Lun10152018

Last update10:30:25 AM

Se acerca el Festival de la Piña Paradisiaca en Lajas

  • PDF

altLa Asociación de Comerciantes de la Parguera y el Municipio de Lajas celebrarán este año la tercera edición del Festival de la Piña Paradisiaca del 1 al 3 de junio, informa Pedro Jusino Lugo, director del Departamento de Arte, Cultura y Turismo Municipal.

“El festival tiene como finalidad promocionar al municipio de Lajas, a La Parguera como centro neurálgico de la industria turística de la región y la industria agrícola del Valle de Lajas”, explica Jusino Lugo. “La piña cabezona es el símbolo de la Ciudad Cardenalicia”.

Además de actividades artísticas y degustación de platos y bebidas confeccionadas con piña, el festival incentivará la visita a los sembradíos de piña cabezona y de la variedad ME 2 en los barrios París y Palmarejo.

“La piña cabezona es una de las tres tipos de piña autóctonas de la isla. Las otras dos son el pan de azúcar, cultivada en el norte de la isla y la piña roja, una variedad que se daba originalmente en la región centro oriental de la Isla”, explica Jusino, quien es también artista plástico.

En la actualidad se siembran en Puerto Rico cuatro tipos de piña: cabezona, ME 2, cayeyana lisa y española roja. La ME 2 fue introducida a finales del siglo XX, luego de una epidemia que amenazó con eliminar la piña cabezona.

“La ME 2 es una piña más comercial porque se obtienen varias cosechas al año, mientras que la cabezona requiere de seis meses para que su fruto esté listo para ser recogido”, añade el líder cultural.

El Centro Cultural de Lajas fue el primero en organizar una actividad para honrar a los piñacultures y festejar las tradiciones culturales lajeñas. La actividad se denominó Festival de la Piña Cabezona y se llevó a cabo por primera vez en 1975.

“El líder cultural Anastasio “Tatito”Ruiz junto a los hermanos Sarita y Gueo Sepulveda organizaron el Festival de la Piña Cabezona en 1975”, indica José Luis Vargas, presidente del Centro Cultural Anastasio Ruis Irizarry. “En la década de los 80, Sarita le traspasó el festival a Rogelio “Chispa” Toro, quien lo incorporó y celebró por varios años”.

El Centro Cultural en 1985 celebró por tres años la Fiesta de la Piña. En el 2015 el Centro coordinó la celebración del Festival de la Piña Artesanal, pero los comerciantes de La Parguera decidieron organizar su propia actividad. La directiva del Centro decidió apoyar la iniciativa de los comerciantes de La Parguera para evitar duplicidad de eventos.

La piña es original de Sudamérica. La región está ubicada entre el centro y sur de Brasil y el norte de Argenitina y Paraguay. Los arahuacos trajeron el fruto a las islas antillanas durante su proceso migratorio.

“El primer registro histórico que se tiene del fruto lo hizo Cristóbal Colón. El navegante probó el fruto en 1493 en la isla de Guadalupe”, señala el historiador Luis Miguel Santaliz. “Para principios del siglo XVI el fruto se había propagado por las regiones tropicales del Viejo Mundo. En 1505 la piña se encontraba en la Isla de Santa Elena y para 1548 había llegado a Madagascar e India”.

La piña comestible de divide entre cinco variedades: Reyna, Española, Pernambuco, Mordilona y Cayena. La cayena es la más cultivada comercialmente. La cayena fue llevada a Francia en 1819 y de allí pasó a Gran Bretaña, país que se encargó de introducirla durante la segunda mitad del siglo XIX a Australia, Jamaica y Hawái.

La piña cabezona solo se cultiva en Lajas debido al tipo de suelo llamado “mariana”. El “mariana” es un suelo arenoso, amarillento, seco y posee una aridez natural. Estas condiciones son ideales para producir un fruto dulce de gran tamaño. Cidra y Cabo Rojo tienen suelos aptos para el cultivo de la piña cabezona, aunque esta solo se planta en Lajas.

La cabezona se siembra entre septiembre y octubre. El fruto está listo para ser recolectado entre mayo y julio. El cultivo comercial de la cabezona se inició en el siglo XX. En 1907, Jorge V. Domínguez, José A. Domínguez de Mayagüez, y José Ararás Noain de Añasco, establecieron la corporación “Palmarejo Pineapple Canning Co.” con la finalidad comercializar la piña. Por problemas económicos, la corporación se disolvió un año después y le vendieron sus maquinarias a la “Palmarejo Fruit Growers Association”.

El cultivo y comercialización de la cabezona ha sido un proceso lento. Para principios del siglo XIX ya había sembradíos de piña cabezona en Lajas. La invasión estadounidense en 1898, relegó el cultivo de la piña cabezona en favor de la siembra de la caña de azúcar, un producto más rentable. En 1940 se cultivaban 33 cuerdas de piñas, en 1978 eran 100 y en 1982 llegaron a 211. A finales de la década de los 1980 el cultivo de la cabezona entró en crisis, pero se recuperó a principios del siglo XXI. En la actualidad Lajas cuenta con 700 cuerdas dedicadas al cultivo de la piña cabezona. Cuando los terrenos son los adecuados, la cabezona puede pesar entre 25 y 30 libras. La mayor producción de piñas en el país están localizadas en los valles costeros del norte entre Bayamón y Arecibo, pero allí se cultivan principalmente las variedades Española Roja y Cayena Lisa.