Dom01192020

Last update01:13:29 PM

No permiten que Cuba juegue en la Serie del Caribe

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Supongo que ya saben de la exclusión de Cuba de la Serie del Caribe, a celebrarse pronto en San Juan de Puerto Rico. Problemas de visado impiden que Cuba compita en este evento magno del béisbol del Caribe. Hay mixtas reacciones. Esta quien sabe que la novena de este país hermano añade sazón a un evento como este.

Pero también sé que hay dirigentes de la casa promotora quienes dicen que nada ha pasado, ya que invitaron a Colombia para llenar el espacio que le correspondía a la novena cubana. No importa, después de todo, sigue siendo una serie de seis equipos. Como decía P.T. Barnum, cuya especialidad eran los circos, “the show must go on!"

No tengo dudas que la serie va a ser un éxito, y que los fanáticos del béisbol harán lo que no hicieron en la serie regular del beisbol invernal, ir al parque Hiram Bithorn. Pero ese no es punto. Cuba es excluida por razones que nada tienen que ver con el deporte.

Estamos hablando de una decisión del departamento de Estado de los Estados que sigue las posturas del presidente Donald Trump y sus allegados. El ex-presidente Barak Obama decidió hacer lo correcto, acercarse a la nación caribeña. Pero la filosofía de Obama por la bacineta se ha ido.

Trump ha repuesto la vieja política de la Guerra Fría: fastidiar a Cuba. A esta política retrógrada se une el senador por la Florida, Marco Rubio, un hombre que lo único que me ha mostrado es que no tiene nada que ofrecer. Este señor sufre de exilium tremens, el mal de muchos inmigrantes cubanos de la Florida, a quienes es anatema cualquier esfuerzo por mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. No debe de sorprender la actitud de Rubio. El llegó a Senado norteamericano gracias a los infames hermanos Koch, los mismos que tienen una enorme fortuna debido al petróleo. Para darle un ejemplo de las posturas y el conservadurismo de Rubio, en su última elección rechazó cualquier planteamiento de que el globo están pasando una crisis profunda gracias a la mano del hombre. Este hombre le conviene estar fuera de la realidad. “Pero si el clima siempre ha cambiado”, dijo en una conferencia de prensa, como quien dice aquí no pasa nada. No es sorpresa que este hombre sea, para tomar una frase muy de la Guerra Fría, un “staunch anti-communist”, frase hueca cubierta de polvo, pero que todavía resuena en oídos de los constituyentes del

sur de su estado.

Que los Estados Unidos muestre de nuevo su postura de repudio a Cuba porque no les gusta su gobierno no debe de sorprenderme, pero lo que genuinamente espantoso es que ahora busquen inmiscuirse en los asuntos políticos de Venezuela, otro país tiene un gobierno de izquierda.

Si hay algo que he aprendido a través de los años es que la soberbia embrutece. De nuevo ganaron los brutos de Trump.