Vie10192018

Last update01:44:01 PM

Macro Panas de Venezuela por Ismael Rivera

  • PDF

altEn algo que el gobernador de turno, Ricardo Rosselló desconoce, así como la alcaldesa de turno, Carmen Yulín Cruz, ante tu afán de ser más ciudadanos americanos que boricuas, niegan la historia del país, la esconden. Tan pervesos son ellos como Julia Keleher, quienes, los tres, promueven una cultura nacional adscrita en una abstracción irrelevante. Mientras, algunos de ellos asumen posturas sin criterio o fundamento alguno contra el pueblo y gobierno de Venezuela.

Mientras lo anterior discurre, en el día de ayer se celebraron en la ciudad de Caracas, Venezuela, 12 conciertos en honor a Ismael Rivera y Phinias Danilo Escalona, quienes ambos nacieron el 5 de octubre. En el caso de Rivera en el 1931, y el de Escalona en el 1933. Ismael Rivera, el Sonero Mayor, es venerado en Venezuela a nivel del Comandante Hugo Chaves o el libertador Simón Bolívar. Eso es un dato que cualquiera que venga a este país puede constatar. Mientras Danilo Escalona, es un histórico comentarista radial, ya fallecido como Rivera, quien acuñó el término de Salsa para definir a la música caribeña. Venezuela los honra a ambos en el día de su natalicio, con conferencias, encuentros artísticos, musicales y exposiciones de arte.

Por lo tanto, la ignorancia del gobernador de turno Rosselló, como de la ausencia filosófica de la alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz, donde queda enclavada la calle Calma dónde se crio Ismael Rivera, es un asunto que a todos nos debe de preocupar. Por lo tanto, venir a Venezuela a honrar a Ismael Rivera es algo que me llena de orgullo y me decepciona a la vez. Por la falta de visión histórica que ha tenido tanto la derecha como la izquierda en la isla, de honrar y valorar la cultura popular fundacional: la cultura afro-descendiente.

La Fundación Macro Panas de Pedagógica, es una organización que surgió hace 31 años, en el Instituto Pedagógico de Venezuela, mientras los fundadores estudiaban allí. Hoy muchos de ellos profesores del instituto u otras universidades, han logrado amasar un proyecto cultural, el cual es a su vez político, de conmemorar anualmente el natalicio o el día de la muerte de Ismael Rivera. Esto lo hace mediante tres actividades: una conferencia académica anual que dura tres días, una exposición artística y un concierto bailable. Todas las actividades son libre de costo, y las mismas han logrado producir un fondo de trabajo intelectual profundo para entender la figura de Ismael Rivera y su legado para el Caribe, América Latina y la afro-descendencia del continente Americano.

Sobre 100 personas participaron los tres días de la conferencia y cerca de mil personas fueron al bailable en honor a Ismael Rivera, muchos de ellos portando una camiseta con la imagen del cantante, para bailar bajo el ritmo cadencioso de Amarillo y su Son.

Celebro pues el cierre del evento, donde el profesor Jesús Alcalá cerró el evento explicando la relación entre Ismael Rivera, la cultura popular y la revolución bolivariana de Venezuela. El resto, es historia, gente, historia.

Viva Venezuela, viva el proceso revolucionario que inicio en el 1989 con el Comandante Hugo Chaves, y más que naca viva Ismael Rivera, ayer honrado y recordado en Venezuela. Pensemos.