Mar08142018

Last update09:47:29 AM

Queen Mary caribeña, anti-esclavista, sindicalista y libertaria

  • PDF

alt(San Juan, 12:00 p.m.) Las escultoras Jeannette Ehlers y La Vaughn Belle develaron recientemente una estatua de su autoría de Mary Thomas, una líder laboral y revolucionaria de Santa Cruz, en Copenhague, capital de Dinamarca. La estatua, que mide 23 pies (7 metros), representa a la líder obrera sentada en un trono con una antorcha y un machete para cortar caña en sus manos. Este es el primer monumento a una mujer negra en Dinamarca.

La develación de la estatua generó un dialogo entre intelectuales puertorriqueños que en su mayoría desconocían la gesta de “Queen Mary”.

“Mary Thomas vivió a poca distancia de Puerto Rico, pero su historia me era desconocida. Quizás otros historiadores e historiadoras de estos temas caribeños la conocían”, expresó el arqueólogo Miguel Rodríguez López. “La develación nos llena de emoción a los que promovemos el estudio y el orgullo de nuestra afrodescendencia en Puerto Rico y el Caribe”.

“Sí yo sabía lo de "Queen Mary"”, puntualiza el arquitecto e historiador Jorge Ortiz Colom. “No es la única heroína negra de las Islas Vírgenes. Me encantaría tomar clases de idioma danés para poder esculcar los archivos de Dinamarca relacionados con Islas Vírgenes. Apuesto lo que no tengo a que tienen información reveladora sobre la historia de nuestra patria boricua. Existen históricamente amplios lazos de intercambio entre las Islas Vírgenes y Puerto Rico”.

El monumento danés no es el único que honra a “Queen Mary. En la isla de Santa Cruz existe un monumento a las Tres Reinas Rebeldes que lucharon contra la opresión y exigieron mejores condiciones laborales para los negros. Las mujeres negras se rebelaron en 1878 en lo que se conoce como la Revuelta de la Quema (Fireburn Revolt) en contra de la explotación laboral de los trabajadores agrícolas. El discrimen racial y la opresión laboral se mantuvieron vigentes en las Islas Vírgenes danesas a pesar de que la esclavitud fue abolida en 1848.

La historia de sus luchas se ha transmitido oralmente siendo ya casi una leyenda y se recrean en actos que realzan el orgullo y la herencia negra.

“La imagen de Mary Thomas es tan poderosa en la memoria de las Islas Vírgenes que 140 años después dos escultoras, una de ellas de las Islas Vírgenes, retoman la historia de aquellas mujeres valientes y levantan un impresionante monumento a la memoria de su líder y de la lucha contra la explotación y la opresión colonial. Se representa la Reina rebelde sentada en una silla con una antorcha en una mano y en la otra una herramienta utilizada en aquellos tiempos para cortar la caña”, añade Rodríguez López quien es también el rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.

“Bajo el liderato de Mary Thomas, estas mujeres que se llamaban a sí mismas “Las Reinas” se rebelaron contra las autoridades danesas y quemaron más de 50 plantaciones azucareras y la ciudad de Frederiksted. Tomas fue arrestada y enviada a la cárcel en Copenhague. Unos años después la enviaron nuevamente a Santa Cruz para cumplir su sentencia” explica el arqueólogo.

Mary Thomas nació en Antigua alrededor de 1848. Llegó a trabajar en las plantaciones de caña en Santa Cruz en la década de 1860. En 1878 trabajaba en la plantación Sprat Hall y era madre de tres hijos. Las autoridades danesas aseguran que era una criminal que había sido arrestada en varias ocasiones por infracciones menores, sin embargo los historiadores concurren que estos arrestos fueron inventados en un intento por desacreditarla ante sus seguidores.

En 1849, luego de la abolición de la esclavitud, las autoridades danesas establecieron leyes laborales rígidas que fijaban los salarios de los trabajadores agrícolas y las condiciones laborales. Estas leyes imposibilitaban las negociaciones para mejorar el ambiente laboral o incrementar los salarios. Las leyes eran tan estrictas que forzaron una migración de trabajadores a otros lugares en busca de mejores condiciones laborales. El gobierno colonial danés reaccionó violentamente ante esta migración que dejaba a las plantaciones sin mano de obra barata. Los trabajadores que deseaban emigrar tenían que presentar un certificado de salud y pagar cifras muy altas por un pasaporte.

En 1878 hubo negociaciones laborales para obtener mejores salarios, pero el gobierno se negó a aceptar las demandas de los trabajadores. Los daneses impusieron medidas más restrictivas para abandonar la colonia. Esta reacción opresiva exacerbó a los trabajadores que reaccionaron violentamente quemando 50 plantaciones.

Los trabajadores escogieron a Mary Thomas y a otras dos mujeres obreras “Queen Agnes” y “Queen Matilda” para que fueron sus líderes, llevaran a cabo rituales y organizaran festividades para celebrar la victoria sobre la opresión. Los daneses sofocaron la rebelión y arrestaron a los líderes rebeldes. Thomas Graydon o “Colonel Peter” fue ajusticiado. Mary Thomas también fue sentenciada a muerte, pero luego su sentencia fue conmutada a cadena perpetua y llevada a Copenhague en 1882. En 1887 fue enviada a Christiansted en Santa Cruz para que cumpliera el resto de su sentencia. Mary Thomas falleció en 1905.

Los residentes de Islas Vírgenes mitificaron la gesta de Mary Thomas convirtiéndola en símbolo de resistencia y lucha laboral y justicia racial.

“Otra mujer importante en la historia de las Vírgenes fue la "parda" Anna Heegaard, quien era una mediana propietaria y fue amante del gobernador Peter von Scholten”, señala Ortiz Colom.

“Se dice que Anna influyó sobre el gobernador para adoptar políticas más liberales hacia el tratamiento de los esclavos. Esto provocó el resentimiento de los hacendados”.

“La proclamación de la emancipación en las Vírgenes, en la noche del 3 de julio de 1848, fue, según cronistas, un evento dramático. Se dice que en esa noche durante la celebración Heegaard acompañaba a von Scholten. Entiendo que algunos hacendado se trasladaron a Puerto Rico luego de la emancipación de 1848, junto con otros de las Antillas francesas donde la emancipación fue ese mismo año”, puntea Ortiz Colom.

“Considero que en Puerto Rico debemos ahondar más en la investigación histórica y arqueológica para rescatar figuras muchas veces escondidas e invisibilizadas que nos cuentan historias de lucha y resistencia muy diferentes a las que hasta el momento nos cuentan los libros”, concluye Rodríguez López.