Lun11202017

Last update01:26:15 PM

Judoka María Pérez trae medalla de plata a Puerto Rico

  • PDF

(San Juan, 1:00 p.m.) María Pérez hizo lo que ninguna competidora(or) representando a Puerto Rico había hecho: ganar una presea de plata en un campeonato mundial de Judo. La isleña no ha recibido mucha publicidad en su tierra natal ya que el Judo se considera un deporte secundario en términos de seguidores; no es uno que se practica mucho en Puerto Rico. Esto no le resta a la distinción de Pérez--el Judo es una disciplina muy compleja que requiere gran entrenamiento y técnica.

La judoka puertorriqueña nos hizo recordar a la gran competidora Nilmari Santini, quien hace par de décadas ganó bronce en unos Mundiales. El Campeonato Mundial de Judo se celebró la semana pasada en Hungría, pero Pérez llegó a la Isla el sábado, donde fue recibida por un contingente de alegres familiares y amigos. Pérez tuvo la mala fortuna de enfrentarse en el match final a Chizuru Arai de Japón. Digo mala suerte no porque esta contrincante viene de la tierra de origen del Judo (hoy en día hay excelentes judokas a través del mundo) sino porque la japonesa la había superado en las otras dos veces en que se enfrentaron. Esta vez una técnica de estrangulación hizo sucumbir a la puerrtorriqueña.

Tomo la ocasión para dar un trasfondo sobre este deporte y como este estuvo a punto de convertirse en uno enormente popular en Puerto Rico. Desacuerdos y lucha de liderato en La Federación de Judo, adscrito al Comité Olímpico de Puerto Rico, detuvo hace muchos años el progreso que pudo haber tenido este deporte de origen japonés. Piense usted lo que le ocurrió hace tres décadas a la federación que regía el futbol (soccer) en Puerto Rico. Una liga de avanzada se quebró debido a problemas de este tipo. Para esa ocasión la liga contaba con equipos de áreas pobres como Quintana en Hato Rey. En un país pobre, tener varios equipos o competidores de las clases no acomodadas es esencial para su desarrollo y crecimiento.

Habiendo dicho esto, debo expresar que Puerto Rico sí ha tenido en años más recientes unos muy buenos competidores (tales como Lisa Boscarino y Abderramán Brenes). El ex-profesor de educación física de la Universidad de Puerto Rico, Hiromi Tomita, es en gran parte responsible por esto. Tomita, una cinta negra séptimo dan, es un excelente atleta y mejor entrenador. Todo eso lo saben los que tomaron clases con él. De paso, Tomita fue dos veces campeón mundial en competencias senior, lo cual no es para reírse

El Judo llegó a Puerto Rico cuando arribaron desde Cuba poco después de la Revolución Cubana Masayuki Takahama y su principal discípulo Otto Brito. En la década de los 60 y 70, abrieron sus puertas varios clubes de Judo. Takahama presidía el club de la YMCA, entrando al viejo San Juan. Su club se reunía en una cancha de baloncesto en el segundo piso del enorme edificio. Se llenaba la cancha de competidores, especialmente de niños. Mientras tanto, Brito tenía un club igual de concurrido, localizado en Santurce. Luego abrieron clubes en las universidades y en varias ciudades y pueblos. Muchos jóvenes tuvieron el priviliegio de conocer el Judo a través de estos dos señores. En esos años, surgieron varios judokas que le dieron gloria a Puerto Rico, tales como José Chandri y Carlos Miranda para mencionar solo a dos—ciertamente, hubo varios más.

Pero llegó el momento en que hubo un desacuerdo en la Federación de Judo y todo cambió. A pesar de que todavía hay clubes de Judo en la Isla, nada cuestiona a los clubes de esa época. Los grandes competidores en las décadas más recientes han salido de las universidades, sobre todo del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, cuyo equipo era dirigido por Tomita.

Quizás la presea de Pérez aliente a más gente a querer aprender Judo. Ruego por que así sea; lo mismo anhelo para todos deportes. Bueno, se me acabó la tinta; otro día hablaré sobre lo importante que es la práctica del deporte para todos nosotros, especialmente los jóvenes.