Lun06172019

Last update08:59:45 AM

Abrazo Póstumo de Fannie Ramos Vélez en Casa Norberto

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) La palabra escrita genera nuevos planteamientos en la prosa de Fannie Ramos Vélez. La escritora nos fuerza a repensar la humanidad y los valores ético-morales que rigen la sociedad en su libro “El abrazo póstumo”, una colección de 38 cuentos cortos y microcuentos. La obra, una publicación de la Editorial EDP Univesity, se presentará el viernes, 4 de mayo, en la librería Casa Norberto en el tercer piso del centro comercial Plaza Las Américas a las 7:00 de la noche.

La escritora describe su obra como una colección de “relatos hilvanados en lo breve de la totalidad y en la totalidad de lo breve; comparten un tema en común: la complejidad humana, simplificada en el discurso limpio y breve al cual me he adscrito desde mi comienzos en la escritura.

Educadora y amante del idioma, Ramos Vélez usa un lenguaje exquisito. Combina palabras simples con complejas, pero entendibles, para que el lector, sin importar su extracto educativo, pueda deleitarse con la lectura. La autora es dueña de un verbo poderoso. Las palabras fluyen como fuentes cristalinas y las oraciones forman lagos profundos que se tiñen de azul claro para a veces terminar en un intenso purpura. Las frases se entretejen para crear imágenes vívidas que capturan la mente para sumergirla en una meditación profunda de realidades que obviamos simplemente por negarnos a verlas. La dureza nos golpea. Nos fijamos en la cotidianidad fastuosa de un día a día construido por medios sociales que al igual que en un tsunami, “cuando ves la ola, ya estas dentro de ella”.

Haciendo uso de su magistral dominio del arte narrativo, cada cuento de Ramos Vélez nos deja con deseos de querer leer más. En algunas narraciones nos vemos reflejados, en otras queremos trascender los finales para imaginarnos los propios, en algunas el dolor es tan agudo que los posponemos para leerlos más tarde, como hacemos con decisiones que nos perturban el alma.

La autora domina magistralmente la magia de la narración breve. Salvando brevedades cada relato nos describe hechos imaginarios o quién sabe si experiencias reales ocultas entre las líneas, protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento sencillo. Cada una de las tres partes que integran el cuento son claramente identificables en sus narraciones:

-Planteamiento o inicio que es la parte inicial del cuento, donde se presenta a los personajes y sus propósitos.

-Nudo o desarrollo, es la parte donde la historia toma forma y suceden los hechos más importantes, la descripción del conflicto.

-Final o desenlace que es el momento de la narración donde se da la solución al conflicto de la historia y concluye la narración.

El libro toma su título de uno de los relatos donde se describe el vacío de una sociedad que busca respuestas al amor en medio del dolor y en la falsedad quimérica de lo imaginable para sustentar la creencia. Un abrazo, que como el de muchos, está cargado de denegaciones ocultas para salvar apariencias y sostener infiernos

Ramos Vélez expone la hipocresía de un mundo ansioso de héroes y sentimientos fatuos. La autora escribe en el contexto de una sociedad hedonista henchida de placeres, pero carente de empatía. La búsqueda de la salvación en profetas de la riqueza, la lucha continua de una mujer en busca aceptación y libertad en una sociedad machista que la agravia y enajena y la falta de caridad y misericordia son algunos de los temas que maneja dejándonos en la boca un sabor agrío y punzadas en el alma.

“En esta propuesta literaria, nos topamos con una redacción enjundiosa, verosímil y equilibrada que provoca asombro y reflexión”, asevera el escritor Luis Enrique Vázquez Vélez.

Nos acercamos a la autora para conversar sobre la publicación y sus planes futuros.

“El abrazo póstumo es la materialización de un sueño que he venido acuñando desde que descubrí mi pasión por las letras, mi mejor carta de presentación y el feliz resultado de una tarea ardua que disfruté muchísimo”, no comparte Ramos Vélez.

“En El abrazo póstumo están plasmados todos mis esfuerzos, toda mi pasión, mi amor empedernido por el idioma que nos heredaron los conquistadores, mi evolución como escritora a través de los años”, añade.

La autora no niega que es tan exigente consigo misma como lo es con sus estudiantes a la hora de escribir. Doy testimonio de la pasión de Ramos Vélez por las letras, su excelencia como educadora y su respeto por el arte de escribir porque he tomado cursos de redacción de cuento breve y microcuento con ella.

“Soy muy disciplinada al escribir y exigente conmigo misma, y esa ha sido la clave para poder ofrecer un trabajo impecable y honesto. Ciertamente, escribir es un oficio arduo para el cual hay que entrenarse”.

Cuestionamos a Ramos Vélez sobre el legado que quería dejarle a las futuras generaciones de lectores.

“No pretendo dejar más legado que el de ser leída con el mismo entusiasmo y pasión que desbordo en mis letras”, afirma la escritora.

“Hace un tiempo atrás una maestra de Español me comentó que estaba leyendo y analizando mis cuentos con sus estudiantes del duodécimo grado. Para mí ese ha sido el mayor de mis logros. Algunos alumnos míos también adquirieron el libro y lo han estado leyendo. Una estudiante me dijo que se sentía muy orgullosa de que yo fuera su maestra. Ese es el legado que quiero dejar: lectores satisfechos, gente que me lea y lo disfrute, que se identifique con mis personajes y que encuentre en mis historias un espacio para reflexionar”.

Sobre su futuro inmediato como escritora, Ramos Vélez nos indicó que, “Estoy escribiendo una novela y trabajando en un segundo libro de cuentos cortos y microcuentos, pero no tengo título aún para ninguno de los dos”.

La narrativa de Fannie Ramos Vélez ha sido galardonada en varios certámenes del país entre ellos, obtuvo el primer lugar en el Certamen de Cuento de El Nuevo Día 2014, finalista en el Décimo Campeonato Mundial del Cuento Corto Oral de la Universidad del Sagrado Corazón 2015 y ganadora del Primer Certamen Nacional de Microcuentos Isabel Freire de Matos en el 2016.