trabajar y mucho menos involucrarse en el “bajo mundo”. “Picu”, como lo conocemos podría sin ayudas gubernamentales haber construido una escuela enfocada en el deporte del baloncesto. Pero si hubiese seguido el camino correcto y con ayudas del gobierno y de empresas privadas tendría una mega academia de baloncesto. Para poner en perspectiva José “Piculin” debe haber ganado entre $10 a $15 millones, cuando jugó en varias de las principales ligas del mundo desde su paso por la NBA, luego en las ligas de Europa como España, Grecia, en Puerto Rico (BSN), y sin olvidar lo  obtenido jugando para el Equipo Nacional de PR. Sin duda se sitúa entre los mejores baloncelistas puertorriqueños pagados a través de la historia, detrás de Carlos Arroyo y JJ Barea.

Ahora bien ¿Te imaginas que Kobe, Mayweather o Messi se arruinaran a los tres o cuatro años de retirarse? Pues no sería algo tan extraño. Estiman que el 50% de los futbolistas de las ligas europeas se quedan en bancarrota al poco tiempo luego de su retiro. Aunque parezca increíble el 78% de los jugadores de la NFL lo han perdido todo sólo luego de dos años de su retiro. En la NBA, con todo y lo mucho que ganan esto le ocurre al 60% de los baloncelistas a los cinco años de retirarse. Esta realidad ha sido pública ya que ESPN en 30 for 30, presentó un documental llamado Broke (Arruinado), donde atletas multimillonarios cuentan cómo y por qué se quedaron sin dinero y se declararon en banca rota. En estos deportes como MLB, NBA, NFL los jóvenes que llegan a ser profesionales se convierten automáticamente en millonarios. En el documental Dante Wesley cuenta cómo pasó de “ganar” 86 dólares semanales en su equipo universitario a encontrarse con un cheque de 330.000 dólares de bienvenida a la NFL. Jamal Mashburn firmó un contrato de 33.5 millones de dólares cuando llegó a los Dallas Mavericks de la NBA en 1993. Jamal Mashburn comentó que “Muchos jugadores no saben ni cómo abrir una cuenta de banco”. Otro atleta comentó en el documental de las malas inversiones como por ejemplo, “De repente, te conviertes en consejero delegado de una gran compañía, y no tienes ni idea de cómo gestionarla”. Les dan contratos multimillonarios, un caso muy famoso es el de Lebron James quien recibió 90 millones de dólares de Nike para ser imagen, King James tenía solo 19 años y no había comenzado a en la NBA. Si así es , ni un juego había jugado Lebron James y ya era millonario.

Las fortunas se suelen perder por botar el dinero. Muchos de estos atletas entran a una discoteca y gastan $30,000 o más en una noche, ayudan a sus familiares o amigos, invierten si saber en productos que no funcionan. Además tienen 5 carros aunque solo usen 1, casas de 15 habitaciones y viven solos, etc. En los 90 todos tenían prendas grandes de oro, carros de lujo, mansiones y organizaban fiestas exclusivas y con excesos, las apuestas donde Michael Jordan, Charles Barkley, Antoine Walker perdieron mucho dinero. Pero las razones continúan: divorcios millonarios, como Michael Jordan que pagó $150 millones por el suyo, a Tiger Woods le costó $750 millones de dólares: el más caro de la historia del deporte mundial. Además existen los agentes y asesores financieros fatulos, los tratamientos médicos que son costosos cuando ya no hay ingresos por el deporte ya que muchos atletas y más aun de la NFL se retiran con lesiones graves.

Aun vemos atletas que ganan millones en salarios y auspicios como Lebron, Kobe, Mayweather, Messi o Phelps que prácticamente podrían nadar en dinero. El asunto aquí es si lograran disfrutarlo luego de su retiro o quienes se quedaran sin dinero. Esperemos que los atletas boricuas aprendan e inviertan bien lo que ganan. Especialmente los boxeadores como Cotto, Vázquez, y López que tanto sufren para ganárselo.