Mar10162018

Last update02:17:26 PM

Isleños de Maritza Grajales Suárez

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) “Isleños” es el título de la nueva publicación de la historiadora Maritza Grajales Suárez. El libro es una investigación sobre los hermanos Santos y Barreto de Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias y sus descendientes.

La historiadora establece en su obra que existió una continua interacción entre los hermanos santacruceños en la Isla, a pesar de domiciliarse en lugares distantes; que ambos instituyeron nexos con otras familias canarias y que su abuela Josefa Santos Pérez había nacido en el barco que trajo a sus padres a Puerto Rico desde Tenerife”.

El trabajo de investigación y la redacción del libro le tomaron a la autora cuatro años. Para establecer sus planteamientos, Grajales Suárez hizo uso fuentes primarias y secundarias tales como, el Archivo General de Puerto Rico, archivos parroquiales, entrevistas a familiares, grupos de genealogía en internet y los del organismo Estudios Genealógicos Canarios (ESGECAN), la Colección Puertorriqueña de la Biblioteca José M. Lázaro de la Universidad de Puerto Rico, y en las micro filminas del Centro de Family Search que se encuentra en la biblioteca de la Universidad Interamericana de Puerto Rico Escuela de Derecho.

La publicación consta de cuatro partes. La primera contiene dos ensayos, uno dedicado a detallar información general sobre las Islas Canarias y el segundo sobre el Puerto Rico de la segunda mitad del siglo decimonónico.

“La intención fue que las personas de Puerto Rico o de otras partes conocieran un poco sobre las mismas y que se interesaran en saber más sobre este archipiélago, su cultura y los procesos migratorios que ha tenido. El segundo ensayo es sobre Puerto Rico. El propósito es lo contrario - para que los canarios supieran algo sobre nuestra historia y su cultura y qué se encontraron los que emigraron hacia Puerto Rico en la segunda mitad del siglo XIX”, explica Grajales Suarez.

El segundo capítulo del libro lo integran transcripciones de actas matrimoniales de los antepasados de la autora provistos el genealogista canario José Antonio González y las del producto de la contratación de ESECAN.

“Son un total de 13 transcripciones que llegan por la rama de María de las Mercedes Pérez y Fuentes hasta el siglo XVII. También se incluyeron unos árboles genealógicos para ilustrar visualmente lo que decían las transcripciones”.

La tercera sección del libro lo constituye la investigación sobre la vida de los

6 hermanos Santos y Barreto que llegaron a PR y sus descendientes.

“Esta es la parte más extensa del libro. Aquí está el grueso de la investigación en las fuentes antes indicadas y de los cientos de entrevistas realizadas a los descendientes que se pudieron encontrar. Se incluyeron además noticias de periódicos, esquelas de difuntos, anécdotas, entre otros, para hacer la lectura interesante y amena”, puntualiza la investigadora.

La última parte del libro es un álbum de fotografías de los descendientes de los hermanos Santos y Barreto.

“Esta sección se hizo a colores y es muy atractiva, aunque no se puso los nombres de las personas que están en las fotos con toda intensión, ya que algunos son menores de edad”.

“Isleños: Los hermanos Santos y Barreto de Santa Cruz de Tenerife y sus descendientes es parte de una serie que está en proceso titulada Muchas genealogías y la mía”, expresa la autora.

Maritza Grajales Suárez nació en Aguadilla cuando su padre, José Grajales Santos, trabajaba en la Base Ramey y su madre, Myriam Suárez Alfonso, era maestra. Debido a la naturaleza del trabajo militar de Grajales Santos, la familia era trasladada frecuentemente.

“Esto me dio una oportunidad de conocer muchas personas y estar en diferentes escuelas. El primero de esos traslados fue a San Juan. Allí pasé mi niñez y parte de mi adolescencia”, rememora Grajales.

La historiadora estudio en el Colegio Espíritu Santos, con una breve interrupción en el Colegio San Antonio de Isabela, debido a otro traslado de su padre. La escuela secundaria la hizo en Ponce. En la Perla del Sur también cursó su bachillerato en ciencias políticas e historia en la Pontificia Universidad Católica.

Terminado sus estudios, su padre fue transferido otra vez al Nuevo Jardín del Atlántico. Allí se enamoró, contrajo nupcias y partió hacia España donde residió por cuatro años. Al regresar al país, el nuevo matrimonio se instaló en San Juan.

“En San Juan nacieron mis tres hijos. Mientras los criaba y trabajaba de maestra de historia decido que tengo que tener un cambio vocacional y decido volver a estudiar. Obtuve una maestría en ciencias bibliotecarias en la Universidad de Puerto Rico”.

Terminado sus estudios comenzó a trabajar en la Universidad Politécnica de Puerto Rico, donde ha ocupado varias posiciones. Fue la directora de la Biblioteca, directora del Centro de Educación a Distancias y Decana.

Incansable estudiosa, Grajales obtuvo otra maestría, esta vez en historia, en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. La maestría le facilitó ocupar una plaza de profesora de historia a tiempo parcial que había quedado vacante en la Universidad Politécnica.

La historiadora y bibliotecaria ha recibido dos importantes reconocimientos, el de la Excelencia en Bibliotecas, otorgado por la Sociedad de Bibliotecarios de Puerto Rico y el de Guatiao, otorgado por la Compañía de Fomento Industrial y su división de Desarrollo Artesanal.

Grajales Suárez trabaja en la actualidad como profesora a tiempo parcial e investigadora a tiempo completo en el área de genealogía.

Apasionada por la historia y la investigación genealogía, Grajales está trabajando en su próximo proyecto, “continuar el árbol genealógico de sus nietos, José Andrés, Giuseppe, y Francisco José”.

El Círculo de Amistad Canaria de Puerto Rico (CAC) está coordinando la presentación del libro en Arecibo para el próximo semestre académico.

“La investigación histórica sobre la migración canaria a Puerto Rico y sus descendientes son esenciales para una interpretación de la puertorriqueñidad”, afirma María Reyes, tesorera del CAC. “Los canarios hemos aportado grandemente a afianzar el sentido identitario del país. Los canarios nacimos en islas e hicimos de esta nuestro hogar y constituimos una continuación de la patria canaria”.