Lun09242018

Last update09:50:23 AM

La lucha por la educación pública – este sábado en Lajas

  • PDF

altalt(San Juan, 10:00 a.m.) Puerto Rico convulsa ante el cierre de 283 planteles escolares. Como parte de esta masacre están incluidas 45 escuelas de excelencia, el cierre de planteles Montessori y la eliminación de programas educativos exitosos. Para completar el cuadro tétrico el Departamento de Educación ha determinado la aglomeración de párvulos en otros planteles sin tomar en consideración situaciones comunitarias particulares ni las condiciones físicas ni ambientales de los establecimientos a utilizarse.

Pero no todos se rinden ante el holocausto educativo ordenado por Julia Keleher y sancionado por la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares. Las escuelas están exigiendo reconsideraciones y alcaldes y legisladores han puesto el grito en el cielo.

Empero, en Lajas, la batalla se da reconociendo el compromiso educativo y la educación de excelencia expuestos en la vida y obra del educador Mario Federico Pagán Irizarry. El evento se llevará a cabo el sábado 14 de abril a las 7:00 de la noche en el Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry, Avenida los Veteranos, Lajas.

“Celebramos los logros educativos de los puertorriqueños con la presentación del libro “Mario F. Pagán Irizarry: La lucha por la modernización por lograr la modernización de la educación en Lajas, 1954-1966”, del historiador y gestor cultural Félix M. Cruz Jusino”, indica Elba Nidia Pérez, secretaria del Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry.

“En la Década de la Educación Lajas sentó cátedra de lo que debe implementar un administrador de un Distrito Escolar para potenciar el aprendizaje y mejorar el acceso a una educación de excelencia”, añadió Pérez.

Mario Federico Pagán Irizarry está considerado el más insigne de los lajeños en el siglo XX. Fue educador, historiador, ensayista, poeta, gestor cultural, líder comunitario, sociólogo, agricultor y político. Nació con el siglo pasado en 1900 y fue pieza clave en la modernización de su pueblo hasta su entrada a la eternidad en 1988. Consagró su vida a la enseñanza. Ocupó todos los puestos disponibles en el escalafón magisterial para un distrito escolar en su época

Dómines como Pagán Irizarry se constituyen en abanderados para defender la excelencia educativa. Lajas abrió el surco donde se sembró la semilla que germinó en el periodo más significativo de la educación puertorriqueña en el siglo XX. Un educador visionario, orgulloso de su acervo histórico, condujo a un grupo de maestros y padres comprometidos con la educación para hacer del Valle de Lajas faro y luz de Puerto Rico.

El libro sobre Mario Pagán es una publicación de la editorial lajeña Akelarre. El prólogo fue escrito por el historiador y gestor cultural, Dr. José Luis Vargas Vargas y el epílogo es del historiador, Dr. Pablo L. Crespo Vargas.

“Este trabajo es un proyecto lajeño en su totalidad”, destaca Vargas Vargas. “Honramos la aportación de uno de los colaboradores del Dr. Ángel Quintero Alfaro durante el Decenio de la Educación, el periodo más exitoso de la educación puertorriqueña”.

La presentación del libro estará a cargo de la Dra. Ana Helvia Quintero, quien es profesora de matemáticas en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Quintero, fue Sub Secretaria de Educación y es la hija del Dr. Ángel Quintero Alfaro, quien está considerado el mejor Secretario de Instrucción Pública que ha tenido Puerto Rico

La hoja de vida de la Dra. Quintero indica que obtuvo su bachillerato en matemáticas de la Universidad de Puerto Rico, su maestría en la Universidad de California en Berkeley y su doctorado en el Massachussetts Institute of Technology (MIT), ambos en la misma disciplina. Dirige varios proyectos de investigación sobre el aprendizaje y desarrolla programas educativos en donde intenta llevar los resultados de la investigación a la práctica. Tiene múltiples publicaciones, libros y artículos, sobre la enseñanza y el aprendizaje. También ha ofrecido conferencias sobre estos temas, en Puerto Rico, Estados Unidos y varios países de Latinoamérica.

La página del proyecto Borinqueña, una iniciativa que promueve la educación de las mujeres en el área de las ciencias y maestras, destaca que Ana Helvia Quintero soñaba con emular el derrotero de su padre como educador, pero “cuando cursaba el tercer año en la Escuela Secundaria de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, Ana Helvia fue invitada a tomar el curso de pre-cálculo que ofrecía en forma piloto el reconocido profesor Eugene Francis. Este gran maestro despertó en ella el deseo de proseguir estudios en matemáticas”.

Antes de terminar su doctorado, la Dra. Quintero trabajó en Puerto Rico como profesora universitaria donde identificó el reto que implicaba el estudio de las matemáticas para los estudiantes. Entonces decidió cambiar el enfoque de sus estudios doctorales hacia el aprendizaje de matemáticas con la intención de aportar al mejoramiento de la enseñanza de las mismas en la Isla.

La Dra. Quintero ha reiterado su pensar en que las dificultades de aprendizaje que enfrentan los estudiantes y el desinterés por algunas materias, como las matemáticas, surge por falta de motivación.

La educadora y matemática no se ha limitado solo a la cátedra universitaria, ha aportado su talento al Departamento de Educación como Subsecretaria para Asuntos Académicos; fue Directora del Centro de Investigación e Innovación Educativa del Consejo General de Educación; Vice Presidenta de Asuntos Académicos de la Universidad de Puerto Rico y Directora de un programa de verano para estudiantes de escuela superior auspiciado por el Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés).

“Para mí es un gran honor que la Dra. Quintero haya aceptado presentar mi libro”, asevera Félix Cruz Jusino. “Existió una relación de amistad, compañerismo y propósito filosófico educativo entre su padre, el Dr. Quintero Alfaro y don Mario Pagán”.

“Soy producto del Decenio de la Educación. Fue la única reforma educativa exitosa que ha tenido el país. Luego, quien siguió al frente del Departamento de Instrucción Pública se dedicó a desmantelar un proyecto exitoso y fructífero por politiquería y envidia profesional”.

“Enfrentamos tiempos de retos inmensos que requieren el rescate de figuras cimeras en la educación para fortalecer al magisterio de las escuelas públicas que están bajo un ataque continuo y enfrentan el menosprecio de sus capacidades y compromisos educativos”.

“Puerto Rico cuenta con excelentes maestros y administradores escolares. Es nuestra responsabilidad apoyarlos y rescatar el sistema de las manos que intentan destruir el sistema educativo”.

“Educación tiene la responsabilidad de formar ciudadanos y acentuar la idiosincrasia nacional. Destruyendo el sistema, ponerlo en manos ajenas a nuestro acervo identitario implica la destrucción de la puertorriqueñidad”.

“Los espero el sábado 14 en Lajas, no para darle apoyo al libro, sino a los estudiantes y maestros puertorriqueños”.