Jue12132018

Last update01:44:57 PM

Movimiento Nacionalista Revolucionario

  • PDF

 (Antes Partido Nacionalista de Puerto Rico-ML)

El Partido Nacionalista de Puerto Rico fue fundado en el 1922 por Don José Coll y Cuchi y José S. Alegría, entre otros. En sus inicios fue un partido electoral y muchos nacionalistas ocuparon puestos en los gobiernos de la época. En el 1930, Don Pedro Albizu Campos fue electo presidente del Partido. Después de las elecciones de 1932, últimas en las que participará el nacionalismo, Don Pedro declaró que “el nacionalismo es la Patria organizada para el rescate de soberanía” y transformó la organización política en un movimiento nacional. Comenzó a acercarse a los obreros, campesinos y empresarios boricuas para formar un frente de liberación nacional que aglutinara a todas las fuerzas vivas de la Nación. Ante la nueva táctica de Don Pedro, y su intención de unificar a los ciudadanos de la nación, el gobierno imperialista yanqui, con el concurso de los lacayos del patio, desató acciones represivas que iban, desde prohibirles a los nacionalistas expresarse públicamente hasta el asesinato. Al Partido no le quedó otra medida que recurrir a la autodefensa. El Partido Nacionalista nunca ha sido violento, solo ha respondido a la violencia ejerciendo el derecho humano de proteger la integridad física de sus militantes. Producto de esa política represiva el Partido fue descabezado y todo su liderato nacional y local fue encarcelado y coaccionado de diversas formas para abandonar al nacionalismo y la lucha revolucionaria que Don Pedro nos legara.

Después de la vil y atroz represión que nuestra organización padeció esta entró en un estado de enconchamiento y de letargo, tiempo en el cual su matrícula solamente se limitó a rendir merecido tributo a los caídos por la Revolución Puertorriqueña llevando flores ante sus tumbas y a discursar en las tribunas de las actividades patrióticas nacionales; con excepción del trabajo político que Doña Isabelita Rosado hiciera por la salida de la Marina de Guerra de Vieques y el trabajo de Don José Rivera Sotomayor realizó en el Comité Unitario Contra la Represión (CUCRE). Aún ante esa agresión el Partido tuvo la capacidad de mantenerse existiendo, aunque a duras penas. El pedestal principal que ha mantenido la existencia del Partido es el pensamiento ideológico y revolucionario de Don Pedro Albizu Campos.

Desde el 2010 el Partido entró en un proceso de reevaluación ideológica, reestructuración organizativa y democratización con el propósito de traer nuestra organización al siglo XXI con todos los cambios y evoluciones que ha experimentado el mundo. Nos propusimos terminar con las dinastías que han contribuido al descrédito de nuestra organización y hacer una propuesta nueva progresista, integrando lo mejor del albizuísmo, dentro del movimiento de liberación nacional.

Estamos en un momento histórico en el que todo el movimiento independentista está envuelto en un marasmo que no le ha permitido capitalizar la crisis por la que está pasando el sistema colonial, los partidos coloniales de derecha y la intelectualidad reformista de izquierda. Como movimiento revolucionario nos corresponde dar los pasos necesarios para hacer un trabajo conducente a transformar esa situación. Dándole continuidad al proceso que Don Pedro Albizu Campos iniciara después de 1932, cuando declaraba que el Partido dejaba de ser tal y se convertía en un movimiento libertador, la Asamblea Nacional del Partido Nacionalista de Puerto Rico-Movimiento Libertador determinó unánimemente, el 26 de enero de 2014, disolver al PNPR para que conserve la gloria histórica y así de esa manera nadie pueda apoyarse en las gestas pasadas. Ese día la Asamblea también decidió fundar una organización como la que Don Pedro Albizu Campos aspiró. Hoy, 25 de julio de 2015, a los 92 años de haber sido fundado el Partido, anunciamos a la Nación, a las organizaciones patrióticas y a los partidos y organizaciones internacionales hermanas que el Partido Nacionalista de Puerto Rico queda disuelto y que de él nace el Movimiento Nacionalista Revolucionario.

El MNR aspira a:

1. Fundar un país solidario, democrático, de justicia y libertad.

2. Luchar contra la explotación del ser humano por otro ser humano.

3. Gestar un plan de desarrollo económico que no descanse en el capitalismo salvaje;

y si uno sostenible para que no descanse en el crédito. Combatir el paternalismo y

la dependencia; estimular la autogestión como herramienta liberadora contra

aquello que en más de 500 años de colonialismo nos ha sido inculcado, es decir, las

absurdas ideas de que somos ineptos, inermes, infames, política y socialmente

infantiles e indolentes, que la independencia es inexequible y que moriremos de

hambre sin la metrópoli; porque tanto el imperialismo español como el yanqui

siempre quisieron mantener a nuestra Nación sometida, física y mentalmente para

que, tanto la gente como la tierra, fuéramos fácilmente explotados.

4. Formar un sistema de economía mixta y participativa que garantice el progreso

social y económico de todos y todas las boricuas y para aquellos no nacionales que

quieran ser nuestros hermanos y hermanas.

5. Impulsar un sistema de democracia participativa donde el pueblo ejerza su

soberanía y planifique el futuro de la Nación mediante una legislatura ciudadana y

un gobierno accesible, eficiente y facilitador. Combatiremos enérgicamente el

nepotismo, la plutocracia, y el clientelismo político.

6. Fomentar la formación de cooperativas de trabajadores y empresas comunitarias,

así como ayudar a los empresarios y microempresarios boricuas a desarrollar las

industrias (la manufactura, los servicios y el comercio) con el objeto de generar las

riquezas necesarias para el desarrollo integral del país. Huelga señalar que la política económica colonial española y yanqui se ha basado en el crecimiento y no en el desarrollo económico.

7. Fomentar y fortalecer la producción agrícola sostenible, moderna, que reduzca el impacto ambiental y ecológico, dentro de los mismos principios cooperativos y participativos, con el fin de garantizar la subsistencia de nuestros ciudadanos para así construir el camino hacia la soberanía alimentaria. La exportación agrícola se dará, solo después de alimentado nuestro pueblo.

8. Poner como prioridad las necesidades del pueblo por encima de las necesidades del capital.

9. Erradicar los valores citadinos imperialistas que fomentan el consumismo, el individualismo, el libertinaje, la avaricia y todos aquellos valores negativos inculcados por el imperialismo que nos han llegado desde la metrópoli, para sustituirlos por los valores positivos de solidaridad, hermandad, generosidad y comunidad, propios de nuestra cultura, que heredamos de nuestros ancestros indígenas, europeos pobres y africanos que llegaron a nuestras tierras.

10. Establecer la justicia social y económica que extermine los prejuicios característicos del sistema de explotación que padecemos y haciendo valer los derechos y la dignidad humanas, estipuladas en la Carta Universal de Derechos Humanos. Combatiremos con energía el prejuicio y el fundamentalismo en todas sus expresiones, como también el neoliberalismo y el fascismo.

11. Crear una sociedad igualitaria donde sus ciudadanos tengan las mismas oportunidades, los mismos derechos y la misma libertad, junto a las mismas responsabilidades y deberes.

12. Ejercer nuestra soberanía, misma que reside en nosotros y que no es necesario pedirla, ni suplicarla al imperialista Congreso de los EE. UU. ni a ningún organismo internacional. El poder de transformación de nuestro futuro, del progreso y la felicidad de los y las boricuas reside en nuestras manos.

13. Promoveremos y apoyaremos las alianzas políticas que vayan en pos de la descolonización de Puerto Rico y la plena soberanía.

14. Usaremos aquellos medios de liberación nacional acogidos por el derecho internacional que apliquen, eligiendo el mejor, o los mejores, dependiendo del momento y la realidad histórica.

Con las nuevas estructuras que hemos creado dentro de nuestro Movimiento, como el Congreso Nacionalista que revisará periódicamente nuestras posturas ideológicas, aspiramos a desarrollar una campaña educativa, organizativa y solidaria para empoderar a nuestro pueblo y movilizarlo, para que este tome las acciones concretas y reales para rescatar nuestra soberanía y acabar con el colonialismo; generador de toda la violencia que existe en nuestro país y que detiene el progreso y el bienestar de nuestra Nación.

“El nacionalismo es la Patria organizada para el rescate de su soberanía.”

Crédito foto: karogers, www.pixabay.com, bajo licencia de dominio público