Lun10152018

Last update12:48:22 PM

¿Es Julia Keleher removible?

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Maestros estadistas aseguran que el Gobernador no ha sustituido a la Secretaria de Educación, Julia Keleher, por carecer de poder para hacerlo debido a que el Departamento está bajo una sindicatura federal.

“El Gobernador no ha sacado a Julia Keleher porque el Departamento está bajo una sindicatura federal”, expresó una maestra militante activa del Partido Nuevo Progresista del Distrito Escolar de Caguas. “Nosotros (los maestros penepés) no estamos de acuerdo con sus medidas, pero Ricky (Ricardo Rosselló Nevares) no tiene poder para remover a la Keleher de su posición”.

La declaración de la educadora es un rumor entre los maestros que favorecen la anexión en defensa de las políticas educativas erráticas impuestas por la administración, pero como la mayoría de los comentarios asociados a la administración es una media verdad.

La Oficina de la Secretaria de Educación estadounidense, Betsy DeVos, indicó que esta le había informado a Julia Keleher y al gobernador Rosselló Nevares de la posibilidad de nombrar un síndico federal sobre el Departamento, si esta no era capaz de organizar los problemas que encaran su liderazgo al frente de la cartera ministerial. Entre los problemas están el mal uso de fondos federales y la falta de implementación de los reglamentos federales.

Por otra parte, una fuente cercana a la Casa Blanca, señaló que el problema de Educación no es único por lo cual el presidente Donald Trump pre autorizó a los departamentos federales para que tomen control sobre los departamentos y agencias estatales si el mal uso de fondos federales y la falta de gobernanza continua.

“Puerto Rico parece un barco sin capitán ni timonel”, expresó la fuente que pidió anonimato. “No podemos continuar enviando dinero a Puerto Rico sin tener claro cómo se van a utilizar, ni quién es responsable”.

“Los Departamentos están facultados por el Congreso para tomar control de cualquier territorio y de Washington D.C., no así de los estados debido a la doble soberanía de estos”.

“Nunca un Departamento federal ha tomado control sobre el gobierno de Puerto Rico, pero si lo hemos hecho en el pasado con Guam, Islas Vírgenes y con el Departamento de Salud de la Ciudad de Washington”, concluyó la fuente.

Mientras esto ocurre, la situación en las escuelas del país es de un caos total. La centralización de poder impuesto por la ley 84 no ha funcionado debido a la megalomanía, y la falta de experiencia administrativa y magisterial de la Secretaria de Educación Julia Keleher. La ley 84 otorgó poder absoluto a la Secretaria de Educación sobre las decisiones del Departamento.

“El sistema no está listo para recibir a los estudiantes el 13 de agosto”, expresó Mary, una maestra de la región de Arecibo, que pidió anonimato por temor a represalias. “El Departamento no tienen organizaciones escolares, no han terminado reubicaciones de maestros debido al cierre de escuelas, ni saben con exactitud los recursos que se necesitan para atender a la matrícula escolar”.

Todavía las escuelas desconocen en realidad cuantos estudiantes están matriculados en el sistema.

“El proceso de matrícula fue totalmente atropellado. Se exigió a los padres matricular a los estudiantes a través de Internet en un país donde no todos tienen luz en sus casas, ni computadoras”, expuso José del Distrito Escolar de Ponce. “Llegamos a las escuelas y nos encontramos con dos listados de estudiantes que no concuerdan. Las directrices son esperar hasta finales de agosto para tener claro cuántos estudiantes tiene el sistema”.

“El problema de esto es que no sabes cuantos estudiantes tienes en el salón de clases. Algunos opinan que esto es una forma de matricular cuarenta estudiantes en un salón, sin que el maestro esté al tanto del aumento significativo de estudiantes”, añadió.

Los directores por su parte se encontraron con que desconocen dónde están sus maestros.

“Las organizaciones escolares fueron realizadas por el Nivel Central y al llegar a las escuelas los directores nos encontramos con errores tales como maestros sin otórgales grupo. Tenemos maestros listados que se jubilaron”, señaló un Miguel, un director escolar del occidente puertorriqueño.

“Tenemos casos de maestros permanentes sin ubicar debido al cierre de escuelas. El Departamento dio instrucciones de que los maestros sin escuelas fueran a sus regiones, pero al llegar a ellas se encontraron que la decisión final vendría del Nivel Central”.

Un detalle que muchos de los entrevistados han considerado como una burla es la incorporación de ejercicios de meditación para los maestros.

“La Secretaria Keleher determinó que los maestros debemos meditar”, enfatizó con un tono irónico María, maestra de la región de Mayagüez. “Es una burla, incorporan ejercicios de meditación para los maestros al darse cuenta de que estamos estresados”.

“Pretenden que nos hagamos expertos en meditación en una sesión. Contratan una compañía para adiestrar de temas como “mindfullness” que las gentes se tardan meses en dominar mientras que Keleher espera que dominemos el tema en par de minutos”.

La mayoría de los entrevistados concuerdan que la inseguridad laboral, la falta de claridad en las directrices y las políticas erráticas de la Secretaria y el Gobernador son los mayores estresores que enfrentan los pedagogos puertorriqueños.

“La situación es tan simple como que a última hora Nivel Central cambió de tipo raso al maestro de grado, sin que el educador tenga tiempo para prepararse para el nuevo curso que le toca enseñar”, expuso Jaime de la región de San Juan.

“Maestros que toda su carrera profesional han enseñado materias de once o doce, ahora tendrán que enseñar noveno”, añadió. “Los cursos son diferentes, las destrezas son distintas y las expectativas de un estudiante de noveno no son las mismas que las de uno de once. Es preparase en la marcha, mientras vas conociendo a tus estudiantes”.

Otros cuestionamientos que tienen los profesores están relacionados con los ofrecimientos hechos por el Departamento de Educación sobre libros y materiales lectivos nuevos, la inversión de $300 millones en un sistema innovador de Internet para las escuelas, la compra de computadoras para las aulas escolares y la promesa gubernamental aumento salarial.

“Luego de la decisión de la jueza Laura Taylor Swain que valida la Junta de Supervisión Fiscal como el verdadero poder en el país, todos estos ofrecimientos son cuestionables”, puntualizó Manuel de la región de Humacao.

Sobre el tema de las escuelas chárter nadie sabe con exactitud que planifican Keleher y Rosselló.

“El Departamento no ha dado a conocer el listado de las propuestas seleccionadas, ni las escuelas que pasarán al sistema chárter. Esto implica, que Nivel Central tendría que hacer una nueva reubicación de personal cuando anuncie el inicio del proyecto”, señaló Mireya de la región de Guayama. “El senador Abel Nazario está presionando para que el sistema se inicie en septiembre o a más tardar en enero”.

El temor a perder sus puestos de trabajo parece ser el mayor problema que enfrentan los maestros. Durante las entrevistas, todos, incluyendo aquellos asociados al gobernante Partido Nuevo Progresista, pidieron anonimato.

“Nunca, en mis más de 25 años como educadora, había enfrentado tanto desasosiego e incertidumbre”, afirma Ada, una directora escolar que decidió acogerse al retiro. “Este es un ataque frontal contra la educación pública, el magisterio y el estudiantado. Espero que esta pesadilla termine antes de que sea demasiado tarde para el país”.