El futuro del deporte en Puerto Rico

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Mientras el gobernador de turno, Ricardo Rosselló anda mendigando unos “dineritos” en Washington, y por enésima vez la ciudad capital y el aérea metropolitana se queda sin servicio de luz eléctrico, uno se pregunta cuál es el futuro de nuestros servicios públicos no esenciales. En particular, lo que tiene que ver con el mundo del deporte competitivo, aficionado como el profesional, nuestro horizonte inmediato tiene una perspectiva interesante, por decir lo mínimo.

A través del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) se ha quedado demostrado lo que el país puede hacer cuando la voluntad es otra. Contrario a la posición asumida tanto por el gobernador turno, Rosselló o inclusive por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, que ha sido la de pedir abiertamente dádivas al gobierno de Washington, el COPUR ha asumido la lógica de la autogestión.

Esta parte es interesante. Pues en la actualidad el COPUR se encuentra haciendo distintas actividades de recaudación de fondos, para garantizar que sus actividades mínimas, las cuales requieren de un presupuesto anual de $350 mil dólares, no cesen. Para esto están convocado a distintas actividades de recaudación de fondos a través de distintos centros deportivos por la isla.

De igual forma COPUR, desde los primeros días luego del paso del huracán María, estableció que sus compromisos internacionales en el nuevo ciclo deportivo no habrían de dejarse cumplir. Esto incluye Colombia (Juegos Centro Americanos y del Caribe en el 2018), Perú (Juegos Panamericanos en el 2019) y Japón (Juegos Olímpicos en el 2020).

Entonces, mientras otros tienen la opción de pedir o criticar porque no le dan a uno dádivas, otros, como COPUR, están haciendo, con lo que tienen y lo que pueden para continuar echando para adelante a un país. Éxito a COPUR. Pensemos.