Sáb05302020

Last update12:46:29 PM

Sin salud no hay deportes, con Covid-19, menos. ¡Defendamos la vida!

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) ¿Qué puede uno hacer cuando hay una pandemia que está enviando a tanta gente a la morgue o el hospital? El Covid-19, mejor conocido como el coronavirus, arropa la tierra, y no hay donde meterse ni huir. Este es un virus que no se había manifestado en los seres humanos hasta hace unos pocos meses. Así se ha expresado la Organización Mundial de la Salud, y no conozco de ningún epidemiólogo que haya dicho lo contrario.

El contagio del virus ha afectado los deportes, profesional o amateur, por doquier. Para empezar, el baloncesto de la NBA está paralizado justo cuando las cosas en la temporada se ponían bien interesantes. Primero, la plana mayor de la liga pensó seguir la temporada sin público como manera de prevenir el contagio entre los fans. La opción dejó de serla cuando se descubrió la presencia del virus en un jugador. Desde entonces se han reportado más casos de infección entre jugadores, y verdaderamente ni se sabe cuando se reanuda la temporada, que se acercaba a los playoffs.

La pretemporada (spring training) de Major League Baseball ha quedado hecha trizas. En fin, como los jugadores de cualquier deporte y sus fans son seres humanos, son presa fácil para el contagio. Vivimos de día a día rezando por que esta enfermedad no nos toque.

Los deportes individuales de contacto como el boxeo también están paralizados. Se han cancelado carteleras y cerrado los gimnasios, y con esto el avance de prospectos. Este es el caso de Félix “el Diamante” Verdejo. Ya le llegó a los medios de Puerto Rico que con la clausura temporera del gimnasio de su entrenador Ismael Salas en Las Vegas, Verdejo ha optado por regresar a la Isla. El púgil de Villa Palmeras, tenía planeado pasar una temporada en Las Vegas en preparación para una pelea futura. Pero al momento no tenía ningún encuentro firmado. El Estado de Nevada, donde está Las Vegas, tiene más de mil casos de infección y más de 20 muertes por complicaciones del Coronavirus. Los hoteles no están recibiendo clientes, y Nevada han cerrado los negocios no esenciales. No había razón entonces para quedarse en esa Meca del pecado y regresar a Puerto Rico, donde las cosas tampoco están muy bien que digamos, pero por lo menos es nuestro terruño.

Otro caso es el de Oscar Collazo, medallista de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, quien recientemente hizo su primera pelea profesional. Collazo sí que tenía un combate pautado.

Usualmente, los boricuas, por varias razones, somos los que nos radicamos en los Estados Unidos. Respeto esa decisión, pero no puedo evitar pensar que los boricuas esta vez no tenemos a donde ir. ¡Que regresen a casa! Borinquen.