Deportes Raytru: Puerto Rico se ha convertido en un paraíso para ¡los vagos!

¿Usted dirá pero que le pasa a este? ¿Por qué piensa de esta manera? Lo único que yo puedo hacer es contar algunas de mis experiencias y usted será quien dirá si tengo o no la razón. Comenzaré por las experiencias al ir a una agencia gubernamental y ver a un solo funcionario en la ventanilla atendiendo público. Pero todos sabemos que hay varios más “el combo de los vagos” que están desayunando, bochincheando, leyendo el periódico, maquillándose, entre otras cosas.

El único que está trabajando o es el nuevo o el empleado responsable y trabajador que carga a la pandilla de vagos en su espalda. Lo duro de esto es que ese empleado atendió a 75 personas durante el día y entre sus demás compañeros atendieron 15 personas. Pero a la hora de cobrar todos cobran lo mismo, así que el que atendió solo a 75 personas y tuvo una productividad alta no ganó más pues no cobra por cada persona atendida ni por productividad. Lo curioso es que en esa agencia hay un supervisor que desayuna con “el combo de los vagos”, que vio el periódico y que sabe que los demás no están haciendo nada. Pero se hace de la vista larga. De lo más seguro la tiene en contra del empleado trabajador pues este es responsable y se sale de la norma de la vagancia. A este empleado se le niegan días libres, vacaciones se le dan horarios malos, se le evalúa deficientemente pues su productividad molesta.

 

Ahora hablaré de varias experiencias mías para poder dar mi opinión al respecto. Hace un tiempo atrás trabajé en una tienda por departamentos que vende comida y tiene membresía, ahí conocí a varios vagos. Lo curioso de todo esto es que esos que pertenecían a “el combo de los vagos” eran los que mejores horarios tenían, los que subían de puesto y cobraban hasta mejor que yo pues tenían más horas de trabajo. Además de ser vagos muchos son “lambe ojos” y logran ser amigos de jefes y supervisores los que los pone en una posición de ventaja.

Luego he trabajado en varios lugares y he conocido a empleados que se fajaban y se ganaban cada centavo de su cheque. Pero “el combo de los vagos” siempre estuvo presente. Durante esos años vi empleados que no hacían sus tareas y que otra persona tenía que cubrirla. Al finalizar la quincena tanto el vago como el responsable cobraban su cheque sin descuentos y sin ajustes. Por lo tanto el vago cobraba por no hacer su trabajo y el responsable cobraba el sueldo de un empleado por hacer las tareas de dos. Algo que me parece injusto pues si se cobrara por productividad se haría justicia al empleado trabajador. Con el pasar de los años vi como personas dejaban acumular trabajo por irresponsables y para poder hacer los números todos tenían que ayudar al vago que no hizo su trabajo.

Hasta el día de hoy me he dado cuenta que “el combo de los vagos” está en todas partes que ya es algo viral. Hay más vagos que personas trabajadoras en este país y los supervisores o se unen a los vagos o le permiten a los vagos no hacer nada. Lo que para mí es peor pues hacerte de la vista larga y no resolver la situación no es ni será la clave, si no que demuestra que tú como supervisor no puedes hacer tu trabajo. Para mí el factor más importante en todo esto es “el hay bendito” donde por tenerle pena a “el combo de los vagos” los proteges y pierdes empleados buenos. Luego cuando las compañías se van a quiebra o cierran los dueños y supervisores se preguntan por qué habrá pasado esto. La respuesta es simple “el hay bendito” y la protección a “el combo de los vagos” crea una compañía de poca productividad y eso no genera dinero. Si por el contrario premiaras al trabajador que se faja y produce, tendrías una empresa productiva y sólida lo que te hace generar ingresos y crecer. Un consejo a los jefes vele al vago y si no trabaja bótelo y al empleado responsable y trabajador prémielo y consérvelo.