Dom08252019

Last update02:46:42 PM

Contra canto a Venezuela – recordando a Chávez

  • PDF

(San Juan, 3:00 p.m.) Venezuela, caribe y nervio. Venezuela a veces con sol alto y humaredas. Otras veces, la sangre asalta su propio estado de sitio, todo se desencuentra, y la soledad pasa eligiendo cadáveres entre la muchedumbre. Venezuela que tiene pedazos de antillanía, de regiones sedientas de libertad, Venezuela: no sé dónde.

Creo que la miraré con estos ojos de poesía, a veces tan inútil cuando la verdad política de un pueblo vive en alambradas de propaganda, o en las mocedades de una causa que no quiere llegar a los oídos; creo que siento este corazón venezolano y a su diestra, la espada de Bolívar; ese surco fuego, donde un pueblo que cree en la revolución bolivariana lucha y vocifera; no sé qué nos abandona más, si la razón desde dónde quiere la política llevar su diatriba de revelaciones, o el golpe cada día más frío de las noticias contraladas por los que no están allí, y solo suscriben las fronteras del conflicto. ¿Cuántas orillas podemos contar de ese río? Sé que hay llanto, sé que nada se esconde y, sin embargo, todo sigue vacío.

El cambio social debe subsistir, y el cambio político abrir el futuro. Algo tiene que pasar en Venezuela para volver a la raíz, pensando en Hugo Chávez. Todo se aleja desde sí mismo, ¿existe el prodigio de la izquierda? ¿podemos descansar en esa mayoría que ruge y revoluciona? ¿quién destroza la continuidad del ancestro, y llena de hambre los gritos y las mamparas? Aquí estoy sin escribir una esperanza, me busco en los titulares, veo pantallas manchadas con abismos, veo gente cada día más lanzada al dolor y la confusión. ¿Alguien sabe dónde duerme la voz primera?

Sí, no puedo escribir otra cosa. Aquí a mi lado, derechas e izquierdas, y me siento arrobado por estos gritos del niño que perdió lo que tenía en un incendio provocado en la ceguera, en esos que no tienen qué comer, mientras mi país, llena los hoteles y las playas con una crisis histórica, según los expertos del suspenso. ¿Qué es verdad y qué es mentira?

Mi parte es esta postdata contra el silencio, en un contra canto por Venezuela, recordando a Hugo Chávez.