Mié07182018

Last update01:27:25 PM

Cátedra de Mujeres Negras Ancestrales presenta colección de libros

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) La Catedra de Mujeres Negras Ancestrales de San Germán, que dirige la escritora Yolanda Arroyo Pizarro, presentó el pasado sábado las publicaciones de algunos de sus integrantes en la Librería del Instituto de Cultura, antiguo Convento de los Dominicos en el Viejo San Juan.

Los textos literarios presentados gestaron conciencia de las luchas feministas de las negras, destacaron su importante papel en la cimarronería, en la educación, la literatura infantil y en la búsqueda de la equidad de género, la igualdad y la justicia social. La negra se nos revela como una mujer valiente que luchó desde las cadenas opresoras de la esclavitud para defender su derecho a la libertad.

“En nuestros textos queremos dar voz a las mujeres que llevan tanto tiempo silenciadas y además ofrecer otras versiones de la historia oficial. Las protagonistas de nuestros libros son mujeres negras que demuestran su fuerza, su rebeldía y su deseo de romper con las cadenas de la esclavitud”, expresó una emocionada Rosario Méndez Panedas.

“Conocer sus historia nos permite reescribir la historia desde la perspectiva de los que han sido invisibilizados”, añadió la escritora, profesora y columnista invitada de El Post Antillano.

La directora del proyecto, que cuenta también con una sección en el área metropolitana, enfatizó la lucha de la negra contra el patriarcado y las instituciones establecidas por este para dominar y esclavizar. Nos presentó a una mujer consciente de su deber histórico, su derecho a ser libre y su aportación a la formación identitaria.

“La mujer ha sido invisibilizada por la historia patriarcal, más aún la mujer negra, enfatizó Arroyo Pizarro.

“Como negra he tenido que enfrentar el discrimen verbal y el ostracismo social.

He experimentado el escarnio y el sufrimiento por el color de la piel y los rasgos de mis facciones. Mi ejemplo han sido esas mujeres ancestrales que se escaparon a los montes, participaron en batallas emancipadoras, lucharon contra el patriarcado y enseñaron a sus hijos a ser libres”, aseveró Arroyo Pizarro.

“La negra se impuso como mujer emancipada, faro libertario y mesías de la nacionalidad”, aseguró en un aparte la galardonada escritora.

La encargada de la librería, Nieves Pumarejo, reconoció la importancia del proyecto porque no solo visibiliza a las mujeres en la sociedad, sino que rescata a la mujer negra como participante activo de la historia nacional. Destacó el excelente trabajo realizado por la profesora Arroyo Pizarro y encomió a los escritores a continuar produciendo literatura para la conciencia nacional.

La Cátedra es un proyecto que enfatiza la investigación histórica y la creación literaria con el propósito de rescatar la aportación de la mujer negra en la sociedad puertorriqueña.

“El objetivo de la Cátedra es educativo, tanto los escritores, investigadores e ilustradores donamos nuestro tiempo y trabajo al proyecto porque creemos que a partir de nuestros textos podemos ayudar a crear un mundo un poco más justo, más igualitario y solidario”, puntualiza Méndez Panedas.

La Cátedra, explicó Arroyo Pizarro, se había impuesto la meta de publicar cinco textos por año, pero la motivación y el compromiso con el proyecto de los participantes ha logrado publicar 21 textos en tres años. La diagramación de los libros está a cargo de Zulma Oliveras. Varios artistas colaboran con las imágenes utilizadas en las obras literarias.

Entre los artistas está el acuerelista madrileño Tomás Méndez, cuya acuarela representando a la educadora Celestina Cordero y Molina se ha convertido en un ícono para representar a la maestra de la cual no se guardan imágenes. Cordero Molina era la hermana mayor del Maestro Rafael Cordero, padre de la educación puertorriqueña.

El sábado participaron en la actividad, además de Arroyo Pizarro y Rosario Panedas, los escritores Raquel Brailowsky Cabrera, Zulma Oliveras Vega, Eloísa Pagán Sánchez y Efraín Torres.

Los libros publicados incluyen biografías históricas, cuentos, poemas. Algunas obras combinan la historia y la ficción.

“Las publicaciones son textos híbridos, que se nutren de la historia para dar lugar a una ficción que represente a esas mujeres negras y que puedan ocupar el espacio que les ha sido negado durante muchos siglos de discriminación y que por justicia les pertenece”, explicó Méndez Panedas.

Los participantes reconocieron el trabajo de Arroyo Pizarro como profesora y guía para hacer sus investigaciones y desarrollar los trabajos.

“Yolanda es una profesora excelente y exigente”, mencionó Eloisa Pagán en entrevista. “Nos provee herramientas, nos capacita y estimula para investigar y a escribir, luego nos ayuda en el proceso editorial. No nos limita, nos incrementa como seres humanos y profesionales”.

El proceso educativo se inicia con la investigación histórica de una mujer negra cuyos logros han sido ignorados o postergados por el sistema.

“En las reuniones de la Cátedra, Yolanda nos da una tareas, una de ellas era llevar a cabo una biografía de una mujer negra que haya sido invisibilizada por la historia oficial”, indica Méndez Panedas.

A partir de las investigaciones biográficas comienza la producción literaria. Los personajes son ejemplo de la determinación y valentía de la mujer negra por exigir su reconocimiento histórico.

“Las mujeres hemos sido obviadas por la historia, pero sin nosotras no hay historia”, puntualiza la antropóloga e historiadora Raquel Brailowsky. “Este es el momento de la mujer negra porque sin su sangre y sudor no se puede escribir la historia de la Patria”.

“Hombres y mujeres, equitativamente son fundamentales para constituir la sociedad. El patriarcado europeísta ha invisibilizado a los negros, más aún a la mujer negra, pero sin ellos, no hay Patria. Somos una mezcla de cultura y etnias, en este siglo rescatamos la historia de la negritud, especialmente el de la mujer negra como elemento importante en el desarrollo de la puertorriqueñidad”, atesta la poeta Mayra González (Lala Abedowale) quien es parte de la Cátedra que no pudo estar presente por razones de salud.

Por su parte, el poeta sangermeño Efraín Torres asegura que la Cátedra es un trayecto de Vida.

“¡Qué gran privilegio unir letras, pensamientos, ideas y propósitos para trazar y escribir nuestra historia de Pueblo , de Isla , de Patria”, asevera Torres. “Debemos aportar por un mejor Puerto Rico, La Cátedra es un trayecto de vida”.

Caminemos por la senda de la puertorriqueñidad, reconociendo la aportación de la mujer negra al sentido identitario. Te invito a investigar y escribir sobre tus ancestros. Compartiendo la historia de nuestros padres y abuelos escribimos la verdadera historia de la Patria.