Elliot Castro-Tirado: una vida con sentido

alt(San Juan, 3:00 p.m.) Elliot Castro Tirado, comentarista deportivo, falleció el pasado 23 de julio, después de haber sufrido un derrame cerebral del que no se puedo recuperar. Elliot no solo dejó un gran legado en el periodismo deportivo, sino que a través del deporte afirmó su Patria, su puertorriqueñidad y la nacionalidad boricua.

Elliot Castro Tirado nació el 17 de febrero de 1949 en Santurce. De pequeño su familia se muda a la Urbanización Roosevelt y allí comienza su contacto directo con el deporte. En Roosevelt, forma parte del programa de Deportes del Colegio de Ingenieros y comienza a presenciar múltiples eventos deportivos al inaugurarse en 1962 el Estadio Hiram Bithorn.

Dentro del periodismo deportivo, Elliot Castro Tirado participó como comentarista en Olimpiadas, Juegos Panamericanos, Juegos Centroamericanos y del Caribe. También trabajó en transmisiones de boxeo, baloncesto y atletismo; y por sobre 30 años cubrió las Justas Atléticas Interuniversitarias (LAI).

Elliot fue columnista del periódico Claridad. Era un luchador incansable del deporte puertorriqueño en todas sus manifestaciones y se preocupaba por educar sobre el mismo. Solía decir "es importante estudiar y prepararse antes de una cobertura, y siempre anticipar el elemento sorpresa.” En el 2012 fue investido en el Salón de la Fama del Deporte Riopedrense.

En la esfera política, fue un férreo crítico del trato del Gobierno al deporte puertorriqueño y se pronunció a favor de la independencia de Puerto Rico. Estuvo activo en los movimientos universitarios de los setenta en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) y colaboró en distintas campañas de derechos humanos a favor de los presos políticos puertorriqueños.

Elliot Castro se caracterizó por su sonrisa amplia y sincera, por su calidez, su humanidad y su gran corazón; por su entrega al deporte, a su trabajo y a su Patria. Tenía don de gente, respetaba al prójimo y amaba al pueblo. Sobre todo, tuvo un gran compromiso con la juventud. Se desvivía en las narraciones deportivas y aun cuando un equipo no saliera victorioso buscaba palabras elocuentes y de apoyo para animar y apoyar a los atletas.

En su narración deportiva acuñó muchas frases célebres, tales como "Ojalá los puertorriqueños quieran tanto a Puerto Rico como los colegiales al Colegio" pero una sus frases más famosas “¡Qué buenooo esss…!”.

El Post Antillano lamenta la partida de este gran ser humano, da el más sentido pésame a su familia y espera que su gran legado continúe. ¡Descansa en paz Elliot Castro Tirado!