Lun12102018

Last update10:31:08 AM

Celebran el Cuarto Campamento Histórico Cultural de Lajas

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) La magia histórica del Viejo San Juan captó la atención de los 40 jóvenes participantes en el Cuarto Campamento Histórico Cultural de Lajas quienes visitaron la ciudad amurallada este pasado martes. Para algunos de ellos está fue su primera experiencia en la ciudad capital. Los participantes del campamento son estudiantes entre las edades de 13 a 18 años.

Este año la temática del campamento gira en torno a los dos partidos en que el gobierno español dividió la Isla y las diferencias socioculturales y políticas que las dos regiones desarrollaron basadas en su experiencia colonial.

“¡Es impresionante!, exclamó un admirado Daniel Crespo. “La ciudad está muy conservada y las edificaciones son extraordinarias. No es lo mismo ver las construcciones en fotos que con tus propios ojos”.

“La ciudad es una joya”, aseveró Victoria Acosta. “Es un privilegio poder revivir la historia en las calles adoquinadas e imaginarte a los personajes históricos transitando por ellas. Conocer la historia de primera mano no es lo mismo que estar en un salón de clases”.

Los estudiantes visitaron el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) donde fueron recibidos por su Director Ejecutivo, profesor Carlos Ruiz, quien les habló a los jóvenes sobre la fundación y evolución de la sexagenaria institución. Luego los estudiantes visitaron la recién restaurada Casa Blanca.

Nicolmarí Rivera, ayudante especial del Director y el arqueólogo Juan Vera les hablaron a los jóvenes sobre la historia del edificio del ICP como Asilo de Beneficencia, la función de la institución en la política cultural, así como de sus dependencias, museos y el archivo general.

Incluyeron en su charla información sobre la página electrónica del ICP en Facebook y otras redes donde pueden estar informados de las actividades continuas del ICP y sus dependencias.

“Nunca soñé que algún día iría a la casa de la familia de Juan Ponce de León. Está muy conservada y el museo es muy interesante. Los objetos antiguos están integrados a la idea de una vivienda de gente acomodada de hace tres siglos. Tienes la sensación de que viviste esa época. Casa Blanca es una estructura con un gran simbolismo para el país porque allí se fue desarrollando el pueblo que formamos hoy día”, expuso Daniel Fortuna.

El grupo visitó también el antiguo Seminario Conciliar de San Ildefonso donde fueron recibidos por el rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe (CEAPRC), arqueólogo Miguel Rodríguez López y el doctor Félix Cruz Jusino.

Los estudiantes sostuvieron un conversatorio con Cruz Jusino sobre el sentido identitario puertorriqueño, la genealogía, la historia de la ciudad y de los Partidos de Puerto Rico y San Germán, la conservación de los edificios históricos

Rodríguez López conversó sobre arqueología, la historia del Seminario Conciliar como edificio histórico e institución educativa y les ofreció a los estudiantes una visita guiada a la estructura y al laboratorio de arqueología del CEAPRC.

El estudiante Julio Ramos hizo preguntas sobre las edificaciones, como estas son declaradas monumentos históricos y que procedimientos se pueden implementar para protegerlos de las inclemencias del tiempo y desastres naturales.

Albert Cruz, quién planifica estudiar Historia y Arqueología en el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, expuso su preocupación sobre el desarraigo de las nuevas generaciones del sentido identitario y la cultura. Mencionó la universalidad de la cultura puertorriqueña y cuestionó como podemos mantener la identidad dentro de los conceptos de globalización y multietnicidad.

Por su parte la estudiante Sareliz Torres, quien aspira a estudiar producción de cine en el Sagrado Corazón, conversó sobre su interés en la toponimia de los barrios en los pueblos y los apellidos.

“San Juan es un lugar muy distinto a Lajas”, atesta Victoria Acosta. “Lajas es un pueblo tranquilo, familiar, muy seguro. La capital es muy intensa, mucha gente, movimiento constante, tapones… La gente parece estar siempre apurada”.

“Sin embargo, el Viejo San Juan marcha a su propia onda. Tiene espacios abiertos como el terreno frente al Castillo de San Felipe del Morro y parques que invitan a sentarse y solo contemplar el mar”.

“Parece que las edificaciones antiguas le dan un aire especial que te motiva a soñar. Es un paraíso arquitectónico construido para ser contemplado, conservado. Es una lástima que haya edificios abandonados, otros tan maltrechos que son solo escombros. Algunas calles están en muy mal estado, los adoquines están hundidos o rotos. Parece que el peso de los camiones, el tránsito vehicular y la contaminación están impactando negativamente las calles”.

“Pero en general, el Viejo San Juan es una experiencia inolvidable. Es una ciudad para detenerse y dejar pasar el tiempo. Observar la gente, las olas del mar y darle de comer a las palomas. Me encantaría vivir en el Viejo San Juan”, enunció Acosta, una talentosa estudiante con grandes aspiraciones.

Como parte del campamento, los estudiantes llevaran a cabo una visita guiada a la ciudad de San Germán y a Casa Pueblo en Adjuntas.

“Además de la experiencia educativa con la historia, las bellas artes, la antropología, la arqueología y otras ramas de la humanística que tenemos en el campamento incluimos actividades conducentes a la conservación del medio ambiente y estimulamos el desarrollo de proyectos autosustentables”, explica el doctor José Luis Vargas, presidente del Centro Cultural Anastasio Ruiz Irizarry en Lajas, organización que coordina el Campamento.

“Este año los jóvenes visitaran los proyectos de Casa Pueblo. Aprenderán como se desarrollan proyectos comunitarios que estimulan la autosustentabilidad, la conservación del medio ambiente y el uso de la energía renovable”, añadió.

“Conocer la historia, visitar los monumentos, aprender a valorar la cultura son elementos necesarios para asentar el sentido identitario en los jóvenes”, afirma Nancy Vargas Acosta, gestora cultural, tesorera del Centro Cultural y presidenta de dos de las organizaciones que colaboran con el campamento. “Ser puertorriqueño es conocer nuestra historia y velar por la preservación de nuestro pasado como legado de las generaciones futuras.

El Campamento es un proyecto organizado originalmente por Cruz Jusino para estimular el estudio de la historia local y nacional y aprender sobre materias educativas afines. El proyecto cuenta con el apoyo de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH), el CEAPRC, el Ecomuseo Comunitario Migdalia Jusino, el Centro de Estudios e Investigaciones del Suroeste y el Municipio de Lajas.