Jue10192017

Last update02:40:26 PM

Ante el abuso

  • PDF


¡Coño! que muchos sepulcros blanqueados, hipócritas, demagogos y oportunistas hay en esa claque de politiqueros de oficio y los que le hacen coro por igual. Ahora resulta que son los maestros los violentos. Por los últimos 30 años los hermanitos gemelos (PNP-PPD) han saqueado los fondos de retiro de los maestros. Ahora hay que cumplirle a Moodys, pero con hora y fecha. Ha de ser este fin de semana al trágala, el lunes tienen que entregar el muerto. Entonces hay que re victimizar a la víctima; los maestros, mal pagados ,con condiciones horribles de trabajo, sin seguro social, para una vejez digna, proyectados como vagos y mediocres por los medios que siguen las directrices, de los empresarios de los “chinchales educativos" que quieren acabar con el sistema público de enseñanza, con un plan siniestro que va en ocasiones desde las escuelas Charters, hasta el cierre de escuelas y eliminación de plazas y otros “chanchullos” orquestados a nivel central. De manera que nos dividen el país, escuelas para los pobres e hijos de trabajadores y las privadas; abre el ojo Baldomero.

Hoy los maestros ven como el ladrón, colector de fondos del PNP, Víctor Fajardo sale con una pensión Cadillac, de 6 mil dólares, ven asombrados que no se toca la pensión de los jueces, estos privilegiados, reciben el 100% y si se mueren, lo heredan sus esposas, ¡que ñame!

Hay felices y felicianos. AGP miente para defender los privilegios de sus amigotes. Alega que sería una interferencia de poderes, bregar con este anómalo y abusivo privilegio. Es falso porque no se trata de sus sueldos sino de su pensión, que comparten con otros empleados de la rama judicial. Poco pasó en el hemiciclo, tomado en una acción contundente y válida, nacida de la santa ira, y coraje de los abusados y vilipendiados por décadas.

La lucha de los trabajadores tiene que cada vez incrementarse a niveles más altos. Eso requiere sagacidad, rigor en la planificación y mucha disciplina. Los empujones y sacudidas en el Capitolio, no comparan ni de lejos con el nuevo saqueo de los "Black Fridays", que tanto les gusta y le divierten el bolsillo al gran capital. Ahora sabemos con todos sus detalles que lo que los legisladores derechistas del PPD y la prensa oficial, usaron como punta de lanza para "desprestigiar" los maestros es falso. Nadie se orinó en la silla de un legislador. Ante el tiempo transcurrido, un joven que necesitó hacer una necesidad biológica, fue impedido en varias ocasiones, por las fuerzas de seguridad, viéndose en la necesidad de hacerlo en un zafacón. Mucha delicadeza, estando en una talanquera de estiércol. Eso es una pendejá si comparamos lo que está en juego para estos trabajadores. Deseamos hacer un reconocimiento a unos legisladores del PPD, que fueron críticos de esta medida. No todos son como el perrito faldero de los bonistas, que también dicen que preside el Senado, el peligroso Eduardo Bathia. Reconocimiento especial por ser de nuestro distrito a Mari Tere, esperamos que cuando venga la sesión “rompe brazos” sepa mantenerse.

El que quiera triunfar tiene que estar dispuesto a luchar. Es bien importante que no te dejes llevar por la propaganda del sistema que trivializa las cosas, con toda malicia le da importancia, a lo accidental, para prender el bochinche en el pueblo y ocultar lo sustantivo, lo esencial e importante. Lo importante es que se les asegure un retiro digno a los maestros y los que se llevan 34 mil millones todos los años de esta colonia explotada aporten para mitigar el sufrimiento de nuestra gente. ¿Cuándo les meten mano a los jueces? ¿Cuándo transformamos la AEE, pero en manos de nuestro pueblo? ¿Cuándo aprobamos la ley para un sistema universal de salud? ¿Cuándo establecemos en serio y con la amplitud que es posible un programa intenso de sustitución de importaciones? Metan mano que de eso, entre otras cosas, se trata de aquello "la gente primero". Primero para pasarnos por la piedra, para que paguemos los platos rotos. ¿Queremos seguir siendo primeros para esas tropelías? Solo el pueblo salva al pueblo. Vamos a portarnos mal, cada vez que la situación lo requiera.