Jue10192017

Last update02:40:26 PM

Prieto y Puya: Cuéntame, ¿qué se siente que una colonia te haya ganado?

  • PDF

Que bueno es ganar, pero ganarle a los Gringos, siempre es mucho mejor. Caballo, no son los nombres, son los hombres los que juegan, ese deseo incontenible produce resultados inesperados para muchos, pero ocurren.  El "USA TEAM" plantilla preparada con lo mejor disponible,con la crema de las Grandes Ligas, peloteros todos establecidos en el Gran Circo en todas las posiciones, se quedaron con la carabina al hombro, fueron eliminados del Clásico Mundial por nuestro aguerrido equipo nacional. La nuestra es una plantilla, que no moja pero empapa, como decimos en el argot deportivo.

El balance casi impuesto por la adversidad, juntó a cuatro peloterros establecidos en Grandes ligas, dos que pugnan por establecerse, sin un solo lanzador de ese nivel, y unos brazos jóvenes y fuertes que fueron la sensación, agerridos, retantes, sin temor ni respeto, por los rivales de "nivel superior". Los veteranos,sacaron sus mañas, Guicho Fifueroa, con un oportuno doblete, dejó vestidos y alborotados a los venezolanos. Hoy le tocó a Andy González, doblete de dos carreras importantísimo para el triunfo. El veterano de mil campaña, brazo de goma ,Nelson Figueroa lanzó con magistral bravura, blanqueando en seis entradas a los incredulos "big leaguers". Se coronó el relevó, con la estupenda labor como taponero de JC Romero, quien busca una nueva oportunidad, en el gran circo. La labor de Romero,vino al punto cuando pasabamos el Niagara en bicicleta. Con este triunfo 4 a 3 pasamos a la ronda final en San Francisco, California, por primera vez en la historia de estos clásicos.

La buena defensa, combinada con un bateo oportuno y un picheo, contra todo pronóstico, el cual se consideraba el talón de Aquiles y resultó ser la gran sorpresa para alegría de todos, nos dió el triunfo y el pase a la final. Añadimos por lo bajo que la gran señora, la que reparte el bacalao, la dueña de la fortuna, la suerte, nos acopañó, en momentos precisos, sobre todo en el juego con Italia. Que siempre esté de este lado, porque sin suerte no hay paraíso. Estoy buscando un republicano que apostara a los grigos no lo he encontrado; me dicen que Fortuño, Santini y Doña Miriam, pero no he podido corroborarlo. Quien sabe todo es posible en ese mundo de las aberraciones. Pa'encima Lola.