Sáb05302020

Last update12:46:29 PM

¿Los juegos olímpicos [post coronavirus] deberían ser entre varios países?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Ya que no habrá Olimpiadas este año, comparto con ustedes unas observaciones. El primer mandatorio japonés, Shinzo Abe, le hicieron ver La Luz. Admitió que no era sabio que este verano la multimillonaria encomienda se celebre ante un mortal virus. También la inicial testadurez de Abe de que Japón sea el anfitrión del magno es la inversión multimillonaria de dinero que cuesta prepararse para este evento. El yen por poco supera a la salud.

Poderes para disuadir a Abe hubo de más, desde el Comité Olímpico de Japón y el mismo Comité Olimpiada Internacional. Cuando esté último dice que no, se acabó el evento. No solo eso sino ya había un cantidad cuantiosa de entidades olímpicas que sentenciaron que sus delegaciones no iban a acudir, punto.

Thomas Bach, el presidente del Comité Olímpico Internacional, ante la la catástrofe nos ha enviado tal vez una energía que está en los cielos, ha intimado que los juegos, que usualmente comienzan en un julio, tendrá que esperar un tanto más de julio/2021.

No culpo la inicial testadurez de Abe. El problema principal con este, el Rey magno de los eventos deportivos, es que cuesta demasiado derramar cada deporte en un solo país—y eso que cada cuatro años se le añaden más deportes. Este problema permanece en resguardo, tomando un asiento detrás de un virus que costara miles de vidas. Me imagino que Abe, antes de que lo convencieran, exclamó, ! Y todo dinero que gaste no puede ser en vano!

El mero costo e inversión monetaria que hacen falta para ser anfitrión relega el ser anfitrión a muy pocos países.

Aún en los grandes poderes celebrarlas es oneroso el gasto. Me acuerdo que hace unos añitos, cuando Gran Bretaña dio los juegos, hubo que eliminar vecindarios enteros en Londres para dar espacio a estructuras deportivas. No hace falta decir que estos barrios eran de clase baja.

Ha llegado el momento de repensar si los magnos deportes olímpicos puedan dividirse entre varios países, algunos del Tercer Mundo. Esta posibilidad hay que considerarla. Sabe Dios cuánto invirtió Japón en estos juegos. Y ni siquiera hablemos del mantenimiento que se le tendrá que dar a las instalaciones olímpicas.