Lun09242018

Last update09:50:23 AM

Harry Potter el musical se presentó en el Teatro Yágüez

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) La magia del ballet teatro musical y los hechizos de Howards se apoderaron del escenario del Teatro Yagӵez el pasado viernes cuando subió a escena el musical Harry Potter- La historia de un mago. La primera sala de la Sultana del Oeste se engalanó con el sortilegio del ballet, el embrujo de la escenografía y la magistral actuación teatral para regalarle al público una obra espectacular que nada tiene que envidiarle a obras del Lincoln Center en la Ciudad de Nueva York.

El proyecto musical fue un esfuerzo conjunto entre el director y productor Kelvin Santiago y del coreógrafo cubano, Iván Monreal Alonso, nieto de la eminente bailarina, Alicia Alonso. La esposa de Monreal Alonso, la bailarina y maestra, Leidy Villalobos, sirvió como asesora de la puesta en escena.

La obra sumó la colaboración de varias escuelas de bailes y contó con efectos especiales para otorgarle al musical el ambiente mágico de la saga del famoso mago inglés Harry Potter y su lucha contra el malévolo Voldemort.

“Uno de los logros más importantes con esta pieza lo fue presenciar varias escuelas de baile unidas: EMBAE (Escuela Mayagüezana de Ballet y Artes Escénicas), La Compañía Ballet Escenario dirigida por Elmer Pérez, la cooperación de la profesora Nana Badrena de Wéstern Ballet, El Ballet Contemporáneo de Micky Malavé y el grupo de baile Breaking Point, el cual dirijo junto a Carlomar Nazario Ramos”, enfatizó Kelvin Santiago.

“Las luces jugaron un papel protagónico en las manos de Quique Bennet y su equipo de técnicos expertos”, añadió Santiago. “El vestuario y la tramoya fueron coordinados por el matrimonio integrado por Wanda Santiago Estrada y Rafael Vázquez Muñiz. Ellos siempre han estado ejecutando los trabajos difíciles. Juan González, el maquillista, logro captar la esencia de la magia para plasmarla en los actores”.

La puesta en escena adquirió preponderancia internacional al contar con la colaboración de Monreal Alonso y Villalobos.

“Iván Monreal Alonso y Leidy Villalobos han pasado un mes de intenso y arduo trabajo en nuestra escuela educando a jóvenes talentosos de la ciudad. Estos dos maestros son asesores de nuestra escuela, han enriquecido el ballet citadino con la mitología cubana, instaurada por la gloriosa Prima Ballerina, Alicia Alonso. Estamos muy orgullosos y contentos de contar con su amistad y colaboración”, puntualizó el director.

El ballet es un resumen de los libros escritos por la novelista británica J. K. Rowling.

“El musical es algo original porque es difícil llevar a escena todos los elementos de varios libros y películas. El libro es el libro y la película es la película. Una película puede tardar dos, tres horas y llevar 4 películas a una escena es bien complicado, así que hicimos un extracto de las cosas más significativas de lo que es Harry el niño sin enfocar la síntesis de cada película”, explicó Santiago.

“Incluimos detalles que dejan sentado quién fue Harry Potter el niño, criado por sus tíos, su ingreso a una famosa escuela de magia hasta llegar a la lucha encarnizada entre el joven mago y el malévolo mago resucitado, Voldemort”.

La exitosa obra musical fue Una producción ambiciosa. Solo en vestuario se gastaron cuatro mil dólares.

“La magia estuvo presente desde el principio. El ballet supo seducir a los presentes y los actores dieron lo máximo en sus presentaciones”, enunció el músico y deportista Julio Vigo.

La obra musical en dos actos contó con las destacadas actuaciones de Chris Y. Vincens y Elmer Pérez en el papel protagónico de Harry Potter. Los amigos del mago Hermione Grenger y Ron Weasley fueron interpretados por Nazli Alvárez y Fabiola Brown Viqueira y Maleika Ramirez y Edwin T, Acevedo. El mago oscuro y malévola contrafigura, Voldemort, fue encarnado por Joshuan Vázquez.

El director del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería fue interpretado por Carlomar Nazario. Ariana Pérez interpretó a Minerva McGonagall; J.C. González a Hagrid y Gabriela Armstrong a Dobby.

Gloribel de Jesús y Annabel de Jesús encarnaron a los gemelos Weasley. El enigmático Severus Snape fue actuado por Ezequiel Morales. Otras interpretaciones destacadas fueron las de Joshua Vázquez como Viktor Krum; Carlomar Nazario en el papel de Cedric Diggory; Karla Ortiz en el de Fleur Delacour; Keily Soler como Myrtle Warren; Ezequiel Morales interpretó a Peter Pettigrwe y José Lugo a Garick Ollivander.

Harry Potter es una serie de siete novelas fantásticas que ha sido catalogada como una de las sagas más importantes de la historia. J.K. Rawilings inició la serie en 1997 y la concluyó en el 2007. El libro de Récords Mundiales Guiness cataloga la saga como las obras más leídas en tiempos modernos.

Este proyecto musical es parte de los esfuerzos de artistas mayagüezanos por revivir la vida cultural de la Ciudad de las Aguas Puras. Mayagüez fue una plaza fuerte para compañías de teatro, zarzuelas y ballet en las postrimerías del siglo decimonónico y gran parte del siglo XX. Entró en decadencia, pero el alcalde José Guillermo Rodríguez y el Departamento de Arte y Cultura municipal realizan grandes esfuerzos por fomentar las artes en la ciudad. En los último diez años la Ciudad del mangó ha vuelto a ser punto focal de compañías itinerantes y proyectos culturales del área metropolitana que enriquecen la vida cultural de los mayagüezanos.

“Mayagüez es la capital cultural y deportiva del occidente isleño”, aseguró la profesora de teatro Daisy Sánchez, hoy residente en la Florida. “Durante el siglo pasado tuvimos momentos grandiosos. La ciudad ha sido cuna de figuras como la primera actriz Lucy Boscana y el dramaturgo Roberto Ramos Perea”.

“Como todo en la vida, el teatro y el ballet pasaron por momentos difíciles, pero hemos visto un renacer en los últimos años. La Sultana del Oeste es una cantera de talento y cuenta con excelentes educadores y formadores teatrales. Mayagüez respira cultura, elegancia y sofisticación”.

“El compromiso del gobierno municipal es encomiable porque vela por fomentar la creatividad, ofrece espacios para exponer el talento local y promueve el quehacer cultural en todos los renglones”, añadió la inolvidable teatrera que enriqueció la educación y la vida teatral mayagüezana por más de veinte años.

“Mayagüez emerge una vez más como la Capital de la Cultura de la Isla en el siglo XXI”, concluyó Sánchez.