Lun12182017

Last update10:00:40 AM

Celebrar la navidad en Mayagüez cuesta $300,000

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p. m.) La celebración de la navidad este año está cargada de conflictos y sentimientos profundos. La devastación dejada a su paso por el huracán María ha impactado la vida de todos en el país. Unos están muy tristes porque lo perdieron todo, estas familias carecen de techo, alimentos y vestimenta. Otros tienen techo, pero no alimentos. Algunos no sufrieron daños directos por el huracán, pero si por el colapso del sistema energético del país. Unos pocos actúan como lechuga fresca y siguen malbaratando recursos como si nada hubiese pasado.

Puesto el dolor y el temor ante un futuro incierto a un lado, la gran mayoría de los puertorriqueños estamos tratando de superar la nefasta experiencia para continuar con nuestras vidas.

“No podemos continuar paralizados”, asegura Johanna Matos de Guaynabo. “La vida continua, el desastre pasó y tenemos que volver a la normalidad”.

“El gobierno se ha tardado demasiado en retomar el mandato del país. Se congelo de tal manera que los ciudadanos le pasamos por el lado. La gente se ha movido más rápido que el gobierno”.

“El Gobernador Rosselló y su administración deben ponerse para su número y organizarse para que marchen al ritmo de los ciudadanos”.

El ritmo de la cotidianidad ha vuelto a muchos hogares a pesar de la falta del servicio de energía eléctrica. La radio toca aires navideños. Los municipios anuncian encendidos navideños y fiestas para alegrar los corazones. Sin embargo este retorno a la normalidad ha estado cargado de críticas por lo que algunos consideran despilfarros innecesarios en tiempos de estrechez económica y dolor.

Mayagüez llevó a cabo su encendido navideño para el feriado de Acción de Gracias. El ayuntamiento municipal está adornado con luces y figuras relacionadas a la festividad navideña. Un inmenso ángel lleva el mensaje esperanzador de “Mayagüez se levanta”. La plaza Almirante Cristóbal Colón tiene luces, figuras y un carrusel para que los chicos disfruten.

Para evitar una sobrecarga del sistema de energía eléctrica que ya tiene el casco urbano, el municipio adquirió dos generadores para encender su alumbrado navideño. El costo de la decoración ascendió a $300,000.

Mientras unos aplauden y disfrutan de los adornos y el elegante nacimiento en el atrio de la Casa Alcaldía otros lo han condenado duramente.

“No creo que Mayagüez debió gastar $300,000 en el encendido navideño”, afirma María Rosado. “Puerto Rico está en crisis y debemos ser conservadores en los gastos”.

“No podemos celebrar mientras hay personas que se acuestan sin comer en el país”, indica José Hernández. “Ese dinero se pudo emplear en ayudar a los que perdieron sus casas en el Maní (sector del Barrio Sabanetas en Mayagüez)”.

“Estamos hablando de una fortuna pagada por contribuyentes. No sabemos cuántos negocios sobrevivirán este terrible momento”, expresa Ana Lugo. “Mayagüez tiene un déficit presupuestario, las fábricas están cerrando… Es inaudito. ¡Una botada de dinero!”.

La mayoría de los entrevistados concordaron en que hay que celebrar la navidad.

“Critican y critican, pero mira esta belleza”, señala Porfiria Díaz. “Critican que se gastó dinero, no niego que hay que ser cuidadosos, pero necesitamos alegrar el alma. El huracán nos puso de rodillas para adorar al Niño que nación en Belén. Hablaremos de gastos luego, ahora voy a divertirme, que ya soy vieja y me queda poco por esta tierra”.

“La decoración es un sueño. Un cuento de navidad hecho realidad”, enfatiza Agustín Martínez. “Yo me la voy a vivir todita hasta el final. Estas fiestas cantaré y beberé pitorro porque estamos vivos y vamos pa’lante”.

“Los políticos son todos unos ladrones, pero esta decoración no la estamos robando todos”, asegura Juan Ramírez. “Basta de quejas y llanto. Esto es hermoso, mágico. Por ahí vendrán los del contralor y las batatas políticas a hacer su bochinche, pero ahora es nuestro momento para disfrutar. No más llanto. A cantar y gozar que llegó navidad”.

“La envidia se los corroe”, dice una sonriente Vicky Martínez. “Los mayagüezanos somos perros… Mira lo bello que es esta decoración. ¡Que sufra el que quiera! De nosotros se olvidaron. Nos las vimos negras. Nadie vino a darnos la mano, era como que no existíamos, que éramos otro país. Ahora vamos a cantar y gozar. Los invitamos a todos porque todos somos boricuas”.

Otros municipios del suroeste, área de la Isla menos impactada por los vientos huracanados de María, han anunciado encendidos navideños o actividades relacionados a las “fiestas reales de nuestro lar”. El primer fin de semana de diciembre, 1 al 3, La Parguera en Lajas se llenará de luces, elfos y Reyes Magos, para alegrar el corazón de los visitantes del principal polo turístico de la Ciudad Cardenalicia. Moca celebrará el viernes 1 su Noche de Galería como primicia de las festividades. Guayanilla celebrará su tradicional Cantata de las Mañanitas a la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre en la Plaza Pública.

En la costa norte del país, Dorado celebrará una vez más la “Noche en el Paraíso” el 1 de diciembre como inicio a la temporada navideña. Artistas como Julio César Sanabria, Alexander y su nuevo son, Pedrito Guzmán de Jíbaro Jazz y la agrupación Alambre Dulce alegrarán la noche que comenzará a las 6:00 pm.

El país autónomo de Caguas llevará a cabo el evento Al Fresco en versión navideña el 1 de diciembre en el Paseo de las Artes con músicos como Víctor García y la Sonora Sanjuanera, Harold Pratts y Jíbara Banda y el Coro de Niños de Caguas.

El 23 de diciembre Mayagüez volverá a vestirse de gala con un festival navideño amenizado por Alfonso Vélez “El Fua” y José Noguera. El 30 de diciembre tendrán también un parrandón con la Trulla del Nuevo Milenio.

Por otro lado la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, anunció que las Fiestas de la Calle San Sebastián se llevarán a cabo en enero del 2018.

Para muchos la gran interrogante que es ¿está bien celebrar la navidad en medio de tanto dolor?

“La Navidad es por sí una temporada muy triste para muchos”, asegura Sylvia Rosario Geigel, concejera y terapista. “La soledad se agudiza en medio de la algarabía y se disparan los tensores emocionales incrementando la desesperanza. Las estadísticas demuestran que es en la época navideña donde más suicidios se registran”.

“El pueblo está agobiado y apesadumbrado por la catástrofe, pero a la vez está hastiado de escuchar hablar del mismo tema. Divertirse, distraer la mente en medio del dolor ayuda a sanar las heridas y recobrar la esperanza”.

“El compartir con familiares y amigos momento alegres, reafirmar la fe y avivar la llama de la esperanza de que vamos a salir del hoyo en que estamos y construir un mejor país son elementos esenciales en este momento de incertidumbre”.

“Todos queremos confiar en el mañana, pero hay demasiados escollos, mentiras y engaños. La gente está desilusionada, apática al gobierno, los políticos, los religiosos hipócritas”.

“Pasamos de la etapa de la negación a la de aceptación y ahora estamos en vías de reconstrucción. La algarabía de nuestras tradiciones, el amor a los familiares y la expectativa de un nuevo año próspero y feliz son motivaciones necesarias para que podamos continuar adelante”.

“La tristeza quedó atrás. En este momento vamos a celebrar como hermanos lo que somos, puertorriqueños, porque es en la afirmación de los valores que nos unen como pueblo donde encontramos la fortaleza para reconstruir el país y ayudar a los demás”.

¡Felices pascuas!