Dom04222018

Last update03:42:06 PM

El Gas en Fila o el regreso a la microhistoria

  • PDF

alt[Nota editorial: palabras pronunciadas en el panel reactivo a la presentación de Félix Cruz al libro El Gas en Fila, el cual se presentó el pasado viernes 9 de febrero en la librería Casa Norberto].

(San Juan, 10:00 a.m.) La aportación más de importante para mí de este trabajo es precisamente que se inserta en la onda de la [micro]historia. Según la Wikipedia, esa fuente de consulta postmoderna rechazada por muchos académicos, “La microhistoria, es una rama de la historia social de desarrollo reciente, es la historia general, pero analizada a partir de un acontecimiento, un documento o un personaje específico”.

Cuando ya el País comienza a “recuperarse” (hace intentos de regresar a la “normalidad” pre huracanes, si es q eso es posible) se hace importante mantener la memoria histórica de estos acontecimientos de septiembre de 2017. No solo lo relacionado a los datos científicos de los fenómenos atmosféricos que azotaron nuestro territorio, sino las respuestas gubernamentales a todos los niveles, desde los alcaldes, a las hasta ahora “todopoderosas” agencias federales, pero más importante aun la respuesta social y comunitaria que surgió de manera silvestre en las semanas posteriores al paso de los huracanes. Esto último es lo que Daniel Nina y Neysa Jordan logran capturar de manera brillantemente sintética en este libro de apenas 79 páginas y 30 fotografías.

A mí el libro ¨El Gas en fila¨ me provoca una multitud de preguntas, algunas de las cuales ya han sido motivo de discusión en nuestro programa “Temprano en la Tarde” que mantengo de lunes a viernes a las 4 de la tarde, junto a Gary Gutiérrez, por WPAB 550 AM y que puede ser escuchado en el Área Metropolitana y fuera de la Puerto Rico a través de la internet y de aplicaciones para teléfonos móviles.

Algunas de estas preguntas son ¿Tendrá efecto el huracán y las semanas siguientes en la mentalidad de la gente? ¿Provocará cambios en la ¨mentalidad del colonizado¨ que arropa la sociedad y el liderato gubernamental, político y empresarial de Puerto Rico. ¿Sigue el puertorriqueño confiado en que el americano lo va a salvar?

¿Qué imagen del “americano” saldrá como resultado de los acontecimientos post María?

¿Será que Puerto Rico es de facto y de jure el gran experimento neoliberal del “Capitalismo del Desastre” que denunció Naomi Klein en su reciente visita y que tan magistralmente explica en sus libros y a través de la revista The Intercept?

¿Nos hicimos más solidarios o mejores personas las filas como dice Daniel?

¿Una vez q tengamos, energía, agua, comunicaciones, internet nos seguiremos preocupando por el vecino?

La experiencia en el sur de PR, tuvo muchas coincidencias con las narraciones de Daniel y las imágenes de Neysa... pero también algunas diferencias...

En mi caso, hice causa común con mis amigos Gary Gutiérrez y Sharon Clampitt compartimos nuestro efectivo, gasolina, comida y lecturas, retomamos las bicicletas para evitar por un tiempo las filas y nos resultó.

Fuimos testigo del aumento temporero de la gente de diferentes niveles socioeconómicos retomando la bicicleta, igual que nosotros como medio de transportación. Fuimos testigo de la función social de los “Food Trucks”, los restaurantes chinos y los colmados de barrio. La solidaridad de los vecinos fue maravillosa. Me tomó por sorpresa q la gente redescubriera la radio AM.

Por nuestro programa radial pasaron portavoces de comunidades y organizaciones y a falta de teléfonos esa volvió a ser la forma de hacer llegar los mensajes a las autoridades, por relevo.

Pero al final... ¿en verdad aprendimos algo de esto? ¿Se podrá medir nuevas formas de resistencia a mediano o largo plazo?

Otras preguntas que me molestan, porque el silencio atronador de los medios de comunicación y del propio gobierno, ¿Porque ni el gobierno de PR o de USA hablan de regular las compañías de telecomunicaciones y sus instalaciones o servicios? Sin embargo, algún legislador aburrido ya propuso regular las estaciones de gasolina?

Y una última reflexión en esa misma línea, hablamos de la incompetencia del gobierno, pero ¿y que de las empresas privadas? ¿Se imaginan que las privatizaciones impulsadas desde el gobierno y los partidos rojo y azul, de la AEE o las escuelas sean como el servicio al cliente de Liberty, Claro o AT&T? Creo que si no hacemos algo estamos condenados a un eterno ¨purgatorio¨ prolongación de este que arrastramos tras María.

Ya el tiempo dirá...