Lun10152018

Last update10:30:25 AM

Mefistófeles se reúne con el gobernador, ¿de qué hablaron? (noticia en ficción)

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Anoche tuve una horrenda pesadilla. Soñé que Mefistófeles había comprado un apartamento en el Viejo San Juan. Me sorprendió mucho encontrarlo con cornamenta y rabo deambulando por la calle Fortaleza. El segundo en mando de las huestes infernales observaba en la lejanía la procesión de ramas. Mire a todos lados, pero nadie parecía inmutarse ante tal portento.

Intenté no mirarle, pero la curiosidad me venció. El gran general se percató de mi mirada fortuita. Mi lenguaje corporal me traicionó, no pude evitar una mueca de terror. Aterrorizado vi a sus ojos mirarme fijamente. Hizo señas de que me acercará. Esquivé la mirada. Quise en vano resistirme, mis pies se movieron solos.

Riéndose fuertemente me comentó, “Eres privilegiado. Me puedes ver. No te asustes, que solo es fama lo que me precede. Ven te invito a un cafecito, por supuesto bautizado con pitorro, por lo del fuego y el calorcito”.

No podía evitar los temblores de mi cuerpo. Estaba aterrorizado ante tan inesperado encuentro. Conocía muy bien quien era Mefistófeles. Segundo en mando en el infierno y seductor de almas, confundido muchas veces con Satán porque su poder era ilimitado. Imposibilitado de moverme, no me quedo de otra aceptar la infernal invitación.

La conversación al principio fue trivial. Fue tan aburrida que por poco me duermo. Me pellizcaba constantemente por recelo a que en el sueño perdiera el alma. Empero llegó el momento en que el general del averno se confesó conmigo y la conversación cambió de tono, de anaranjado a rojo azulado.

“Estoy de vacaciones en Puerto Rico. En el infierno estamos construyendo unas excelentes villas a la orilla del lago de fuego para politicastros, focas amaestradas y fanáticos descerebrados y aproveché unos días para descansar y a la vez buscar trabajadores masoquistas comprometidos y dedicados. Sabes almas dis que piadosas, pero listas para el látigo infernal”.

“Habíamos enviado a una diablilla a promocionar las villas entre las clases acomodadas de la Isla, pero se enamoró de este infiernillo y decidió meterse a la política. La eligieron a un puestito político y a cantos religiosos está haciendo un excelente trabajo segregando y excluyendo a todos los que pueda. La niña hace un trabajo excepcional”.

“Los reportes que nos envió me motivaron a subir y deambular por estos lares para comprobar su veracidad. Sabes bien que los diablillos son mentirosos. No se les puede creer ni cuando les preguntas la hora. ¡Ja,ja,ja! Cosillas de familia”.

“Cuando llegué quedé impresionado. Por un momento pensé que el de arriba me había sacado del averno y llevado al paraíso. La diablilla se quedó corta en sus reportes”.

“Esto aquí es el nirvana para nosotros. Nunca habíamos visto tanto talento infernal junto. Mentirosos, corruptos, hipócritas, ladrones, traidores…y todos listos para irse de paseo a las pailas”.

“A eso hay que sumarles los protomártires. Sufren en gozo los abusos. No protestan, guardan silencio. ¡Tienen un aguante espectacular! Piensan que van al hogar de arriba, pero se hacen cómplices y bajan a disfrutar de la barbacoa que tenemos en casa”.

“Los mejores son los seguidores que aplauden y aplauden como si a ellos no les fuera a tocar el asunto. Justifican lo injustificable y aceptan con beneplácito todo golpe bajo que venga. A estos los usamos como trabajadores, por eso ando por estos lados. Adiestrar politicastros toma tiempo, pero estos abusados gozosos van derechitos a la cantera sin quejarse”.

“Imagínate, con tanto político y religioso chanchullero que hay en esta islita se necesitan trabajadores diestros en el masoquismo”.

La conversación me incomodaba. El calor que emanaba Mefistófeles era infernal. Apestaba a azufre.

-Don Mefistófeles tengo un compromiso”.

“Llamarme Mefis. Mira el compromiso es recoger tu ramita, pero te tengo un negociazo. Necesito un lugarteniente que me ayude en la tarea. Tenía al de Fortaleza que nos envió más de un millar de almas y supo ocultarlas muy bien. Sabes en este negocio hay que ser sutil, tener cara de niño o niña bueno y ser hijo de…”.

“Empero sabes cómo son los asociados del jefe, comienzan por la línea y se pierden en el camino a la hoguera. El niñato quiso pasarse de listo con Sati, así le digo de cariño al jefe en privado. Envío una factura mayor a lo que se le adeudaba. Satán tronó y decidió que a este le queda poco en la nómina. Así que vivirá un infierno real en vida”.

“Hay varios enlistados entre ellos Pesquera, Jaresko, Keleher, Tres Palitos, pero son tan obvios. Además les perdimos la confianza. Si confiar, porque aún con nosotros debes de ser fiel y leal, pero contrario al otro, nos no perdonamos, avivamos el fuego eterno”.

“Necesito que me ayudes a escoger al sustituto o sustituta de este. Siempre hemos tenido varios en nómina entre rojos y azules, pero los rojos están pareciendo santitos de yeso, los azules están muy comprometidos y los verdes están con el Arzobispo orando por un milagro para quedar inscritos en las próximas elecciones… ¿Crees que puedas ayudarme? Conoces muy bien el material isleño. Además tu psiquismo te permite verme y podemos darnos el lujo de conversar a calzón quitao sin necesidad de ocultar los cuernos y el rabo”.

“Te ofrezco un apartamento de lujo en el Condado a prueba de huracán, inundaciones, terremoto y maremoto. Un salario con seis ceros, auto con chofer y título rimbombante Chief Executive Officer de la Power Authority, digo de la Autoridad de Energía Eléctrica. Controlamos la Junta de Gobierno y el que viene cogerá las de Villadiego prontito”.

La tentación me corroía por dentro. Sabía que si aceptaba el trabajito mi piel quedaría chamuscada en esta vida y mi alma se quemaría eternamente. Mi mente divagaba entre dinero y valores ético-morales... Cuando iba a darle mi respuesta sonó el despertador. Me reservo mi respuesta, pero ¿cuál sería la tuya?