Dom11192017

Last update11:34:46 AM

Las artes plásticas y los adultos mayores

  • PDF

altLuego del proceso de jubilación, las personas buscan poder cumplir con sus resoluciones de vida que han estado postergando por diversas razones. Desde la crianza de los hijos, el trabajo, el cuidado de sus seres queridos que han requerido de su tiempo y espacio, hasta las labores voluntarias que realizan en la sociedad. Ciertamente, acostumbramos a dar de nosotros para otros. Esto nos lleva a la siguiente reflexión: ¿Hemos dedicado tiempo para nosotros mismos?

En el trayecto de nuestra interacción con personas mayores de 50 años hemos encontrado que nuestra sociedad está condicionada a cuidar, servir y dar el máximo con los seres que les rodean. Lamentablemente, ese cuidado, servicio y dación del máximo en pocas, y me atrevería a asegurar que, en poquísimas ocasiones, le damos equitativamente esto a nosotros mismos. Todos nacemos con unas habilidades especiales que tal vez descubrimos en nuestra infancia y las potencializamos en las primeras etapas de nuestras vidas. No obstante, estas aptitudes se dejan de lado cuando comenzamos la etapa de la adultez donde adquirimos responsabilidades. Pocas personas trabajan haciendo lo que son sus pasiones o se divierten con las tareas que fungen para otros.

Las bellas artes son, por su definición, el conjunto de artes que se valen del color, la forma, el lenguaje, el sonido y el movimiento para expresar algo. Nancy Morales Dosque comenta en su blog La importancia del Arte en el Ser Humano que “[e]l arte es una de las expresiones más especiales del ser humano.” A su vez, estudios realizados en diversas universidades a través del mundo nos reflejan que las personas que son expuestas a las bellas artes, en cualquiera de sus dimensiones, les afecta positivamente en muchas áreas (Ault, 1993)”. “Las artes y su uso terapéutico han sido utilizadas durante años tanto en personas con deterioro cognitivo o demencia como en personas sanas. El objetivo principal de todas ellas es mantener activa a la persona para evitar que se produzcan déficits asociados a la falta de participación o a la inactividad. En los casos de deterioro físico o cognitivo estas estrategias permiten llevar a cabo un proceso de estimulación pasiva, puesto que a través de la exposición de diferentes estímulos se consigue captar la atención sensorial (Carrascal y Soltera 2013).”

Para dar la oportunidad a vivir nuestras pasiones y retomar metas desde un entorno agradable y de camaradería, el Centro de Servicios Integrados Gerontológicos y de Apoyo Familiar (SIGA) ha abierto su casa nuevamente al Proyecto Encuentro. En estos propicios encuentros, se iniciarán los talleres de artes plásticas para adultos mayores guiados por el profesor de artes plásticas Mario Artcadia Panet.

Nos expresa Artcadia, quien ha ejercido por más de 10 años como educador de las artes que, “el arte, al igual que cualquier otra actividad que conlleva una destreza de composición, tiene grandes beneficios. A temprana edad, ayuda en la formación del ser y, en la edad avanzada, a mantener ese ser, evitando o posponiendo su deterioro. En la vida hay procesos naturales que tenemos que saber cómo asimilarlos. Las capacidades físicas se limitan, y muchas de ellas van a la par o son producto de la casi inevitable disfunción cerebral. Lamentablemente todos estos procesos afectan la salud emocional. Para bloquear estos nefastos resultados, he diseñado un taller donde nos concentramos en la psiquis de los participantes. Será como un Renacimiento para ellos, donde podrán demostrar sus capacidades manuales y creativas, entre otras habilidades.”

Cuando se viven las pasiones que promueven la felicidad, por ejemplo, se puede disfrutar en el proceso de la creación y el proceso de plasmar sus imágenes en un plano físico. Esto tiene repercusiones en todas las generaciones, afecta positivamente no importa la etapa de vida por la que se esté atravesando.