Mié09202017

Last update04:05:48 PM

Lajas acoge a hijos de Islas Canarias que filman programa de televisión

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Lajas se encontró con sus raíces canarias el pasado domingo durante la visita del equipo de producción del programa televisivo “La Huella isleña”. Los “isleños” fueron recibidos en el Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry por descendientes de familias canarias que llegaron al Valle de Lajas en procesos migratorios que se iniciaron en el siglo XVII y culminaron en las primeras décadas del siglo XX.

El Centro Cultural, el Eco museo Migdalia Jusino, la Asociación de Altares de Reyes Magos, el Ballet Teatro Guaitiao y el Centro Cultural de Guánica presentaron un programa cultural que incluyó un baile y canciones del archipiélago en la costa occidental del continente africano.

“La experiencia fue enriquecedora”, asegura Nancy Vargas Acosta, presidenta del Ecomuseo Migdalia Jusino Acosta. “El encuentro fue una gran reunión familiar. Los hijos del inmigrante nos encontramos con nuestras raíces, intercambiamos experiencias y aprendimos mucho sobre la tierra de nuestros ancestros”.

La familiaridad era tal que en un momento dado Juan Francisco Colón de JFMedia ]]]]]y Sergio Rodríguez, productor ejecutivo del proyecto televisivo, estaban conversando y viendo fotos y videos familiares

“La huella isleña está viva en la gente de Lajas”, indica Rodríguez. “Nos han acogido como primos que no se han visto desde hace tiempo y nos hemos puesto a intercambiar historias de la familia”.

“La verdad es que somos pueblos hermanos”, aquilata Colón. “Hasta el hablar es muy similar al nuestro. Los puertorriqueños no podemos negar nuestras raíces canarias”.

El interés genuino sobre la historia y la situación económica de la Ciudad Cardenalicia, la admiración expresada sobre las bellezas naturales lajeñas, la camarería con la gente y el profesionalismo laboral fueron detalles que le ganaron el corazón de los presentes.

“La verdad es que se acoplaron rápidamente y se integraron con el público”, destaca el Dr. Félix R. Huertas, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores. “Poseen un gran conocimiento sobre el país, su historia y cultura. Tienen un interés genuino con la huella isleña que han dejado los canarios en Puerto Rico”.

Figura principal del ágape lo fue Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de Lajas e Islas Canarias.

“La devoción a la patrona está muy presente entre los lajeños”, indica Mercedes Ortega, conductora del proyecto La Huella isleña. “Los colores del altar en honor a la Candelaria afirman esa gran conexión existente entre dos pueblos distantes con raíces similares. Era estar en casa”.

Ese “estar en casa” fue la sensación que predominó entre los concurrentes a la recepción en honor del equipo del proyecto televisivo.

“Canarias es para nosotros la Madre Patria”, afirma Vargas Acosta. “Los canarios, un pueblo que nace de mezclas entre guanches, conquistadores, africanos, sefarditas, portugueses y otros pueblos que llegaron al archipiélago habían sobrepasado los prejuicios étnicos para fundirse en Borikén con los taínos, africanos y otros emigrantes europeos para dar origen al puertorriqueño”.

“Somos hijos del mestizaje, como lo es la tierra de origen de nuestros ancestros”, añade.

La visita de Canarias motivó que las generaciones más jóvenes de los emigrantes canarios indagaran sobre la historia de sus mayores.

“Fue un maravilloso encuentro de hermanos y hermanas canarias. Gracias a Felix Cruz nació una nueva familia. Sí que sí. Planificó ir a visitarles y abrazarles allá. Mi segunda patria, Canarias, Tenerife, Arona”, expresa un emocionado Eduardo Quijano, director de la Oficina de Asuntos Comunitarios de la Universidad Metropolitana en Cupey.

Tres generaciones de la familia Quijano estuvieron presentes en Lajas honrando a Severina Morales González, bisabuela de doble vínculo del licenciado Quijano porque sus padres eran primos hermanos.

“Severina Lorenza Morales González nació en Arona, Tenerife. Ella, no superó la ausencia de su terruño. Hoy, representamos su regreso a su Arona amada. Yo adquirí dos patrias. ¡Viva Arona, Tenerife y Viva Puerto Rico! Dios bendiga a la familia canaria”, exclama Quijano.

El padre de Quijano, del mismo nombre, comentó lo importante que su abuela fue para su padre Rafael.

“Abuela murió de parto en 1904. Papá tenía tan solo trece años. En mi familia el nombre de la abuela solo se les ha dado a varones, nunca a las hembras porque ella decía que su vida era sufrida por estar lejos de su tierra y de sus seres queridos. Papá nos enseñó a conocer a su madre y a sentirnos orgullosos de ser canarios”, explica el abuelo Quijano. “Yo fui a Canarias en busca de mis raíces. Me sentí en casa”.

Para el Dr. Pablo L. Crespo Vargas, descendiente de Santiago Acosta Vélez, la visita del equipo de La Huella isleña le permitió indagar sobre sus orígenes ancestrales.

“No conocí sobre mi ascendencia canaria en la infancia. Ha sido un proceso de investigación y un encuentro con una gran familia extendida que integran a los descendientes de Santiago Acosta Vélez y Ramona Ortiz De Santiago”, comenta el historiador.

Santiago Acosta era hijo de Marcos Acosta y Dionisia Vélez, un matrimonio canario muy devoto de la Virgen del Carmen y de la Candelaria. Santiago y Ramona procrearon once hijos cuyos descendientes se encuentran diseminados entre los pueblos de Lajas, San Germán y Cabo Rojo, explicó Crespo Vargas

“La familia ha guardado celosamente dos imágenes que pertenecieron a Santiago”, explica Crespo Vargas, mientras sostiene una urna que guarda una imagen de la Virgen del Carmen que tiene 163 años con la familia. “Nosotros conservamos la imagen de la Señora del Monte Carmelo y otra rama de la familia guarda la de Nuestra Señora de la Candelaria”.

Fue muy emotivo escuchar las notas de una canción folclórica canaria que enfatiza que “Canarias es la tierra del gofio, del vino tinto y del plátano”.

Ortega bailó junto al Ballet Teatro Guaitiao un baile canario, muy parecido a los puertorriqueños.

“Acoger al grupo de hermanos canarios nos ha permitido honrar los elementos culturales que heredamos de ellos los puertorriqueños”, expone el Dr. José Luis Vargas, presidente del Centro Cultural de Lajas. “La afabilidad, la familiaridad, los bailes, la música tradicional, algunas delicias culinarias y el gofio son solo algunos de los regalos con los cuales nos han bendecido los hijos e hijas de las míticas Islas Afortunadas”.

Los invitados fueron agasajados con una ovípara cena que incluyó chillo, arroz con gandules, pasteles, pernil, tembleque, arroz con dulce, almojábanas, flancocho, ensalada de frutas tropicales… y algunos postres canarios. Vargas y las organizadoras del ágape, Elba Nydia Pérez y Mirta Vargas, le entregaron unas imágenes de la Candelaria y canastas con dulces típicos, coquito y sangría a los invitados.

El equipo de trabajo de “La Huella isleña”, Sergio Rodríguez, productor ejecutivo; Luis Luque, director; Mercedes Ortega, conductora; y los camarógrafos Jorge Dópico y Christian Lage, estarán en Puerto Rico hasta el 22 de febrero. Además de Lajas los integrantes del proyecto entrevistarán a descendientes de canarios en Mayagüez, Hormigueros, Hatillo y San Juan.