Dom11192017

Last update11:34:46 AM

Ismael Rivera en Colombia: negrura de la pura

  • PDF

(San Juan, 1:00 p.m.) Venir a Colombia para hablar de Ismael Rivera. En particular, porque el pueblo salsero de este país, independientemente de los cambios generacionales, se ha mantenido mucho más vinculado e interesado por el género, que en el propio Puerto Rico. En esta medida, a distintos niveles generacionales, en este país latinoamericano, Ismael Rivera es un ídolo popular.

La memoria de Rivera se comunica a través de los círculos de “oración” a él, que se conocen en América Latina por los “Maeslistas”. Grupo de personas dedicadas a estudiar su obra, su persona y más que nada su legado musical. En Colombia, Venezuela y en parte de Panamá, estos grupos son reales, como forma de expresión cultural, y se expresan por las redes sociales, por encuentros que realizan, o meramente en tertulias ocasionales.

Pero Ismael Rivera dejó una presencia en Colombia muy vinculada a su vez con consideraciones raciales. No es un dato muy conocido que al final de su carrera musical, antes del silencio al que por razones de salud y otras entró en el 1983, uno de sus últimos conciertos internacionales fue en la ciudad de Buenaventura, Colombia. Esta ciudad en la costa Pacífico de dicho país, es un centro histórico de la cimarronería, baluarte de la comunidad afrocolombiana.

Es un dato musical importante de recordar, que a Buenaventura la orquesta musical Niche, oriunda de Cali, Colombia, le dedicó el tema Buenaventura y el Caney. Un tema que habría que estudiar para ver la vinculación entre los negros de Puerto Rico y los de Colombia. Pensemos.