Edgardo López Morell y la lucha olímpica

(San Juan, 6:00 p.m.) Edgardo López Morell es un joven de 26 años, que ostenta un bachillerato de Biología de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Bayamón. Lo interesante es que su trabajo es ser atleta de alto rendimiento en la lucha olímpica para el Departamento de Recreación y Deportes de Puerto Rico.

En el deporte de lucha cada participante intenta derrotar a su rival mediante el uso de llaves y técnicas de proyección. Para ganar, un participante tiene que hacer caer a su adversario al suelo y a la vez mantener sus dos hombros fijos sobre el tapiz. Este es uno de los deportes olímpicos más antiguos. Aunque se introdujo en los Juegos Olímpicos de la Antigüedad en el 708 a.C., ya existía antes y era conocido por todas las civilizaciones antiguas.

En Puerto Rico la lucha olímpica volvió a tomar auge con la medalla de plata que obtuvo Jaime Espinal en los Juegos Olímpicos de 2012, celebrados en Londres. No obstante, son muchos los atletas que se dedican a la práctica de este deporte. En Puerto Rico los varones practican lucha al estilo greco que es lucha con contacto de cintura para arriba, y lucha de estilo libre que es de cuerpo completo. Las mujeres practican el estilo libre.

A Edgardo lo conocimos casualmente mientras esperábamos en el aeropuerto de Madrid para tomar un vuelo de regreso a Puerto Rico. Su carácter jovial y alegre nos llamó la atención y nos pusimos a conversar. El regresaba de un ciclo de entrenamiento en Madrid y Finlandia de aproximadamente 2 semanas y de haber participado en el Grand Prix de Lucha en Madrid. A estos eventos asistió con el entrenador Juan Manuel Fernández y otros tres atletas. Dos féminas, Gabriela Ramos y Andribeth Rivera; y otro varón, Pedro Soto.

Edgardo nos relata que su pasión con la lucha olímpica comenzó cuando tenía alrededor de 9 años en la Escuela de Deportes de Carolina. Su mamá quería que él participara en algún programa de arte o música después de clases. Sin embargo, cuando llegaron a matricularlo ya estos estaban llenos. No obstante, observó un grupo practicando lucha y se acercaron, había disponibilidad en el programa y 16 años después todavía dedica sus días a la práctica y entrenamiento del deporte de lucha olímpica.

La lucha olímpica me ha ayudado a formarme como persona y me ha dado un sentido de responsabilidad. Este es un deporte de combate fuerte que hace a uno aprender a autoevaluarse y conocer las fortalezas y debilidades propias. Además, a través de la práctica de este deporte he tenido la oportunidad de viajar a distintas partes del mundo, tanto para entrenar como para competir, nos relata Edgardo. Y más importante aún, es el orgullo de representar y ser embajador de buena voluntad de Puerto Rico.

Actualmente, en Puerto Rico Edgardo ocupa primer puesto en peso completo, dentro de los estilos greco y libre. Sus próximas metas son participar en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018 y luego clasificar para la Olimpiadas 2020 en Tokio. Edgardo encontró en la lucha olímpica una forma de dar a conocer el nombre de Puerto Rico. Nuestros deportes nos dan la oportunidad de brillar, izar la bandera puertorriqueña y sonar nuestro himno borincano alrededor del mundo. Éxito Edgardo, porque la patria hay que lucharla.