Jue07192018

Last update01:27:25 PM

Prolongada huelga obrera movió posiciones de empresarios panameños

  • PDF

altLa firmeza de los constructores panameños al prolongar la huelga, obtuvo su primer fruto cuando los empresarios reaccionaron y elevaron su propuesta de incremento de salario en busca de un acuerdo que pudiera lograrse hoy.

La Cámara Panameña de la Construcción (Capac) movió la oferta un dos por ciento, para ubicarla en tres anual para el cuatrienio 2018-2021, y en respuesta, el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) redujo en igual proporción su exigencia para ubicarla en nueve por ciento por año.

'A medida que la Capac haga propuestas serias, nosotros también estaremos dispuestos a hacer nuestra contrapropuesta para cerrar este conflicto', dijo a los periodistas Saúl Méndez, secretario general de Suntracs.

El paro más largo en la historia nacional sindical de este siglo cumple este miércoles 29 días, y mantiene unas 260 obras detenidas, entre ellas algunas de alto interés gubernamental como la línea dos del Metro capitalino y la ampliación del Aeropuerto Internacional de Tocumen.

La extensión del conflicto y las afectaciones que implica a la economía del país, hicieron que el presidente panameño Juan Carlos Varela solicitara de manera 'firme, y muy respetuosa a ambas partes, muy especial a la dirigencia de Suntracs' que optaran por el arbitraje estatal para llegar a un acuerdo.

Pero reunidos ayer en el emblemático parque Belisario Porras en el centro de esta capital, la asamblea general de afiliados rechazó acogerse a la cláusula del código laboral que permite la intervención de terceros y prefirieron seguir negociando.

Méndez pidió al presidente Varela que mantenga sus declaraciones en el marco de la ley y advirtió que 'esta es una negociación entre sectores privados, no públicos'.

Voceros de Capac expusieron en los medios de comunicación temores de supuestos incrementos sustanciales a los precios finales de los inmuebles por la subida de salarios, los cuales fijan en el 40 por ciento de los ingresos brutos, incluidos ingenieros, arquitectos, oficinistas y los propios empresarios.

En cambio, los obreros insistieron en que su demanda apenas sumaría 1,7 por ciento al monto total de las remuneraciones, que en cifras representa 5,95 dólares por metro cuadrado, mientras denunciaron que los compradores pagan hasta cuatro veces el costo real de producción de las viviendas, por una espiral especulativa.

'La Capac no ha ganado una sola batalla técnica en la mesa de negociaciones', escribió el economista William Hughes en su artículo Justas demandas de los trabajadores de la construcción, en el cual resaltó que 'la propuesta del Suntracs tiene fundamento técnico que no han podido refutar'.

El texto, publicado en el diario La Estrella, reconoce que el sindicato utilizó estadísticas oficiales en las cuales se demuestra que el 85 por ciento de la riqueza producida por el sector va a manos empresariales, mientras el salario de los obreros no les alcanza para cubrir la canasta familiar.