Mar10232018

Last update08:10:33 AM

Entrevista a Luis “Tite” Vázquez autor de nueva colección de microcuentos

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El cuentero y profesor de escritura creativa, Luis Enrique “Tite” Vázquez Vélez, presenta este jueves 10 de mayo en la librería Casa Norberto en Plaza Las Américas un libro de cuentos breves y microcuentos que genialmente ha titulado “El pezón y otras anatomías mínimas”. El libro, una publicación de la Editorial EDP University, es una explosión de ideas y una maquinación de imágenes contextuadas en párrafos redactados en un lenguaje rico y vasto.

La excelencia de la obra no me sorprende porque he tomado talleres de redacción y escritura creativa con Vázquez Vélez. El escritor posee un manejo magistral de las imágenes literarias y un léxico vasto y profundo. Enseñar, motivar y editar los trabajos de alumnos que son, en su mayoría excelentes escritores, no es tarea fácil. Maestro por vocación, el tallerista sabe integrar escritores principiantes con experimentados dándole atenciones especiales a sus talentos y expectativas, logrando al final sacar lo máximo de cada participante. Cada taller me deja con deseos de continuar tomando otros.

Reseñé recientemente “El pezón y otras anatomías mínimas”, pero quise indagar en la psiquis del escritor sobre lo que es un microcuento, para beneficio de aquellos que se inician en el género. Además, y hablando de pezones, quise profundizar sobre los motivos que lo llevaron a escribir el libro.

P: ¿Qué es un microcuento?

R: Según mi modo de ver las cosas, es necesario establecer que la microficción –también conocida como minificción– es una supracategoría literaria que agrupa textos narrativos y no narrativos. Así pues, un microcuento es un texto narrativo que tiene una unidad de sentido y narra algo, con un uso de la elipsis como elemento fundamental de su desarrollo.

Siempre he concebido la microliteratura como una suerte de encuentro entre la poesía en prosa y el cuento breve, que debe disponer de una estructura necesariamente escueta, producto de la intensidad, la precisión y la concisión narrativa. Desafortunadamente, se trata de un género del que poco se ha estudiado y producido en nuestro país.

P: ¿Por qué escribiste el libro “El pezón y otras anatomías mínimas”, y qué pretendes lograr con el mismo?

R: Escribí este libro de ficción mínima pues, desde el momento en que me asumí escritor, estuve obsesionado por la noción de la brevedad literaria. Y es que la brevedad, al decir del creador Ángel Darío Carrero, es la aprehensión de la totalidad.

Como poeta, puede acercarme a este género sin apenas darme cuenta. Por otro lado, el microrrelato me permite jugar con distintos géneros, técnicas, y temáticas en una misma semana, a veces en un mismo día. Una de las cosas que pretendo lograr con esta obra es derrotar la noción de que un microcuentista es un aprendiz de cuentos largos.

Del escritor y editor dominicano, Alexis Peña, autor de las palabras de contraportada de este libro, aprendí que: “El micocuento no es una ‘zona de entrenamiento’ literaria para textos mayores: el cuento tradicional o la novela”. Ojalá que este libro contribuya al fortalecimiento y difusión de una tradición emergente que se afiance en las letras del presente y del futuro de nuestra nación puertorriqueña.

P: ¿Cuál te gustaría que fuera tu legado como escritor?

R: Hasta la fecha, tengo tres libros publicados y he participado en más de diez antologías –poéticas y narrativas– a nivel nacional e internacional. Sin temor a equivocarme, puedo afirmar que soy un escritor emergente en una búsqueda intensa de una voz propia. Para mí, un escritor es un explorador (por eso es un artista).

Escribir es una construcción, no un ejercicio meramente técnico. Soy de los que piensa, al igual que el renombrado autor boricua, Eduardo Lalo, que “escribimos porque nos faltan piezas en nuestras vidas”.

Desde mi perspectiva, la cual comparto con otros creadores, no se trata de escribir bonito; se trata de acercarse a la lengua como hecho estético e instrumento de transformación. Y, como corolario, crear nuevas realidades que posibiliten forjar una complicidad con los lectores. Así las cosas, desearía ser considerado como un escritor solidario y auténtico.

P: ¿En qué proyecto/os literario/os te encuentras trabajando?

C: En estos momentos, en medio de mis estudios de maestría en Literatura Comparada (UPR-RP), estoy trabajando en dos propuestas literarias: “Micropoemas nómadas” (poesía minimalista), y “De misas sueltas y otros encargos” (libro híbrido). Ambos libros serán lanzados y presentados durante el transcurso del próximo año 2019.

Luis Enrique es un quijote de las letras. Es un artista que ama escribir. Posee una sensibilidad especial que le hace captar la energía de la experiencia para transformarla en un relato o en un verso. Orgulloso de sus raíces sangermeñas, Luis Enrique imprime en su trabajo la elegancia de la arquitectura de la Ciudad de las Lomas, la riqueza de sus gentes y la eternidad gloriosa de sus próceres. Estudió historia y literatura en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Es miembro de varios colectivos literarios y dirige En los Bordes desde el 2012. La creatividad literaria del escritor ha sido galardonada en varios certámenes literarios. Ha participado en más de una docena de antologías y es el autor de dos libros de género mixto, “Secretos inconfesos” (Ludika, 2015) y “Viaje Terrestre” (Isladentro Editores, 2016).

Mientras esperamos las próximas obras literarias de Vázquez Vélez los invito a disfrutar este jueves de la presentación de su libro, “El pezón y otras anatomías mínimas”.