Mié11212018

Last update02:28:50 PM

Cultura

Engaño

  • PDF

alt(Santo Domingo, 9:00 a.m.) La vida parece empujarte a los excesos, y muchos te aplaudirán, caminarán contigo, te convidarán a su propia fiesta; pero, cuando la misma vida coteje sus cuentas, las facturas te llegarán irremediablemente.

La ilusión de competir, de lograr bienes materiales, ascender socialmente, es una carrera loca que lleva a muchos a afirmar que “el fin justifica los medios”. Sin embargo, creas o no en Dios, la misma naturaleza, en una búsqueda constante de equilibrio, nos muestra cómo funciona la ley de causa y efecto.

Leer más...

Hoy, 19 de noviembre, conmemoramos el ser Boricua

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Hoy es 19 de noviembre. Los puertorriqueños honramos a los ancestros que se mezclaron en Boriquén para amasar esta amalgama cultural que llamamos puertorriqueñidad. La formación de nuestra identidad étnico-cultural fue un proceso doloroso que se inició hace 525 años.

El parto de nuestra herencia ancestral está empañada con el genocidio de los pueblos originarios, la violación de mujeres, el látigo, el maltrato, las cadenas opresoras de los africanos, el desprecio de la metrópoli de los hijos mestizos, el racismo… No fue un proceso fácil, pero no lo podemos negar.

La efeméride del 19 de noviembre evolucionó de la mentira histórica de que Boriquén fue descubierta por Cristóbal Colón en un día como hoy en 1493. El Almirante, cuyo origen es una incógnita, le puso por nombre Isla de San Juan Bautista. La verdad histórica, fuera de que el archipiélago ya había sido descubierto, conquistado y poblado por los pueblos originarios, es que Colón y sus compañeros no fueron los primeros europeos en llegar a las costas borincanas. Hoy sabemos, aunque no lo enseñe aún el arcaico sistema educativo gubernamental, que el primer grupo europeo llegó a las costas isleñas el 3 de enero de 1493 capitaneado por Martín Alonso Pinzón.

Leer más...

Arnaldo Roche Rabell, que vayas bien a tu nueva morada

  • PDF

altAyer murió Arnaldo Roche Rabell. Nunca nos conocimos formalmente. Sólo nos saludamos en una que otra exhibición donde coincidimos. Realmente, nunca asocié su trabajo artístico a su persona. Lo que si puedo dar fe, que desde hace cerca de 20 años, seguía fielmente su trabajo. Para mí, que no soy artista plástico, el genio y figura de Roche Rabell, marcó una impresión en mí que sólo lo puedo reconocer como uno de los más grandes, sino el más grande de su generación.

Es curioso, pero fue en dos hogares del distrito de Miramar, en San Juan, donde comencé a apreciar la expresión artística de Roche Rabell. Es curioso, pues los hogares en donde por distintas razones merodeé, descubrí una vasta y diversa obra, de un genio boricua.

Leer más...

Nuevamente [y aun simplemente] Elimagdy Eunice Amaro Cruz

  • PDF

altEn la columna anterior conocimos la formación educativo-cultural de la artesana, escritora y folclorista, Elimagdy Eunice Amaro Cruz. En este escrito profundizaremos en su pensamiento filosófico cultural y su gesta educativa.

La cultura puertorriqueña es plural en aportaciones y múltiple en manifestaciones. “La cultura puertorriqueña para mí es una rica en costumbres, tradiciones, historias y mezclas. Desde el típico jibarito que nos identifica en tantas imágenes, la influencia española, nuestra herencia taina y nuestra herencia africana, que en este momento ha despertado a través de la bomba en nuestro país. Al tener tanta mezcla e influencias, esto mismo hace que seamos tan diferentes de otras culturas”. 

Amaro Cruz cuestiona la injerencia de elementos ajenos que no aportan al “enriquecimiento y preservación” de la cultura. “De la misma manera a veces la influencia o representación de esta se puede inclinar hacia una de ellas en particular por tiempos. Por esta misma mezcla también se tiende a aceptar todo lo que llega como bueno y hay cosas que lamentablemente no aportan para el enriquecimiento o preservación de la cultura para los que vienen creciendo”. 

Leer más...

Simplemente, Elimagdy Eunice Amaro Cruz

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) La cultura se aprende. En la antigüedad las familias se reunían para intercambiar historias y afirmar sus raíces étnico-culturales. Los areitos de los aborígenes originarios de Boriquén, las fiestas de los pueblos africanos, las reuniones tribales euroasiáticas, las celebraciones de los aborígenes americanos y de los pueblos polinesios eran formas diseñadas para perpetuar la memoria de los ancestros y transmitir la riqueza identitaria.

Aprendías a “ser” escuchando a tus mayores y compartiendo con otros de tu misma edad. La memoria histórico-cultural se transmitía de padres a hijos forjando nexos que los unían no solo como familia sino como miembros de una comunidad integrada por otras familias. La evolución de las sociedades occidentales le fue restando importancia a esa intimación para el aprendizaje que fortalecía los vínculos familiares y acentuaba el sentido identitario. El estado se apoderó de la enseñanza con la única intención de imponer las creencias y opiniones de unos pocos sobre los muchos. Lentamente la familia ha ido desvinculándose, el irrespeto a sustituido la veneración de los mayores, la violencia se ha apoderado de las comunidades, las tradiciones han ido perdiéndose y vamos dejando se ser para convertirnos en ceros a la izquierda. La identidad que nos integra a una nación, pueblo o comunidad se basa en la familia y en el paso de los tesoros ancestrales de los mayores a los más jóvenes.

Leer más...