Mar04242018

Last update01:24:29 PM

Rosario Méndez Paneda escribe cuentos de la mujer negra

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Recientemente, la Cátedra de Mujeres Negras Ancestrales (CMNA) que dirige la escritora Yolanda Arroyo Pizarro, publicó cuatro cuentos de la profesora universitaria y crítica literaria Rosario Méndez Paneda. Los textos incluyen dos narraciones sobre personajes históricos: Maestra Celestina Cordero y Pura Belpré y los otros son historias ficticias sobre mujeres que rompen esquemas tradicionales en tiempos de la esclavitud, una aprende a leer y la otra se niega a reproducirse.

“Las publicaciones de mis trabajos son un gran logro personal y del colectivo del CMNA”.

“Para escribir las narraciones históricas tuve que investigar la vida de dos mujeres que aportaron grandemente a la cultura puertorriqueña y han sido postergadas por el oficialismo. Estas investigaciones me han permitido también llevar a cabo una labor de divulgación para que se las conozca más y puedan salir de la invisibilidad a la que han sido relegadas”.

Las otras dos narraciones tratan sobre el tema de la libertad. La libertas que te da el conocimiento y la decisional sobre el uso de tu cuerpo.

“La libertad de Justa trata de una esclava que consigue su libertad y logra aprender a leer. A pesar de que se lo tenían prohibido, algunas esclavas lograban aprender a leer a escondidas a riesgo de que las descubrieran y les aplicaran un terrible castigo. Finalmente, El secreto de Matilde gira alrededor de una esclava que promete a su madre que no tendrá ni un solo hijo en esclavitud”.

La Catedra de Mujeres Negras Ancestrales es un proyecto que tiene como misión no solo el rescate de la mujer afrodescendiente sino la formación de escritores e investigadores históricos que transformen la literatura y reescriban la historiografía nacional otorgándole el lugar que le corresponde a la mujer negra en la constitución de la nación puertorriqueña. La profesora Yolanda Arroyo Pizarro organizó el proyecto en San Germán.

“Llegué a la Cátedra de Mujeres Negras Ancestrales (CMNA) por amistad, siguiendo a mi gran amiga la antropóloga Raquel Brailowsky quien me invitó a participar en el grupo”.

“La CMNA es un proyecto de creación literaria, dirigido por la escritora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro, que responde a la convocatoria promulgada por la UNESCO de celebrar el Decenio Internacional de los Afrodescencientes 2015-2024”.

“El objetivo de la Cátedra es estudiar la historia de la negritud y la afrodescencdencia desde una óptica antiracista. Los textos creativos hacen énfasis en la presencia de las mujeres negras que ha sido invisibilizada a lo largo de la historia”.

“A través de nuestros escritos queremos resaltar las voces de las mujeres negras esclavas que lucharon por lograr su libertad, enfatizamos una imagen de rebeldía y lucha que se opone a la imagen de sumisión bajo la que se han presentado en muchas ocasiones”.

“Algunas de las mujeres protagonistas de los textos de la Cátedra son personajes históricos como es el caso de la maestra Celestina Cordero Molina o la bibliotecaria Pura Belpré, otras son personajes ficticios construidos alredor de nombres extraídos de breves noticias sobre esclavas negras que aparecen en el periódico La Gaceta de Puerto Rico del 1806-1902”.

“Es un proyecto muy hermoso que combina la creación literaria con la investigación historiográfica con el objetivo de honrar y documentar la vida de lucha de las mujeres negras en Puerto Rico. A través de los trabajos de la Cátedra se rompen los límites entre la historia y la ficción”.

“Los talleristas de la Cátedra incursionamos en la historia para recrearla, inventarla, deshacerla y volverla a componer y de esta forma dar voz a las mujeres que llevan tanto tiempo silenciadas en un deseo común de ofrecer otras versiones de la historia oficial tan necesarias en la búsqueda de una sociedad más justa, más igualitaria”.

La educación es la única arma capaz de desarraigar el racismo en la sociedad puertorriqueña.

“La única forma de corregir el discrimen es a través de la educación. Por eso el proyecto de la Cátedra es tan importante, los textos tienen como protagonistas a mujeres negras que demuestran su fuerza, su rebeldía y su deseo de romper con las cadenas de la esclavitud. Conocer sus historias, nos permite reescribir la historia desde la perspectiva de los que han sido invisibilizados, del lado de los vencidos”.

El proyecto desarrollado e implementado por Arroyo Pizarro ha sido exitoso.

“El éxito y la excelente acogida del proyecto son un reflejo de ese resurgir de conciencia sobre la negritud que mencionas. Yolanda Arroyo Pizarro, directora de la Cátedra, durante los dos últimos años ha visitado distintas escuelas y universidades del país presentando el proyecto, e incluso en abril de este año lo presentó en la universidad de Harvard y la respuesta de las diferentes audiencias ha sido maravillosa, siempre logra despertar una profunda curiosidad y una valoración positiva y necesaria del proyecto”.

“Dar a conocer a las mujeres negras puertorriqueñas que han estado invisibilizadas a lo largo de la historia de Puerto Rico sigue siendo muy relevante”.

“Hasta ahora, bajo la Cátedra y editados por Yolanda Arroyo Pizarro se han publicado 27 textos. Veintisiete historias de mujeres que merecen ser contadas; a través de los relatos, esas mujeres esclavas, cimarronas algunas, todas ellas rebeldes cobran vida y pueden ocupar el espacio que les ha sido negado durante muchos siglos de discriminación y que por justicia les pertenece. Son textos híbridos que se nutren de la historia para dar lugar a una ficción que represente de una forma más justa, más humana, la vida de las mujeres negras ancestrales”.

Para Méndez Paneda, nacida y criada en España, la catedra ha servido no solo para concienciarla sobre la mujer afrodescendiente sino para convertirla en cuentista.

“La Cátedra me ha convertido en una narradora. Toda mi vida me he considerado una lectora, mis publicaciones estaban restringidas al ámbito académico, relacionadas con la crítica literaria, sin embargo el participar en el taller de creación de la Cátedra me ha permitido explorar mi faceta como escritora, creadora de mis propios textos”.

“Durante los dos años que llevo participando en el proyecto he aprendido muchísimo, disfruto especialmente la parte de la investigación , el poder conocer la figura de Celestina Cordero y su lucha por lograr que la nombraran maestra de una forma oficial o la de Pura Belpré quien decidió crear sus propios cuentos para que la Biblioteca Pública de Nueva York tuviera textos de la cultura puertorriqueña me ha acercado a otra parte de la cultura puertorriqueña que no conocía y me ha permitido también lograr que ambas figuras muy desconocidas todavía hoy se conozcan un poco más”.

“Mis otros dos textos surgieron en relación a un dato que encontré en la Gaceta de Puerto Rico del año 1872, en el caso de Justa, y el de Matilde en el "Listado del Registro de Mayagüez de 1872", crear sus historias y que se convirtieran en voces que lucharon por su libertad ha sido un ejercicio muy satisfactorio para mí como mujer y creadora. Incursionar en la historia oficial y poder escribir una narración de vida que ayude a conformar otra versión de la historia de la esclavitud ha sido una gran alegría para mí”.

“La Cátedra me ha permitido también incorporar en el proyecto a mi hermano, Tomás Méndez, acuarelista español, quien me ha ilustrado tres de los cuatro cuentos y a mi amiga, la artista española Teresa García, quien ilustró El Secreto de Matilde. Poder compartir lo que iba aprendiendo con ellos más allá del Atlántico ha sido un valor añadido, sus hermosas ilustraciones reflejan también su excelente acogida al proyecto”.

“Finalmente, el intercambio con los otros talleristas: Yolanda, Zulma, Raquel, Tania, Eloisa, Tite, Carlos, Efrain, Lala, Ingrid ha sido un gran regalo de amistad, llegué siguiendo a una amiga, y esos poetas y cuenteros, artesanos de la palabra, me han enseñado una versión de la historia que no conocía y me han regalado su amistad”.

La cátedra estimula la interconexión con el resto del Caribe negro.

“Es necesario una mayor comunicación e intercambio con el resto del Caribe para poder conocerlo mejor y poder también reconocernos en los países vecinos. Participar en proyectos como la Cátedra,que reivindica la importancia de los estudios afropuertorriqueños es una forma de acercarnos a los otros países del Caribe.”

La Dra. Rosario Méndez Paneda es catedrática del Departamento de Lenguas y Literaturas en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, recinto de San Germán, ciudad en la que reside junto a su familia.