Mar08142018

Last update09:47:29 AM

Homenaje a Nancy Vargas Acosta

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 pm) El Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry homenajeará la gestoría cultural de Nancy Vargas Acosta como parte de la conmemoración de su quincuagésimo tercer (53) aniversario”. La actividad se llevará a cabo en la sede del Centro Cultural en la Avenida los Veteranos en Lajas el sábado 7 de abril a las 7:00 de la noche.

“Nancy Vargas Acosta es sinónimo de cultura. Lleva más de cuarenta años laborando en la gestión cultural lajeña en diferentes facetas”, puntualiza José Luis Vargas, presidente del Centro Cultural. “Los miembros del Centro Cultural valoramos su dedicación y contribución desinteresada al sentido identitario puertorriqueño”.

Nancy Vargas Acosta es tesorera del Centro Cultural. La líder cultural es también presidenta del Ecomuseo Migdalia Jusino Acosta, del Centro de Estudios e Investigaciones del SurOeste (CEISO) y del capítulo de AARP de Lajas.

“Soy puertorriqueña”, afirma Vargas Acosta. “Preservar y promover el sentido identitario de los puertorriqueños es mi mayor compromiso. Creo en la integración de mi país en la gran cultura del Caribe y en el hermanamiento de todos los pueblos que integran la cuenca caribeña”.

“Puerto Rico es una nación con una gran historia, pero el oficialismo nos ha negado el derecho de conocerla. Fundamos CEISO como vehículo para promover la investigación histórica y fomentar la educación de todos sobre nuestro gran legado histórico. Establecimos el Ecomuseo para promover la lajeñidad dentro del macrocosmo de la puertorriqueñidad y preservar el legado artístico y educativo de mi prima Migdalia Jusino Acosta”.

“Puerto Rico atraviesa por un periodo de definición y realineación en la dirección geopolítica del país. La respuesta a nuestro derrotero está en la reafirmación de nuestra identidad. En el momento que aceptemos que somos puertorriqueños, dueños de nuestro destinos estaremos listos para establecer un proyecto de país que termine con 525 años de coloniaje”.

“El colonialismo nos asfixia. No somos estadounidenses. Esto ha quedado demostrado a lo largo de 120 años de exclusión, desprecio y menoscabo a nuestra cultura por parte de una metrópoli. A pesar de esto, existen sectores del país fanatizados con falacias ideológicas cuya ceguera les nubla la inteligencia a pesar de los ultrajes constantes que reciben de la metrópoli”.

“Fomentar el sentido identitario puertorriqueño es el primer paso para valorar quienes somos. Enfrentamos graves problemas sociales basados en una baja estima en una percepción equivocada de quienes en realidad somos”.

“Escucho a puertorriqueños constantemente repetir que somos vagos, pobres, vividores, dependientes, cuponeros, feos… Esa no es nuestra verdad. Esa es la verdad que la plutocracia promueve para mantenernos esclavizados y pisoteados. Somos un gran pueblo con una riqueza inmensa y una capacidad ilimitada”.

“Debemos modificar el sistema educativo para fomentar nuestra identidad. Es hora de redescubrir al verdadero puertorriqueño. No podemos continuar repitiendo mentiras que nos denigran como pueblo”, añade.

Vargas Acosta es natural de Lajas. Es hija del comerciante Pablo Vargas Acosta, ya fallecido, y de la maestra Ramona Acosta Santana. Estudió en las escuelas públicas de Lajas y obtuvo un bachillerato en Trabajo Social y Contabilidad en el Recinto de San Germán de la Universidad Interamericana. Laboró en el Departamento de Hacienda y dirigió la Colecturía de Lajas. Se retiró hace ocho años y se entregó de lleno al trabajo sociocultural. Está casada en segundas nupcias con José Mercado. Es madre de tres hijos Pablo Luis, Luis Daniel y Nancy Patricia Crespo Vargas y abuela de nueve nietos.

“Vengo de una familia de artistas y escritores. Me gusta leer, el teatro, la música y la danza”.

“Desde niña aprendí a amar mi cultura. Tomé clases de teatro en la escuela y ya de adulta actué en una obra en el Teatro Yagüez de Mayagüez y en el Teatro Tapia en San Juan”.

“Le inculqué a mis hijos el amor a la puertorriqueñidad. Los estimulé a estudiar y a no amilanarse ante los obstáculos”.

“Fomento en mis nietos el amor a la educación y al sentido identitario. Recalco la valorización de las humanidades. Mi nieto mayor toca piano, dos de mis nietos, una hembra y un varón, son atletas, otra canta y las más chicas están en ballet. Todos son excelentes estudiantes”.

“La identidad se enseña desde la cuna. Todos los días hay que reforzar quien eres y de dónde vienes porque competimos contra medios de comunicación que nos secuestran y lavan el cerebro para desarraigarnos de nuestra identidad”.

“Este mal no solo es nuestro, lo enfrentan todos los pueblos del mundo. Es una nueva forma de coloniaje virtual donde los países occidentales promueven su visión del mundo y establecen sus cánones de valores sobre la cultura en general para que compremos sus productos y apoyemos sus creencias”.

La cultura no es la única pasión de Vargas Acosta. Tiene un compromiso con la educación y el trabajo social.

“Nancy es una trabajadora social que no descansa”, asegura la gestora cultural Elba Nydia Pérez. “Donde haya una necesidad allí estará Nancy. Tiene actividades anuales como la de proveerle útiles escolares a estudiantes de familias económicamente desventajadas; canastillos para madres solteras, medicinas para adultos mayores…”.

Hace tres años AARP reconoció su aportación a la organización y su compromiso con los adultos mayores otorgándole el Premio Andrus a la Excelencia Intergeneracional.

La agenda de Nancy Vargas Acosta está repleta. Cuida de su madre encamada, busca nietos en la escuela, coordina eventos culturales, asiste a adultos mayores, colabora con proyectos educativos, dicta charlas motivacionales…

“Puerto Rico requiere compromiso y dedicación. La Patria es una extensión de quienes somos como personas, por eso es importante cada día educarnos y mejorarnos para desarrollar nuestro potencial al máximo. Nuestra meta debe ser fomentar la construcción de un mejor país consciente de su historia y orgulloso de su acervo, amante de la libertad y listo para tomar el control de nuestro futuro”.