Jue07022020

Last update10:52:25 AM

¿Se va o se queda Lindor en Cleveland?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) A pesar de expresiones del gerente general de los Indios de Cleveland, Chris Antonetti, de que espera que el siore puertorriqueño Francisco Lindor sea de nuevo el siore del equipo en la próxima temporada, los rumores de que no lo sea no parecen cesar.

La prensa en los Estados Unidos, especialmente la de Cleveland, no para de decir que Lindor será cambiado a otro equipo. La pasada temporada Lindor terminó con un promedio de bateo de .284, 32 vuela-cercas y empujo 74 carreras en 143 juegos. Además ganó su segundo guante de oro.

Desde sus comienzos, Lindor ha sido un jugador superlativo, especialmente en el fildeo. En su primer año con Cleveland en 2015, quedó segundo en las votaciones de Novato del Ano. El que lo llevó fue otro boricua, Carlos Correa.

El siore tiene un contrato de $100 millones que expira en 2021. Dice la prensa norteamericana que su agente tiene en la mira negociar un contrato multi-temporada de $300 millones antes de que su actual acuerdo expire en 2021. A la misma vez, ya se sabe que los Yankees de Nueva York y los Phillies de Philadelphia han mostrado interés en el siore boricua.

El problema es que Cleveland es un mercado pequeño con una fanaticada no muy fiel. Los Indios lograron ganar 93 juegos la pasada temporada, pero eso tal vez tenga que ver con que la División Central de la Liga Americana es la más flojita del béisbol. Además, el equipo de Cleveland no tiene los recursos para estar pagándole tantos millones a un jugador, aunque sea el jugador-franquicia. Los que saben dicen que los Indios definitivamente no lo van hacer, y no van a esperar hasta que se venza el actual acuerdo en 2021 para cambiarlo a otro equipo. No creo que cualquier cambio ocurra este invierno, pero un equipo en un mercado pequeño, que no luce como candidato para llegar a la Serie Mundial no puede vaciar la alcancía por un jugador. Lo más sabio es que Cleveland lo pueda canjear a otro equipo por otros buenos jugadores, que aunque sean jóvenes puedan ayudar al equipo.

El perder a Lindor les da pavor a los cronistas deportivos de Cleveland. Pero a juzgar por lo que escriben saben que más tarde o más temprano Lindor vestirá colores de otro equipo en un mejor mercado. Así es el béisbol.