Lun06182018

Last update02:25:33 PM

Celebran el Día de las Islas Canarias en Hatillo

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El Círculo de Amistad Canaria de Puerto Rico (CAC) y el Municipio de Hatillo conmemoraron este pasado 27 de mayo la efeméride del Día de las Islas Canarias con una misa y un festival folclórico en la plaza pública de la municipalidad.

Un desfile de descendientes de canarios marchó por la plaza a gritos de “Vivan las Islas Canarias”, “Viva Puerto Rico” “Viva Hatillo” y “Viva la Virgen de la Candelaria”. Los marchantes iban engalanados con trajes tradicionales de las islas mientras portaban las banderas de la Comunidad Autonómica española, la de España, las de las siete islas principales: Gran Canaria, Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Lanzarote y Fuerteventura, junto a las del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La conmemoración celebraba el Día Canarias, que se festeja en el archipiélago, localizado en las costas de África, el 30 de mayo. La celebración recuerda la primera sesión del Parlamento de Canarias, el 30 de mayo de 1983, nueve meses y medio después de la aprobación del Estatuto de Autonomía, que permitió a las comunidades españolas el autogobierno, luego de la dictadura de Francisco Franco Bahamonde y un gobierno de transición.

El festival contó con música, bailes, juegos tradicionales, competencias y mucho gofio. Carpas con artesanos, representantes de turismo de Hatillo y de un plan de salud para la tercera edad completaron la conmemoración de la efeméride.

“Me siento orgullosa de ser descendiente de canarios”, afirma Amalita Sánchez, cuyo abuelo era canario. “Aprender sobre la cultura de tus ancestros te hace valorar más la identidad puertorriqueña porque ves en nuestra cultura la huella que estos imprimieron al acervo nacional”.

“Cada vez que vestimos a los niños como pastores en Navidad estamos honrando el legado de los canarios a nuestra cultura porque esa era la vestimenta de nuestros ancestros que pasó al imaginario popular como parte de las efemérides decembrinas”, atesta Carlos Morales Rodríguez, cuyos tatarabuelos llegaron a Lajas desde Gran Canaria.

“Hoy es un gran día para todos los canarios. Conmemoramos la herencia canaria en nuestra cultura y honramos la memoria de nuestros ancestros que está viva en nosotros y nuestros hijos”, expresa Juan Toro.

Las actividades por el Día de Canarias continuarán el miércoles, 30 de mayo, en la Biblioteca del Recinto de Arecibo de la Universidad Interamericana durante se dará un dialogo sobre la aportación de las Islas Canarias a la cultura e identidad puertorriqueña. La actividad se iniciará a las 5:00 p.m.

Los canarios que llegaron a Puerto Rico se aclimataron a la isla. Estaban conscientes que tal vez nunca más regresarían a su patria. No tuvieron miramientos con mezclarse con descendientes de arahuacos y negros, porque ellos mismos eran producto de la mezcla de etnias y culturas.

El pueblo canario es el resultado de la hibridación de los diferentes grupos migratorios que comenzaron a llegar a las islas luego de su conquista por España en el siglo XV y el desplazamiento de los aborígenes guanches. La mayor parte de los canarios desciende de españoles (gallegos, castellanos, andaluces, aragoneses, etc.) que se dedicarán a la agricultura, bien en sus propias tierras, bien como trabajadores al servicio de otros propietarios. Pero también descienden de colonos portugueses, genoveses y flamencos, grupos que ya estaban en las islas cuando llegaron los españoles, pero cuyos números se incrementaron en el siglo XVI atraídos por la explotación y comercialización del azúcar.

Los europeos trajeron mano de obra esclava morisca y negra africana para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar, en los ingenios, o en el servicio doméstico. Los últimos en llegar a las islas fueron ingleses e irlandeses atraídos por la producción y exportación del vino, producto que sustituyó en importancia económica a la caña de azúcar luego de la segunda mitad del siglo XVI.

Desde los inicios de la conquista de América hubo canarios. En el caso de Puerto Rico se dieron dos migraciones importantes, una en el siglo XVIII y la otra en el XIX.

El Reglamento Real de 1718 estableció una migración forzada de canarios al Nuevo Mundo. El estatuto reguló que por cada cien toneladas de mercancía enviada a América debían emigrar cinco familias canarias. La orden pretendía consolidar el poder español en sus colonias y mantener un flujo constante de nuevos pobladores “blancos” en las regiones del imperio.

Los canarios que emigraron a Puerto Rico eran en su mayoría labriegos, pastores y marinos. Muchos de ellos iletrados. Empero tenían muchas ansias de prosperar. A donde quiera que fueron llevaron consigo sus costumbres, tradiciones y festividades, principalmente la fiesta en honor de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de Canarias, sincretismo cristiano de la diosa Chaxiraxi, madre de los guanches, pueblo aborigen de las islas. También llevaron la tradición de San Blas, cuya fiesta se conmemora un día después del de la Candelaria, el 3 de febrero, y la devoción de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros.

La primera gran migración canaria en el siglo XVIII se asentó principalmente en el antiguo Partido de San Germán donde constituyeron una gran fuerza política. Familias como los Martínez de Matos y los Jacome Pagán estarían asociadas a la fundación de pueblos como Mayagüez y Lajas. Las familias más influyentes en la Isla para el siglo XVIII eran canarias. La segunda gran migración de canarios llegó a la isla en el siglo XIX luego de la Cédula de Gracia de 1815. La distribución poblacional fue más amplia. Hubo enclaves canarios en pueblos como Hatillo, Arecibo, manatí, Vega Baja, Trujillo Alto, entre otros que constituyen las bases de estas poblaciones en la actualidad.

La cultura puertorriqueña tiene muchas similitudes con las de Islas Canarias, entre ellas el acento al hablar. Pero es en el uso de vocablos donde más se denota la influencia de las Islas Canarias. Palabras tales como abejón ansina, arrastrado (persona de baja calaña), arrquintao, bemba, bloque, cachanchán, cachetada, cahetón, desinquieto, enchumbar, encabronarse, encasquetar, enroñarse, farfullero, fósforo, gajo, gofio, guagua, guata,guineo, guisar, habichuela, jalar, jeringarse, jocico, lambiar (lamber), macanazo, machango (machangazo), magullar (magullo), majar, maleta, mojo isleño, muchacho, nalgada, ñame, ñoño, pachanga, palique, papa, papear (comer), pellizcón (pellizco), perrete, peninsular (para referirse al español ibérico, piña (como golpe, darte una piña), playeras, relajo, salitroso, sancocho, sancochar, sorullo, verija, yeyo (darte un yeyo), entre otras, son de origen canario y están tan vigentes hoy como cuando llegaron los primeros isleños a las costas puertorriqueñas.

Esperamos ansiosos la celebración del próximo año de la efeméride en Hatillo del Día de las Islas Canarias.