Mar08142018

Last update09:47:29 AM

En Nigeria todo el año es Navidad (Celebración de la sabiduría, 5)

  • PDF

altA Carla dos Santos, Oswaldo Uwakwek y Daniel Nina

(San Juan, 11:00 a.m.) Ya en la sobremesa, el profesor nigeriano nos cuenta que, llegada la noche, la capital de su país parece un gigantesco árbol de Navidad: mientras el norte permanece iluminado, al sur lo arropa la más perfecta negrura. Todo por la ausencia de un buen servicio eléctrico. Rápidamente agrega que el pueblo ha terminado acostumbrándose a ello, pues varias horas después, el sur de la ciudad pasa a estar iluminado y el norte duerme pintado por la tinta del calamar.

Pero lo mejor del relato que baila en los locuaces labios del amigo de nuevo cuño es cuando nos hace partícipes de la inteligente ironía de los humildes para enfrentar este tipo de calamidades. El asunto va más allá del simple y práctico “si la vida te da limones, hazte una limonada”.

El nombre de la empresa gubernamental que suple las necesidades eléctricas del pueblo es Nigeria Electric Power Authority, mejor conocida por las siglas NEPA. Ante la terrible situación arriba descrita, la pícara sabiduría del pueblo ha convertido esas siglas en un Never Expect Power Always.

El uso del pintoresco epíteto pasa de boca en boca hasta llegar a oídos de las altas esferas del Gobierno. De inmediato, los muy indignados empresarios de la NEPA deciden cambiarle el nombre. A partir de entonces, la compañía se llamará Power Holding Company of Nigeria. Las siglas que la identifican pasan a ser PHCN. El profesor subraya que el chapucero maquillaje no altera en nada el pésimo servicio eléctrico que recibe el cada vez más empobrecido pueblo.

Sin embargo, esto no impedirá que, igual que antes, en las anónimas entrañas de la colmena una hormiga poseedora del virtuosismo lírico de la cigarra se las ingenie para que las siglas también equivalgan a un elocuente Problem Has Change Name (es decir, el problema ha cambiado).