Jue06042020

Last update11:02:09 AM

Gabriel González Galbán, patriota de México y Cuba

  • PDF

La Habana (PL) El mexicano Gabriel González Galbán (1846-1928) muy joven combatió heroicamente contra el invasor francés en su país y cuando comenzó en 1868 la Revolución cubana, pidió su licenciamiento para luchar por la independencia de Cuba.

Alcanzó el grado de general de brigada del Ejército Libertador, en la primera guerra independentista, en la que se codeó entre los más valientes en los campos cubanos.

Entre otras muchas acciones, encabezó al piquete de jinetes mambises que iniciaron en 1874 la famosa batalla de Las Guásimas, en Camagüey, a las órdenes del mayor general Máximo Gómez.

Nacido el 28 de febrero de 1846, en Ciudad México, falleció allí el 18 de abril de 1928 en un ambiente de pobreza.

AGRESION A MEXICO

El alférez González, egresado en 1862 del Colegio Militar de Chapultepec, participó en más de 30 combates contra los invasores franceses.

Recibió su bautismo de fuego en el combate de Atlixco, Puebla, en 1863; en mayo de 1865 fue ascendido a teniente, y el 8 de junio de ese mismo año a capitán con solo 19 años.

Tuvo una destacada actuación en el asalto al Parral y se distinguió también en el ataque a Querétaro y el sitio de Puebla.

Tras la caída en 1867 del Emperador Maximiliano, impuesto por los franceses en 1864, González Galbán estuvo entre el selecto grupo de oficiales que custodiaron a este prisionero.

La agresión de potencias europeas contra México guarda una importante relación con el régimen colonial hispano, el cual utilizó fondos del tesoro cubano y organizó en La Habana un ejército expedicionario para intervenir en ese país.

España se sumó así a la agresión de Inglaterra y Francia, en alianza con los conservadores, contra el pueblo mexicano y su líder Benito Juárez (1806-1872), iniciada en 1861 tomando como pretexto la suspensión por dos años del pago de la deuda externa.

Mediante un acuerdo, en 1862, Juárez logró la retirada de las fuerzas inglesas y de las españolas encabezadas por el general Juan Prim que habían salido de Cuba; luego expulsó al resto de los agresores.

POR LA INDEPENDENCIA DE CUBA

A principios de 1869 González Galbán viajó a La Habana para secundar la revolución independentista cubana y en compañía de su compatriota José Inclán (1832-1872) trató de alzarse en armas contra España, en Jagüey Grande, Matanzas.

Poco después cayó prisionero y estuvo encarcelado en esta capital, pero resultó beneficiado por una orden de amnistía decretada por el gobernador y capitán general Domingo Dulce.

Tan pronto marchó al extranjero se enroló en la expedición del Perrit, que arribó el 11 de mayo de 1869 a la bahía de Nipe, norte de Oriente; resultó herido de bala en un brazo, el día 19, en Canalito.

En diciembre de ese año se integró a las fuerzas de Donato Mármol y al asumir Inclán la División de Holguín fue jefe de su Estado Mayor (1871).

Después pasó a territorio camagüeyano donde participó en varias acciones con el mayor general Ignacio Agramonte y se destacó a las órdenes de Máximo Gómez en su campaña militar en Camagüey (1873-1874).

Gomez lo ascendió a coronel y lo nombró jefe del batallón Caonao.

En esta región tomó parte, entre otros, en la acción de Las Yeguas, en los ataques a Nuevitas y Santa Cruz del Sur y en los famosos combates de la Sacra, Palo Seco, Naranjo-Mojacasabe y Las Guásimas.

Notable fue su actuación en la batalla de Las Guásimas, la más larga y costosa de la Guerra de los Diez Años, que duró del 15 al 19 de marzo de 1874.

Mil infantes mambises y 300 de caballería enfrentaron en Las Guásimas de Machado, Camagüey, a una columna española de las tres armas (tres mil hombres y tres piezas de artillería) del brigadier español Manuel Armiñán.

Gómez situó a la infantería a derecha e izquierda de un largo carril, oculta entre la hierba; hacia allí un piquete de 25 jinetes del coronel Gabriel González atrajo a la vanguardia de los escuadrones de caballería española, que fue batida por el fuego a quemarropa de los infantes cubanos.

En el primer día de combate la columna hispana tuvo 250 muertos y 400 heridos y con esa impedimenta era imposible romper el cerco; Armiñán pudo retirarse, el día 19, después de recibir mil 600 soldados de refuerzo.

Las bajas españoles ascendieron en total a mil 37, entre muertos y heridos, mientras las cubanas, a 29 muertos, 28 heridos graves y 109 leves.

Al frente de 200 hombres, pertenecientes a los regimientos Agramonte y Camagüey, González Galván integró la columna invasora de Gómez a Las Villas, en 1875; participó en las principales acciones de esa campaña.

Se destacó en el combate de Loma de El Jíbaro (Cafetal de González), el 28 de febrero de1876.

El 19 de mayo de 1877 asumió el mando de la segunda brigada de la División Camagüey, y el primero de octubre de ese año fue ascendido a brigadier.

González Galván se mantuvo en las fuerzas mambisas hasta el final de la guerra.

Anterior a la firma del Pacto del Zanjón (10 de febrero de 1878), de paz sin independencia ni abolición de la esclavitud, con el cual no estaba de acuerdo, pidió al gobierno de la República en Armas permiso para regresar a su país debido a la crisis existente en el campo insurrecto.

No obstante, accedió esperar hasta el 28 de febrero para llevar a los representantes cubanos en Nueva York la información de los últimos acontecimientos, antes de regresar a México donde se reincorporó al ejército.

El Padre de la Patria, Carlos Manuel Céspedes, en carta a Juárez del 8 de junio de 1869, expresó su agradecimiento por las simpatías de México hacia la causa independentista cubana.

El 13 de diciembre de 1870, en otra carta, Céspedes manifestó la gratitud del pueblo cubano por los mexicanos que han venido aquí y han derramado su generosa sangre en nuestro suelo y por nuestra causa...".

Crédito foto: TownDown, www.pixabay.com, bajo licencia de dominio público