Dom12172017

Last update10:00:40 AM

Todo boricua lleva pintada la bandera en su frente

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 am) Un boricua en San Juan se levanta con el sonido de la cuidad, en Yauco con el olor a café, en Rincón con el romper de las olas, en Adjuntas con el frío de las montañas, en Hatillo con el sonido del ganado, en Fajardo con el sol naciente y en Lajas con el olor a piña.

No importa donde esté cada boricua se levanta con la frase "vamos a echar pa'lante" con una tasa de café en mano. Con cada nuevo amanecer los boricuas aramos las calles para sembrar con nuestro trabajo un canto glorioso a la Patria. Porque la Patria se siembra no solo en la tierra sino en cada rincón del país o en cualquier parte del mundo donde haya puertorriqueños. Con el trabajo edificamos un país nuevo y nos damos una oportunidad para mejorarnos como boricuas.

El boricua trabaja para dar futuro a sus hijos, a su familia y a su tierra. Cada boricua lleva en la frente estampada la bandera con sus colores más vivos rojo, azul claro y blanco mostrando la identidad que llevamos como nuestra mancha de plátano.

Lamentablemente, por todos los medios comunicativos vemos como el gobierno sigue manchando de negro nuestra bandera con actos sucios tratando de eliminar cualquier rastro boricua como sacar los días festivos de nuestros próceres y ahora cambiar la semana de la puertorriqueñidad por la semana de estudios sociales.

El gobierno pretende reencarnar la ideología de Hitler viendo la cultura y la patria boricua como una peligrosa y dañina hacia la estadidad. Con palabras deshonestas y promesas inútiles desean engañar al boricua libre como lo hace todo dictador.

El boricua no come cuento. Cada mañana el boricua hace que nuestra bandera sea dorada haciendo a su país grande.

Henchidos de orgullo vimos un joven que se graduó con una gallina, Lencha, símbolo de la nueva Patria. Este joven honró el sudor de su trabajo, su amor a la tierra y su convicción de que si podemos. Las gallinas sustentaron sus estudios y sus esfuerzos honraron la Patria. Puerto Rico cuenta con una juventud que lucha por una educación digna y libre para las siguientes generaciones. Los jóvenes reclaman su derecho a ser puertorriqueños, boricuas, en su tierra, su Patria.

La confianza en el porvenir se acrecienta cuando vemos como miles de personas donan no lo que les sobra sino lo que tienen a otros para darle otra oportunidad para continuar con sus vidas. La Patria aplaude cuando profesionales y atletas se hacen destacar a nivel mundial con la frase "yo sería borincano aunque naciera en la luna".

Cada vez que un boricua llega al salón de la fama, cuando una madre o un padre tienen más de un trabajo para que sus hijos tengan un plato de comida, cuando hombres y mujeres montan sus propios negocios para que la economía sea local, cuando vemos actores, artistas y escritores haciendo arte en las calles y llevando la voz cantante en critica a nuestro gobierno, cuando vemos agricultores vendiendo sus frutos en las plazas de mercado, cuando vemos artesanos vendiendo sus obras en las ferias, cuando un joven no se rinde estamos reconstruyendo la Patria.

Día a día, aunque no nos demos cuenta, hay un joven que pinta banderas por los 78 municipios. Plasmando nuestro símbolo en cada pueblo él crea conciencia de que somos puertorriqueños. El gesto de este joven que sana su dolor sanando el de todos es lo que nos hace comprender lo valioso que es un boricua. Porque queramos o no, todo boricua lleva la bandera pintada en su frente.