Mar04072020

Last update09:26:56 AM

El Día Nacional de las Jockettes en el Hipódromo Camarero

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) ¿Y quién fue el que sentenció, años atrás, que las jockettes no pueden dar con la fusta igual o más duro que los jockeys? Pues, el que lo dijo se quedó bien atrás en la historia.

El domingo en el Hipódromo Camarero, hubo tres carreras de un total de siete, reservadas exclusivamente para jockettes. Fue la manera del hipismo boricua de conmemorar el Día Internacional de la Mujer. No es que la primera jockette llegó los otros días a Puerto Rico. al contrario, llevan varias temporadas montando en la Isla. La mayor parte de ellas han tenido que partir al Norte para buscar mejor fortuna.

La gran ganadora fue, como se esperaba, Cindy Soto, que ha acumulado mucha fortuna en los Estados Unidos. Soto, que comenzó en el hipismo en 2013 , terminó con 22 puntos, llevando al ejemplar Reina Catalina a la victoria en la cuarta carrera y a Lucky Light al tercer lugar en la tercera.

Nicole Disdier y la hace-tiempo-afamada Carol Cedeño quedaron empatadas en la segunda posición.

Es un placer dar mención a que el evento fue bien recibido por los hípicos de la Isla, a juzgar por el monto de las apuestas y el público presente. Por otra parte, se dio el primer clásico en la Isla que gana el entrenador Carlos Navarro y el dueño Charlie Cuprill. La yegua ganadora de este, el Clásico Defensora, fue Elegancia, que no era la favorita en las apuestas pero que por fin se dio a respetar.

El Día Internacional de la Mujer, va más allá de ser un día meramente conmemorativo. Este no es “el Día de la Chiringa”, sino algo esencial. Pensemos en la violencia doméstica, que redunda en asesinatos, mutilaciones y agresiones sexuales.

Considere usted que en los Estados Unidos, la nación más rica del mundo y de la que somos propiedad, no hay ninguna disposición de ley federal que garantiza igual paga por igual trabajo. Obviamente, hay estados separados que corrigen por legislación local esta aberración, pero piense en lo siguiente: en la década de los setenta se logró detener la adopción de una enmienda al Constitución de los Estados Unidos que hubiese garantizado, entre otras cosas, igual paga por igual trabajo.

En Puerto Rico, tomen el caso de la periodista y mujer ancla Celimar Adames, que ha tenido que tomar acción administrativa y luego legal para garantizar justicia salarial. Celimar no es una muchachita que llegó ayer al negocio de las noticias. Trabajamos juntos hace tres casi tres décadas en la agencia The Associated Press. No te quise chotear la edad, compañera Celimar, pero denuncias una situación que es muy seria y dice algo muy malo de las culturas machistas. Celimar, sigue hacia adelante, que tienes la de ganar tu batalla.