Mar10232018

Last update12:57:44 PM

Los campeones del BSN 2018, Capitanes de Arecibo, visitan la Fortaleza

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) “No importa lo que pase, yo seré puertorriqueño”, así nos canta el querido Mark Anthony en su interpretación de la canción “Preciosa” de Rafael Hernández. Algo así pasó ayer, cuando el gobernador de turno, Ricardo Rosselló, abrió la casa de gobierno, la Fortaleza, a los campeones del Baloncesto Superior Nacional (BSN) torneo 2018, Capitanes de Arecibo, para que compartieran con él y su familia su reciente triunfo.

Luis Monrozeau, el apoderado de los Capitanes de Arecibo, estuvo presente junto a todo el equipo, incluyendo el Jugador Más Valioso de la Serie Final, Walter Hodge. Monrozeau, un exitoso propietario de equipo, que desde el 2005 han ganado seis campeonatos, tomó la palabra para hablar de que pese a alas adversidades la actividad deportiva, que a su vez es empresarial, debe de continuar. Para Monrozeau, “el gobierno debe de apoyar el deporte, pues mantiene baja la criminalidad, elimina los problemas mentales y la gente se goza los juegos”.

Es importante destacar que en el día de ayer el director del torno del BSN, Fernando Quinonez defendió que el torno de la edición 2018, luego del paso del huracán María, se corriera normal, con el mismo itinerario de juegos. Es importante destacar que el BSN, sí recibe subsidios del gobierno central y de los municipios donde hay franquicias. No recibe fondos federales.

Ahora bien, es una liga que se ha adaptado a los cambios culturales del mercado y la fanaticada, y es la liga económicamente más exitosa del país. Pese a muchos desaciertos y aciertos, el baloncesto del BSN es una industria solida en Puerto Rico.

Ante esto, los Capitanes de Arecibo, y su gerencia administrativa tienen mucho que educar al gobernador Rosselló sobre resiliencia empresarial. No vale la pena estar pidiendo fondos federales todos los días a Washington para desarrollar el país. Los Capitanes de Arecibo demuestran que con una buena gerencia, reduciendo gastos y nómina, manteniendo menos equipos este años en el torneo (ocho en total), sí se puede tener una liga exitosa y una fanaticada contenta.

El gobierno de Puerto Rico tiene mucho que aprender del BSN, mucho. Pensemos.