Lun12102018

Last update10:31:08 AM

Wilkins, La Leyenda, se presentó en Mayagüez

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El afamado cantante mayagüezano, Wilkins, se presentó el pasado sábado en su ciudad natal en un apoteósico concierto. Wilkins abarrotó de fans el Palacio de Recreación y Deportes Germán Wilkins Vélez, edificación que honra la trayectoria del artista.

Con el título de Wilkins, La Leyenda, el espectáculo fue básicamente similar al que se presentó en Bellas Artes bajo la producción de César Sáinz. El cambio cosmético fue en la entrada y la conclusión del espectáculo. En Bellas Artes se comenzó con Si yo fuera mujer, en Mayagüez con La Lambada. En el cierre, en Bellas Artes se terminó con Bella Sin Alma y en Mayagüez el show concluyó con el estreno mundial de Hermético.

La balada Hermético es prueba contundente que un cantante sensual y romántico como Wilkins jamás se retira. Así que escucharemos del glorioso baladista hasta el final de sus días.

La tarima resultó pequeña para la magnitud del talento del cantante. En un momento pareció que hubo problemas con el sonido. Empero, los músicos mostraron mucho talento al rockmántico de todos los tiempos. Los juegos de luces complementaron el espectáculo resaltando la figura del artista.

El momento más emotivo del concierto fue cuando Wilkins presentó a su madre, la Dra. Aurea Ramírez. La Dra. Ramírez es muy querida en Mayagüez por su larga trayectoria como galeno.

“Con sus 90 años está aquí presente”, dijo el cantante al presentar a su señora madre, quien luce muy fuerte, guapa y saludable a su edad.

Wilkins mantuvo al público inspirado durante las tres horas que duró el concierto. El público suspiró con sus canciones románticas más emblemáticas. Los asistentes no pudieron quedarse quietos en los asientos al escuchar las canciones más movidas del artista, a las que acompañó tocando la guitarra. El cuerpo de baile que acompañó al astro mayagüezano hizo su agosto a través de todo el Palacio.

El artista no tuvo tantos cambios de vestuario como en Bellas Artes, pero mantuvo una relación más íntima con su público. El artista constantemente humedecía a sus labios con una copa con el champán Descarado.

El cantante saludó a cuatro amigos que viajaron desde México para acompañar al artista en esta presentación al igual que a dos amigos colombianos. Reconoció también que entre los presentes estaba un amigo que conoció en su infancia en México donde vivió junto a su madre mientras esta estudiaba medicina. Fue en México donde Wilkins comenzó su carrera artística.

El padre de Wilkins, el locutor Germán Vélez, era natural de Lajas. El artista y su hermana Bruny, comunicadora y periodista ya fallecida, siempre mantuvieron relaciones con amigos y parientes residentes en Mayagüez y Lajas.

El artista reconoció como uno de sus temas más importantes Cómo no creer en Dios. Luego de esta interpretación entonó Un nuevo amanecer, otra canción de gracias al Altísimo.

El público coreó las canciones del artista, gritó delirante y aplaudió estruendosamente luego de cada canción. Al final le dieron un cerrado aplauso de pie al cantante. Los celulares transmitieron el concierto por Facebook y sacaron innumerables fotos.

Wilkins es de estos cantantes que tiene un gran arraigo entre sus compueblanos y, que sin importar cuantos años este fuera de los escenarios, siempre serán recibidos con afecto y admiración. Wilkins es sin duda, profeta en su tierra.

Entre el público reconocimos políticos y productores de televisión. El alcalde José Guillermo Rodríguez también hizo acto de presencia en el concierto, aunque se retiró dos canciones antes de terminar el show, como es ya su costumbre.

Al terminar el concierto, el público se fotografió junto a la enorme estatua de Wilkins que se encuentra frente al Palacio de Recreación y Deportes.