Dom12172017

Last update11:42:05 AM

Gigi Fernández y el racismo internalizado contra Espinal y Puig

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Gigi Fernández, la pasada atleta y gloria del tenis, y exrepresentante de la selección nacional de los EE.UU. en eventos internacionales, se ha comportado de forma contradictoria en los últimos días en cuanto a pensamientos racistas y discriminatorios se refiere. Primero cuestionó al abanderando nacional boricua, Jaime Espinal, ante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, quien según ella no era puertorriqueño. Luego ante la victoria de Mónica Puig en los mismos juegos olímpicos, la celebró y nunca cuestionó su puertorriqueñidad.

Resulta que son dos tratamientos distintos. En el caso de Jaime Espinal ella cuestionó el que éste hubiera nacido en la República Dominicana, de padre y madre dominicano, y que viviera en Puerto Rico a partir de los cinco años. En el caso de Mónica, ella nunca cuestionó que su padre sea cubano-español, su madre boricua, y que pese a haber nacido en la isla, desde los cinco años se mudó a Miami, EE.UU.

A fin de cuenta ante puertorriqueños de cepas similares en términos de nacimiento y crianza, Gigi Fernández se concentra en el hombre negro, y no en la mujer blanca. Ella, sin nosotros saber porque, hace alarde de una puertorriquenidad esencialista, que crítica y permite en algunas circunstancias, y no permite en otras.

Nos parece que los comentarios de Gigi Fernández ante el hombre y la mujer boricua, sean blancos o sean negros, son abiertamente racistas y discriminatorios. Nosotros honramos a los que nos honran. A los que se asumen boricuas. A los que quieren luchar por este país y que lo hacen suyo. Nosotros no podemos honrar a los que pese a haber nacido en nuestra isla, nunca nos representaron cuando pudieron, y se dedican, como buenas y buenos filibusteros, a criticarnos desde la distancia. Viva Jaime Espinal. Viva Mónica Puig. Vivan todos aquellos que lucha por un mejor Puerto Rico.