Lun09252017

Last update04:05:48 PM

Buen día para los caribeños en las Mayores

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Ayer fue un magnífico día para los peloteros caribeños en el “Big Show” de las grandes ligas de beísbol. Por un lado, el jardinero boricua Eddie Rosario pegó un batazo con las bases llenas dentro de un collar de nueve carreras en la primera entrada del partido entre sus Mellizos de Minnesota y los Diamondbacks de Arizona. Por otro lado, el también puertorriqueño Francisco Lindor estableció marcas personales al pegar su bambinazo número 20 en un partido entre los Indios de Cleveland y los Reales de Kansas City.

La victoria, 12-5, de los Mellizos sobre Arizona se la apuntó el derecho dominicano Bartolo Colón, quien lanzó seis entradas para su quinta victoria esta temporada. Esta victoria del lanzador tiene una particularidad; Colón de 44 años se convirtió en el decimoctavo pitcher en la historia de las Grandes Ligas en ganarle a cada uno de los equipos que componen Major League Baseball, que ya hace un tiempo son 30. La temporada pasada, Colón, conocido en las mayores como “Big Bart”, lanzó para los Mets de Nueva York, equipo que batalló el campeonato de la Liga Nacional con los Cachorros de Chicago, quienes esta temporada defiende su campeonato de la Serie Mundial.

Con el Grand Slam, Rosario llegó a las 50 carreras empujadas esta temporada. Su jonrón fue el número 17 del año. Por otro lado, fue la primera vez que el campocorto Lindor conecta 20 vuelacercas, además convirtiéndose en el octavo puertorrriqueño en llegar a esa marca a los 23 años o menos. Sin embargo, sus Indios de Cleveland cayeron, 7-4, ante los Reales de Kansas City. Sin embargo, eso no quita que los Indios, quienes representaron a la Liga Americana en la Serie Mundial en el 2016, mantengan su liderato en la División Central con un record de 68-54. Los Reales mejoraron a 62-61.

Mientras tanto, los Mellizos le siguen el rastro en la Central a los Indios con palmares de 63-59. Arizona en la Nacional mantiene un record de 67-57 en la División Oeste, que no es para burlarse.