Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

Irma y el deporte en Puerto Rico

  • PDF

(San Juan, 11:00 a.m.) ¿Alguien se ha preguntado que ha pasado con las facilidades deportivas ante el paso del huracán Irma? ¿Se habrá preguntado alguien, cómo están dichas facilidades en las islas municipio de Vieques y Culebra? Más aún, ¿alguien se preguntó cómo están los gallos de pelea, los caballos de paso fino o de carreras, y, sobre todo, las facilidades donde los albergan, luego del paso del huracán Irma?

Puerto Rico es el país de las insuficiencias y los silencios. Le ponemos atención a casi todo, pero le prestamos poca atención a las esquinas, allí donde hay un país produciéndose diariamente. En este sentido, un ángulo ausente de toda la conversación lo han sido el estado de las facilidades deportivas, así como de los instrumentos de deporte o los propios deportistas.

El Comité Olímpico de Puerto Rico, por ejemplo, ya había perdido una parte sustancial de sus fondos, que provienen del gobierno de Puerto Rico, como parte del Plan Fiscal propuesto por el gobernador Rosselló. Ante esto, y la situación post-huracán, la perspectiva en el quehacer deportivo no tiene buena pinta.

De otro lado, vemos como las carreras en el Hipódromo Camarero, siguen aún suspendidas. Esto no porque la pista o el hipódromo se hayan visto afectadas, sino porque la falta de energía eléctrica interfiere con las apuestas en las agencias hípicas. El hipódromo depende de las agencias hípicas en donde se genera su riqueza.

De igual forma, no tenemos parte informativo de las peleas de gallo y las galleras, espinal dorsal del deporte competitivo lucrativo en Puerto Rico. Una industria que genera poco menos de mil millones de dólares al año, es poco lo que sabemos hoy si este fin de se habrán de “echar los gallos a pelear”. El país requiere que se tome en serio. Pensemos.