Lun10152018

Last update10:30:25 AM

Regresa el 4to Campamento de Verano Histórico-Cultural de Lajas

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Cuarenta jóvenes participarán en el Cuarto Campamento de Verano Histórico-Cultural auspiciado por el Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry en Lajas entre el 18 y el 21 de junio. El campamento es coauspiciado por el Municipio de Lajas, el Ecomuseo Comunitario Migdalia Jusino Acosta, la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH), el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe (CEA), y el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP).

“El campamento tiene como objetivos primordiales ofrecer a los participantes experiencias relacionadas a la historia de Puerto Rico y sus expresiones culturales y la historia de Lajas y sus aspectos característicos”, indica el Dr. José Luis Vargas Vargas, presidente del Centro Cultural de Lajas.

Otros objetivos del campamento incluyen “el conocer, promover y enriquecer nuestras expresiones creativas y folclóricas, a través de diversas manifestaciones del arte; conocer y valorar nuestros recursos ambientales y riquezas naturales y el fortalecimiento de un auto concepto y desarrollo social positivos”, añade Vargas.

Los organizadores enfatizan la historia lajeña en el campamento para fortalecer el sentido de pertenencia entre los participantes.

“El sentido identitario se forma en las comunidades. No basta con decir soy lajeño, sino conocer y poder educar a otros sobre lo que significa serlo. Esto solo se adquiere con el conocimiento. No nos referimos solo a datos censuales y geográficos, sino de todo aquello que conforma el desarrollo histórico-cultural de Lajas”.

“Parte esencial de esa concienciación comunitaria es comprender el proceso fundacional de la región desde los amerindios hasta la llegada de las familias canarias que se asentaron en el Valle de Lajas en 1720. Los canarios formaron el núcleo de las familias del Lajas actual. El casco histórico municipal surge con la fundación de una ermita y la donación de terrenos hechas en 1814 por don Teodoro Jácome Pagán y su esposa doña Juana Antonia Nazario, ambos descendientes de canarios. Esta donación dio inicio a los procesos que condujeron a la separación del municipio de San Germán el 1 de julio de 1883”.

El repaso sucinto de la historia lajeña cubre también la aportación de los corsos en la constitución del municipio a finales del siglo XIX. Revisa el desarrollo poblacional del siglo XX, los aspectos característicos del acervo lajeño, biografías sobre personajes de importancia y los aspectos característicos que diferencian a los lajeños de otros puertorriqueños.

Este año habrá visitas guiadas y charlas sobre los dos asentamientos poblacionales principales que tuvo la Isla en los siglos XVI y XVII: San Juan y San Germán.

“Para entender la manera de ser de los puertorriqueños debemos conocer la historia de los partidos en que se dividió la Isla durante los primeros siglos de la colonización española. Esta división formó dos comunidades con características distintas que subsisten en la actualidad”.

Los participantes del campamento visitarán las zonas históricas de San Juan el martes 19 junio y la de San Germán el jueves 21 junio.

“Para cubrir el tema ecológico, hemos programado una visita a casa Pueblo en Adjuntas, para conocer su proyecto ambiental el miércoles 20 junio.

Este año se estarán incorporando documentales creados por jóvenes sobre sus comunidades, producto de un proyecto que realizó el ICP con ese propósito en 2016 a 2017. Estos pueden servir de modelo para trabajos similares en nuestro grupo.

El campamento surge en el 2014 como una iniciativa del Centro Cultural y su presidente José Luis Vargas, Nancy Vargas Acosta, presidenta del Ecomuseo Comunitario Migdalia Jusino, Félix R. Huertas González, presidente de la APH, Miguel Rodríguez López, rector del CEA y Félix Cruz Jusino, historiador y gestor cultural.

El campamento promueve la formación humanística de sus participantes.

“Los estudiantes aprenden datos generales sobre la historia y la cultura puertorriqueña, pero desconocen a sus comunidades. Cuando desarrollamos el primer campamento se determinó que era imperativo concienciar a los estudiantes sobre el origen de Lajas y sus barrios. Pero esto no tendría sentido sino podían identificar además las características únicas que diferencian a los barrios dentro del municipio y a este dentro del macrocosmo puertorriqueño”, explica Vargas Acosta.

“Parte de nuestra meta era también desarrollar ciudadanos con una cultura general, por eso incluimos las bellas artes, la música, la danza, el teatro y la literatura”, rememora Vargas Acosta. “A esto le añadimos talleres sobre turismo porque la economía de Lajas depende de la gestión turística”.

“Para mantener el sostenimiento de la industria turística es importante la conservación del ambiente, por lo tanto añadimos talleres sobre preservación de los recursos naturales”, puntualiza Vargas Acosta.

Los coordinadores del campamento están conscientes de que los participantes son jóvenes entre los 13 y 18 años, por eso los talleres tienden a ser divertidos y se suman experiencias recreativas que fortalecen los objetivos.

“El campamento tiene una misión educativa y formativa, sin excluir la diversión y fomentar la creatividad individual y colectiva”, enfatiza Vargas Vargas.

En emulación del proyecto de Lajas, se desarrolló una iniciativa similar en San Lorenzo.

“La APH tiene la misión de fomentar el estudio de la historia y el desarrollo de iniciativas que promuevan el conocimiento sobre el acervo cultural nacional”, señala Huertas González. “Puerto Rico tiene una juventud ávida por aprender sobre los orígenes de sus municipios. En las escuelas de Puerto Rico debe incluirse en el currículo la historia sobre los municipios y el desarrollo de la cultura nacional y de las características regionales que la diferencian”.

“Tenemos una juventud con un inmenso potencial creativo. Las iniciativas de Lajas y San Lorenzo fomentan la creatividad y el aprendizaje para consolidar el sentido identitario tan importante para formar sociedades holísticas e integrales”, añade Huertas.

El campamento de Lajas cuenta con un grupo de apoyo integrado por gestores culturales experimentados tales como Elba Nidia Pérez, Mirta Vargas, Cynthia Delgado, Ángela Angleró y Emilia Corales.

“Integramos experiencia con ansias de aprender para formar ciudadanos solidarios con sus comunidades y capacitados para transformar la sociedad puertorriqueña en una orgullosa de su acervo”, concluye Vargas Vargas.