Jue10192017

Last update02:40:26 PM

Camino a Cuba 24

  • PDF

Han pasado muchísimos días desde que, como “hobbie” y desahogo comencé hacer de la poesía un modo de vida. Yo nunca hubiera pensado que aquellos poemas de escuela superior y los otros que a través de los años fui escribiendo iban a formar una vocación por la poesía. Hoy, a mis 35 años, puedo decir que he logrado más de lo que en algún momento pude imaginar. Si bien es cierto que a mi biografía le faltan títulos y diplomas universitarios, premios y menciones otorgados por entidades culturales no está falto de experiencias.

El año 2007 fue cuando por primera ocasión salí de Caguas a leer poesía. Una reseña en un periódico del país anunciaba unas veladas de poesía en La Fundación Nacional para la Cultura Popular. El compañero Angel Matos era el encargado del espacio. Esa noche estuve muy nervioso, la sala estaba repleta de jóvenes poetas y otros ya bien posicionados. En esas noches de poesía también conocí al gran poeta y amigo Xavier Valcárcel que siempre que compartimos en un espacio hago mención de ese inicio de la amistad.

En ese mismo año otra reseña de otro periódico publicaba el regreso de La Guagua de la poesía en Taller C, Río Piedras. Allí coincidí con poetas como Mayda Colón, Ana María Fuster Lavín, Carlos Esteban Cana, Yolanda Arroyo y otros más. En una de las noches de La Guagua de la Poesía fue bien especial porque por primera vez compartía con Jesús Delgado, mi tío, quien varios años atrás había leído mis primeros poemas, esa noche me pidió leer el poema que yo leería en público buscando protegerme en cierto de las críticas que pudieran haber surgido.

Ya en el 2009 me había movido al Viejo San Juan nuevamente, esta vez para participar de las noches de micrófono abierto en el Poet’s Passages. El Poet’s era y sigue siendo un lugar mágico donde los poetas se estrenaban. Allí iban de todas clases de poetas de distintos puntos de la isla y turistas que se encontraban con la magia. Poetas como Mara Robles, Noel Ernesto, Marlyn Cruz Centeno, Javier Febo y otros fueron parte del círculo de amistades que allí encontré además de Lady Andrews propietaria del espacio.

En el 2010 tuve una merma grande en mis visitas a las lecturas. Una frustración y falta de confianza me alejaban de lo que estaba amando, aun así, no dejaba de escribir, aunque en menor cantidad y calidad. Seguía compartiendo con Jose Manuel Solá en lecturas que a él lo invitaban en Caguas y a las cuales él me invitaba. De esa manera pude conocer a amigos y amigas como Marioantonio Rosa, los amigos de Guajana, Marta Emanuelli junto con algunos miembros del municipio de Caguas y secretarias del Departamento de Cultura.

El 2011 sale mi primer libro gracias a Casa de los Poetas editores de la mano de Zoé Jiménez Corretjer. Fue intenso llegar a la publicación del libro porque de nuevo la falta de confianza me llevaba a pensar que no tenía el grado como para ser un poeta publicado, pero, sin haber tirado esa primera “pedrá” no hubiera sabido que tan hondo era ese río, así que la lancé. Ese mismo año empecé un taller con la poeta Mairym Cruz Bernal que ya había conocido gracias a Solá. En ese taller me reencontré con Noel y Marlyn a quienes había ya visto en el Poet’s.

Durante el catastrófico año del 2012 surge la invitación a Montevideo, Uruguay para participar de La Celebración de las Artes 2012 que organizaba el Movimiento aBrace. Ese viaje además de ser productivo para mi poesía lo fue para mis emociones. Uruguay, como todo lo demás obtenido, era un horizonte que se veía bien a lo lejos, pero al que pude llegar. Ese mismo año muchos espacios se crearían para la poesía. Muchos amigos y amigas se sumarían a mis amigos como la gran poeta y amiga Jessika Reyes, José Muratti, William Pérez Vega, Luis Enrique Romero entre otros y otras.

Para el 2013, luego de aprender a convivir conmigo y escribir los poemas que formaron mi segundo libro que apareció en febrero, un inmenso número de invitaciones a lecturas se abrían paso ante mí. Fui invitado a la celebración del centenario de una de las más grandes poetas del país, Julia de Burgos. Nuevas amistades se abrazaron a mí y un nuevo espacio aparecía, las visitas a escuelas. Ya mi nombre y mi poesía se comenzaban unir más. Ese mismo año fue mi primera invitación a Cuba. Lamentablemente no pude ir ese año y creí que jamás aparecería otra invitación.

2014 visité Ecuador por primera vez dejo un beso esperando mi regreso y el municipio de Caguas me hace un reconocimiento como poeta cigüeño. En el 2015 regreso a Ecuador ya aquel beso había sido besado muchísimas veces. 2016 La Brújula de los pájaros orienta mi camino, seguía la Marcha junto a un talentoso grupo de poetas comprometidos con la justicia social, New York se asomó dos veces en el panorama y en una de ellas fue La Brújula de los pájaros la que me guio. La tierra del poeta chiapaneco me abría sus brazos y mis poemas eran escuchados en San Cristóbal de las Casas y todo esto preparaba, sin yo saberlo, el Camino a Cuba.